De Oblak a Suárez, la radiografía de los campeones

El Atlético ha cumplido con la máxima de que un equipo empieza en el portero y termina en el delantero, pero también han destacado mucho Savic, Koke, Marcos Llorente y Correa

Luis Suárez, del Atletico de Madrid al final del partido contra el Valladolid
Luis Suárez, del Atletico de Madrid al final del partido contra el Valladolid

De la multitud de rotaciones que Diego Pablo Simeone combinó en el primer tercio de curso, el Atlético pasó a un once más estable. Como todos los campeones, encajó en la máxima de que las costuras de un equipo empiezan en el portero y terminan en el delantero. Y entre Oblak y Suárez, un puñado de jugadores que posibilitaron el título elevando su rendimiento por encima del de otras temporadas.

VADReal Valladolid
Real Valladolid
1
Masip, Kiko, Saidy Janko (Hervías, min. 81), Jawad El Yamiq, Olaza, Fede (Kike, min. 81), Toni Villa (Joao Filipe, min. 61), Óscar Plano, Roque Mesa (Míchel, min. 61), Marcos de Sousa (Sergi Guardiola, min. 61) y Shon Weissman
ATM Atlético
2
Atlético
Oblak, Mario Hermoso (Renan Augusto , min. 62), Trippier, Giménez, Felipe Monteiro, Marcos Llorente (Kondogbia, min. 78), Koke, Saúl (João Félix, min. 62), Luis Suárez, Carrasco y Correa (Héctor Herrera, min. 84)
Goles 1-0 min. 17: Óscar Plano. 1-1 min. 56: Correa. 1-2 min. 66: Luis Suárez.
Árbitro José María Sánchez Martínez
Tarjetas amarillas Marcos de Sousa (min. 54), Mario Hermoso (min. 67), Vitolo (min. 67), Saúl (min. 68), Jawad El Yamiq (min. 69), Míchel (min. 73), Fede (min. 77), João Félix (min. 77), Felipe Monteiro (min. 82) y Renan Augusto (min. 86)

OBLAK. No hay parada más representativa de su contribución a la conquista del título que su vuelo en el Metropolitano para detenerle un penalti a Joselu (Alavés) en el último minuto y con 1-0 a favor. No hay campeón sin portero gana puntos. Es el guardameta de las cinco grandes ligas europeas con el mejor porcentaje de paradas 81% sobre los 139 remates recibidos. Iguala a Ramallets y a Valdés con su quinto Trofeo Zamora. 38 partidos y 20 porterías a cero.

TRIPPIER. Comenzó muy vulnerable, tanto que fue uno de los motivos por los que Simeone abandonó su clásico 4-4-2 para pasar a la defensa de tres centrales. Se blindó con Marcos Llorente por delante y no solo se estabilizó, formó una sociedad con el volante que ha sido uno de los recursos ofensivos del Atlético más recurrentes y eficaces. Durante los diez partidos de sanción que cumplió por apuestas ilegales, Simeone no le encontró recambio, pese a su intento con Llorente. Junto a Navas y Gayá, el defensa con más asistencias (6). 28 partidos, todos como titular.

SAVIC. Imperial. Su mejor temporada desde que aterrizó en el Atlético en 2015. Mariscal en el campo y en la caseta. Más sobrio y expeditivo que nunca en el corte tanto en la frontal del área como en las anticipaciones en campo contrario, donde su imagen ayudando a la construcción del juego fue una de las señales de que el equipo en muchos partidos se había alejado de la versión más clásica de la era Simeone. Ha sumado 2.954 minutos en 33 partidos.

GIMENEZ / FELIPE. Ninguno de los dos a la altura de Savic. Más bravos y cumplidores que brillantes. A Giménez le han vuelto a penalizar las lesiones. Tuvo la responsabilidad de ocupar el medio en la zaga de tres centrales y cada vez que pareció coger el punto se rompió. De Felipe sorprendió que, tras ser el mejor defensa del curso pasado, este no lo iniciara como titular. Simeone explicó que llegó fuera de forma. Más cómodo en defensa de cuatro, mejoró en la recta final.

MARIO HERMOSO. La otra gran señal del cambio hacia un fútbol con más importancia de la pelota. Solo Koke (63) da más pases por partido que él (57). Fundamental para el mixto que en muchos encuentros diseñó el entrenador para jugar con cuatro atrás en defensa y tres centrales en salida de balón. Simeone le quitó las cadenas a su pierna izquierda, aunque le hizo sufrir cuando arriesgó más de la cuenta. Cuando a su salida de balón sumó temple en el quite, rayó a la altura de Savic. 31 partidos, un gol y una asistencia.

CARRASCO. Un virguero sacrificado para orgullo de su entrenador. La banda izquierda ha sido suya de banderín a banderín ya fuera como carrilero, como centrocampista de banda o como extremo. Ha igualado su mejor temporada en cuanto a participación en goles con ocho tantos y siete asistencias. Muy incisivo siempre, en los partidos en los que conjuntó desborde y precisión en el pase o en el remate se erigió en el mejor atacante del equipo. Intocable para Simeone desde que se hizo con la titularidad ante el Barcelona en el Metropolitano y marcó el tanto de la victoria (1-0). 30 partidos.

KOKE. Como capitán ni dejó de creer ni de correr y se afinó en el pase (90% de acierto), el principal mal que le costó los silbidos de parte de la grada la temporada pasada. El alma espiritual y táctica del equipo. Más Gabi en el campo que fuera de él. Allí donde había una ayuda o una cobertura que hacer, allí estaba. Más vistoso con la pelota en campo contrario que por delante de la defensa. Su recuperación ha convencido hasta a Luis Enrique, que a ese nivel le considera intocable. 37 partidos y primer jugador de campo en minutos (3030). Un gol y dos asistencias.

MARCOS LLORENTE. El concepto de todocampista elevado a su máxima expresión. En cada posición que ha jugado ha roto al espacio, ha corrido, ha desbordado, ha asistido y ha marcado. Uno de los mejores jugadores del campeonato, sino el mejor. Solo Bruno Fernandes (Manchester United) supera a Llorente como el centrocampista que ha participado en más goles en las cinco grandes ligas europeas (29, 18 goles y 11 asistencias). Llorente (23, 12 goles y 11 asistencias) en 37 partidos, 34 como titular.

LEMAR. La temporada en la que más se ha acercado a justificar el precio (70 millones por el 80% del pase) y las expectativas que generó su fichaje en 2018. Le ha faltado tener más presencia y ser más decisivo en los últimos metros, pero le ha dado continuidad al juego en el medio del campo. Uno de los causantes de la suplencia de João Félix. Sacrificio tuvo hasta en sus peores momentos de temporadas anteriores, en la medida que ha mejorado con el balón asomó el futbolista que puede ser. Un gol y tres asistencias en 27 partidos, 18 como titular.

CORREA. Junto a Suárez y Llorente el jugador más decisivo en ataque. Como siempre, nunca desligó sacrificio y la imprevisibilidad de su fútbol. Sus giros en los espacios reducidos, sus pases filtrados (8 asistencias) y sus goles (9) le han confirmado como el atacante más distinto con el que cuenta Simeone. En medio de la exuberancia física que gobierna ha reivindicado una máxima de fútbol callejero: el regate no conoce de tamaños. El único jugador de campo que ha disputado los 38 partidos, 28 como titular.

LUIS SUÁREZ. Le ha dado jerarquía al equipo hasta para ganar los saques de banda con sus desmarques y sus dejadas. Su edad (34 años) provocó que sus compañeros y el propio Simeone entendieran que el equipo debía jugar más en campo contrario para exprimir toda su ciencia como nueve. Recuperó la puntería en el tramo final. El título no se entiende sin sus goles, sobre todo en los partidos en los que su pegada minimizó el mal juego del equipo. Los 21 tantos en 32 partidos han supuesto 21 puntos.

JOÃO FÉLIX. Su espectacular arranque de temporada formó parte de los aires de campeón que desprendía el equipo. Tras el derbi de Valdebebas (2-0) comenzó a perder el protagonismo por su maltrecho tobillo derecho y la falta de empatía con el entrenador, reflejada en gestos como el de mandarle callar en Vila-real. Siete goles y cuatro asistencias pueden ser la rúbrica de su despedida. 31 partidos, pero solo 14 como titular.

DE SAÚL A DEMBÉLÉ. Las suplencias de Saúl, junto con las de João Félix, han sido las más significativas. Tardó en recuperarse de unas molestias musculares en septiembre y perdió el tren de la titularidad. La dinámica ganadora del equipo y la confirmación de un bajón que viene de atrás le han hecho firmar su peor temporada, y puede que la última en el Atlético. Él mismo reconoció su mal momento. Herrera ha aportado buenos momentos, pero las lesiones y no ser una prioridad para el entrenador le han relegado. Kondogbia, ha experimentado lo que cuesta entrar en un equipo de Simeone. Lodi no se adaptó a la defensa de tres centrales. Torreira, Vitolo, Vrsaljko por decisión técnica, y Dembélé, este penalizado por el covid-19 y y un desmayo en un entreno, han tenido una participación residual. También jugaron Thomas (tres partidos hasta que fue vendido al Arsenal) Diego Costa (7 partidos, dos goles) y Ricard, un encuentro.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS