Champions League - final - jornada 1Así fue
M. City
M. City
0 1
Finalizado
Chelsea
Chelsea
Kai Havertz 41'

Tuchel se impone a su ídolo

El técnico del Chelsea, que reconoce en Guardiola a su mayor influencia, desmantela el planteamiento ultraofensivo del City gracias al blindaje de Kanté y Jorginho

Thomas Tuchel celebra el 1-0 del Chelsea, con Guardiola al fondo.
Thomas Tuchel celebra el 1-0 del Chelsea, con Guardiola al fondo.David Ramos / POOL (EFE)

La mayor partida de ajedrez del fútbol mundial comenzó con una insólita apertura de Guardiola frente a Tuchel. Desde que firmó por el Manchester City en 2016, el entrenador español se hizo tristemente célebre por inventar planteamientos extraños en partidos decisivos de Champions que, invariablemente, no funcionaron. Guardiola fue fiel a su impulso creativo en Oporto. Solo que esta vez, contra todos los precedentes, no maniobró con la intención de proteger a su defensa sino que pisó el acelerador. El viernes le preguntaron a Fernandinho por la fórmula para gestionar la angustia de disputar una final y el veterano fue al meollo de la cuestión: “No cambiar nada”.

MNCM. City
M. City
0
Ederson Moraes, Alexander Zinchenko, John Stones, Rúben Dias, Walker, Foden, Bernardo Silva (Fernandinho, min. 63), Gündogan, De Bruyne (Gabriel Jesus, min. 59), Mahrez y Sterling (Agüero, min. 76)
CHE Chelsea
1
Chelsea
Edouard Mendy, Rüdiger, Azpilicueta, Thiago Silva (A. Christensen, min. 38), Kante, Reece James, Jorginho , Ben Chilwell, Timo Werner (Christian Pulisic, min. 65), Kai Havertz y Mason Mount (Kovacic, min. 79)
Goles 0-1 min. 41: Kai Havertz.
Árbitro Antonio Miguel Mateu Lahoz
Tarjetas amarillas Gündogan (min. 33), Rüdiger (min. 56) y Gabriel Jesus (min. 87)

No está comprobado que cada partido de fútbol no sea la puerta hacia un mundo nuevo. Pretender que se puede hacer siempre lo mismo es una expresión de deseo impregnada de fantasía. Lo mismo que pretender que Guardiola, en el curso de una jornada clave, no respete su naturaleza de ajedrecista de visiones deslumbrantes.

Una cegadora idea de creatividad ofensiva inspiró al técnico de Sampedor en la primera final de Champions que disputó tras salir de Barcelona en 2012. Después de experimentar durante un año con planteamientos que incluían dobles pivotes en fase ofensiva, tres centrales, o incluso alineaciones sin un solo futbolista que naturalmente buscara la profundidad, Guardiola sacó del mazo una carta que no había jugado en toda la temporada. Quitó al mediocentro. Plantó sobre el campo a un City desprovisto de Rodri y Fernandinho, y en su lugar situó a un interior, Gündogan, para que ejerciera de vértice de la propuesta más audaz que ha visto el fútbol mundial en los últimos años.

El despliegue incluyó a tres defensas, cinco interiores naturales —De Bruyne como falso nueve—, un mediapunta tirado al extremo —Mahrez— y un extremo a pierna cambiada —Sterling—. Pretendió proveer al City de los jugadores más hábiles de su plantilla para darle velocidad al balón y desmontar así lo más poderoso del Chelsea, el alma del equipo de Tuchel, que es el núcleo de presión que conforman Kanté y Jorginho. Los administradores del búnker.

“Pretendía que tuviéramos mucho juego”, explicó Guardiola tras el partido, en las cámaras de Movistar, cuando le preguntaron por la recolocación de Gundogan; “no hemos sufrido defensivamente, que era un pelín el riesgo que afrontábamos. Pero nos ha costado llegar a la siguiente línea. Ellos marcaban con Werner a Gundogan, y Stones se quedaba libre...”.

El ingenio táctico de Guardiola entrañó una paradoja: retrasó a Gundogan, su goleador con 17 tantos esta temporada, para que oficiara labores fundamentalmente defensivas. A los 34 minutos el alemán ya tenía una amarilla. Comenzó a verse demasiado solo, quizás porque sus compañeros no consiguieron darle la velocidad adecuada a los pases y acabaron perdiendo la pelota con demasiada frecuencia. Entrecortado el ritmo de circulación del City, prevaleció el talento descomunal de Jorginho y Kanté para acortar los espacios e interceptar los pases rivales.

“Hemos hecho una temporada excepcional”, dijo Guardiola. “Estoy triste por haber perdido pero no tengo reproches a los jugadores. Hemos tenido dos ocasiones de entrada con el control de Sterling y el tiro de Phil que bloquea Rüdiger. Fuimos un pelín pasivos en los movimientos en el último tercio, en la primera parte. El partido ha sido muy igualado. Ellos en la segunda parte no han salido del área. Hemos estado más que correctos. Hemos competido muy bien contra un equipo muy duro. El problema no ha sido que ellos tuvieran más juego que nosotros sino que hemos tenido algunas pérdidas y cuando presionábamos ellos nos lanzaban en largo y nos corrían. No han hecho demasiado pero tienen una estructura defensiva muy sólida con un 5-4 muy unido y muy físico”.

“Tuvimos suerte”

Perdido el dominio de la situación, los jugadores del City perdieron el sitio y afloraron sus defectos. Gündogan vaciló en su condición de pivote de ocasión, Stones se sintió inseguro, Mahrez se dejó arrastrar por su temperamento vanidoso y distraído, Foden solo pensó después de recibir la pelota —tarde— y a De Bruyne le pesaron los perniles. Fuera de forma desde que pilló la covid en invierno, al belga lo lastró su físico mucho antes de que Rüdiger le enviara a la enfermería.

Dos ideas se contrastaron en Oporto. La defensa contra el ataque, la disciplina contra la creatividad, la presión contra el pase. Ganó la defensa. Ganó Tuchel, que se confesó admirador de Guardiola y, con los años, derivó en su antítesis. Al maestro es más fácil aplaudirlo que reproducirlo.

“Tuvimos suerte” dijo Tuchel, sudoroso tras la fiesta, para explicar el 1-0, “superamos los momentos difíciles, supimos sufrir y convertimos el gol en una contra”.

Ni un tiro tuvo que parar Mendy, el portero del Chelsea. Lo protegieron defensas como César Azpilicueta, el primer español que levanta una Champions como capitán de un equipo extranjero. “Llevaba nueve años con el Chelsea y hoy me toca estar del lado bueno”, dijo el navarro. “La fuerza de este grupo es la energía, el trabajo, no había más que ver cómo han corrido nuestros atacantes en defensa”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción