El Valencia sufre pero alcanza las semifinales

Vence al Baskonia en el tercer partido y buscará contra el Real Madrid un lugar en la final de la Liga

Kalinic, entre Polonara y el Quino Colom en el Valencia Basket-Baskonia en La Fonteta.
Kalinic, entre Polonara y el Quino Colom en el Valencia Basket-Baskonia en La Fonteta.David Aguilar (EFE)

El Valencia ganó el desempate de La Fonteta y jugará las semifinales por el título de la Liga ACB contra el Real Madrid. En un partido con altibajos, picos y valles, el conjunto de Jaume Ponsarnau se mostró más sólido en los instantes decisivos y sereno en el desenlace, en el que el Baskonia tomó malas decisiones. “Nos faltó paciencia”, sentenció Ivanovic.

El Valencia, que se deprimió en su visita al Buesa, estaba con otra cara en su Fonteta, rodeado de parte de su público. Se les veía distintos ya desde el primer cuarto, lo que propició que el partido fuera más dinámico. Si en el segundo partido de la serie siempre fue a remolque el equipo de Ponsarnau, en el definitivo se subió en el asiento del conductor, cogió el volante y arrancó con fuerza, y el Baskonia sólo a duras penas pudo coger el rebufo.

Bien dirigido por Van Rossom, el Valencia encontró huecos para anotar entre una defensa vitoriana que flojeó más de la cuenta. A pesar de todo, el equipo de Ivanovic suele ser una roca, y cogerle mucha ventaja no es sencillo. Consiguieron los vitorianos acabar el primer parcial sólo cuatro puntos por debajo (23-19).

Pero les faltaba intensidad a los jugadores del equipo vasco, lo contrario que al Valencia, muy enchufado, con todos los jugadores en su papel. Se fueron alternando: Tobey primero, después apareció Dubljevic, luego Prepelic, mientras el protagonismo que suele adquirir Henry cuando las cosas le van mal al Baskonia, se diluía en una panoplia de malas decisiones. El Valencia llegó a tener doce puntos de diferencia, y cuando trataba de acercarse el grupo de Ivanovic, Van Rossom ponía el freno.

Al comienzo del tercer cuarto, la eliminatoria pintaba mal para el Baskonia, con 11 pérdidas, cuando su media por partido es de 13, pero es un equipo duro de pelar el vitoriano. No conseguía claridad en el ataque, pero consiguió, al menos, que también se le nublara la vista al Valencia. Iba camino de acabar el tercer parcial con una cómoda ventaja de nueve puntos el equipo local, cuando un tiro de Peters, a falta de una décima, entró a la segunda y se redujo a seis, que con diez minutos por delante no es nada.

El triple reactivó al Baskonia en el último cuarto. Con una salida furiosa consiguió ponerse a tres puntos y tuvo ocasión incluso de empatar, pero el juego coral del Valencia volvió a desequilibrar a su favor. El partido se estiraba y se encogía. A menos de tres minutos, seis puntos separaban la gloria del abismo, a falta de dos el margen ya solo era de tres después de una acción descomunal de Henry y un parcial de 2-8. A 1,22, un triple de Polonara puso la distancia en una canasta y el Baskonia desperdició la ocasión de ponerse por delante y el Valencia anotó (77-73). Eligió mal el equipo vitoriano y eso le condenó. El Valencia estará en semifinales y su patrón, Juan Roig, lo disfrutó desde la grada.

Valencia Basket, 78 - Baskonia, 73

Valencia: Van Rossom (9), Kalinic (18), Sastre (6), Williams (2), Tobey (13) –equipo inicial– Prepelic (5), Dubljevic (9), Labeyrie (12), Vives (2), Hermmansson (2).

Baskonia: Henry (12), Jekiri (4), Sedekerskis (4), Giedraitis (10), Polonara (15) – equipo inicial–, Dragic (16), Peters (12), Colom (0), Massenat (0), Fall (3).

Parciales: 23-19, 20-15, 16-19, 19-20.

Árbitros: Pérez, Peruga y Sánchez.

Fonteta de San Luis. 1.000 espectadores.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS