Simeone se entrega a Carrasco

El belga se ha convertido en uno de los preferidos del técnico argentino

El centrocampista del Atlético Yannick Carrasco es presionado por Sergino Dest (a la izquierda) y Antoine Griezmann durante el Barcelona-Atlético del pasado sábado. / Albert Gea (REUTERS)
El centrocampista del Atlético Yannick Carrasco es presionado por Sergino Dest (a la izquierda) y Antoine Griezmann durante el Barcelona-Atlético del pasado sábado. / Albert Gea (REUTERS)Albert Gea (REUTERS)

Más allá del empate en Barcelona, algunos de los cabecillas del vestuario del Atlético no ocultaron su satisfacción por el partido que habían realizado. En sus conversaciones en el viaje de regreso elogiaron el ambicioso planteamiento de Diego Pablo Simeone. “Venimos de hacer muy buen partido en Barcelona y necesitamos mantener, como desafío, nuestro partido a partido en la misma línea que tuvimos en Barcelona. Ojalá que estemos fuertes y sigamos en esta línea, ilusión e intención y esa confianza que tenemos en nuestros jugadores, como les dije antes del partido ante el Barcelona”, advirtió este martes el técnico rojiblanco con vistas a otro partido con aires de final como el que le espera al líder este miércoles ante la Real Sociedad en el Wanda Metropolitano (22.00, Movistar LaLiga).

La cita del Camp Nou requería de un paso adelante en la pizarra y los futbolistas vieron a un entrenador decidido a jugarle al Barcelona en campo contrario. Los líderes de la caseta no solo elogiaron la ambición inicial que propuso Simeone, también algunos de los movimientos tácticos que ejecutó durante el encuentro. Uno de ellos, rectificar y terminar por colocar a Saúl como carrilero y adelantar la posición de Yannick Carrasco cuando el canterano tuvo que reemplazar a Lemar al cuarto de hora por un desgarro en el muslo izquierdo. Bien como interior o más pegado a la banda, el belga se convirtió en una pesadilla para Mingueza, que tuvo que ser sustituido al descanso por Ronald Koeman.

Con la baja de Lemar, es duda incluso para el último partido de Liga en Valladolid, Simeone deberá decidir si para el duelo de esta noche mantiene la apuesta de Carrasco como atacante y mantiene a Saúl como carrilero izquierdo. El primero le ha rendido igual de bien en una posición que en otra. Saúl, en la que es su peor temporada desde que se hizo un hueco en el primer equipo en 2015, no ha terminado de imponerse como centrocampista. “Como carrilero, Saúl siempre nos da presencia, aunque también puede jugar como pivote o como cuarto centro campista”, dice Simeone.

Contra la fama de indolente que le perseguía antes de marcharse a China, Carrasco se ha rebelado como un jugador con el despliegue de un fondista y la querencia por el desborde de los extremos de toda la vida. “Yannick [Carrasco] está en un año fantástico. Es un futbolista con un dribling increíble y una potencia que mejora año a año. Esta temporada está enorme”, le elogia Simeone. En el debe de Carrasco está una mejora de sus prestaciones en los últimos metros. Suele plantarse en el área o en sus alrededores por su velocidad y su desborde, pero le falta elegir y culminar mejor sus incursiones. “Está luchando para encontrar esa contundencia que lo hará mejorar un poco más el año enorme que está haciendo”, afirma Simeone, que ya en su primera etapa le trabajó para que aumentara sus registros goleadores. En la temporada 16-17 sumó 14 y en esta lleva seis.

Atacado por la covid-19 a finales de diciembre, en su reaparición en Granada (1-2) apenas dos semanas después sorprendió a técnico y compañeros al disputar los 90 minutos con una intensidad y un partido de ida y vuelta impropios por las secuelas que suele dejar el virus.

“Ha aprendido a respetar las jerarquías y está muy integrado en el grupo. Ha madurado mucho desde su regreso y eso le valió para que optáramos por ejercer la opción de compra tras el confinamiento”, sostienen en el Atlético.

Carrasco es uno de los jugadores más cercanos a João Félix y también es inseparable de los francófonos, Lemar, Kondogbia y Dembélé. Un vídeo suyo colgado en las redes sociales llegando al entrenamiento junto a Lemar y Vrsaljko en un Seat Panda que le prestó un vecino porque el temporal Filomena le impedía movilizar el suyo ha sido uno de los momentos más hilarantes de la temporada en el vestuario rojiblanco.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS