Cambios y reproches en el Real Madrid

El club ejecuta el anunciado giro ante la incomprensión de Sergio Ramos por la retirada de la oferta de renovación, que se une a las duras acusaciones en el adiós de Zidane

Florentino Pérez le entrega la insignia de oro y brillantes del Real Madrid a Sergio Ramos en su despedida. En vídeo, las declaraciones posteriores de Ramos.Vídeo: REAL MADRID / REAL MADRID.COM/EFE / RMTV

El cambio anunciado en el Real Madrid por Florentino Pérez se traduce, de momento, más en las salidas que en las llegadas. Por el tonelaje de quienes se marchan y por la forma de hacerlo. Bastante accidentada. Tres semanas después del cabezazo de Zidane al presidente, en el que le acusó de falta de “memoria, confianza y apoyo”, llegó el adiós de Sergio Ramos. Las palabras del sevillano no resultaron tan gruesas, pero en el mensaje no faltaron dardos y reproches más o menos velados a la dirección. Lo que se esperaba que fuera una escenificación más pacífica, a diferencia de las protagonizadas por Casillas, Cristiano Ronaldo o Zizou, no lo fue tanto. “No quiero rencor. Me quedo con que es un hasta luego”, intentó zanjar el defensa, de 35 años.

Más información
Sergio Ramos: “Cuando acepté la oferta de renovación, me dijeron que ya había caducado”
Zidane culpa a Florentino Pérez
Adiós a Sergio Ramos: el ‘Trencador’ de Camas

El esfuerzo por trasladar una despedida en paz de Ramos resultó evidente. En Valdebebas se anunció un acto “de homenaje” con la presencia del mandatario, la familia del futbolista y los 22 trofeos conquistados en sus 16 años de blanco. Pérez calificó al jugador de “leyenda” en su discurso de cinco minutos, le entregó la insignia de oro y brillantes, y todos se repartieron parabienes, con lágrimas incluidas. El ambiente general era de tristeza.

Pero una vez cumplido con el protocolo, el todavía capitán merengue se sentó en la sala de prensa y expuso su versión de los hechos. ¿Por qué no había renovado? “El club me hizo una oferta de un año con la bajada de salario [del 10% por la pandemia] y yo quería dos. Quiero recalcar que el dinero nunca fue un problema, que era un asunto de años. El presidente lo sabía. Y, llegados a este punto, en las últimas conversaciones acepto la propuesta y entonces se me dice que tenía fecha de caducidad. Nadie me lo notificó. Es súper respetable, pero me sorprendió”, relató en un discurso muy medido.

Sus palabras fueron un ejercicio de equilibrismo entre mirar hacia adelante —”siempre le estaré agradecido al presidente por traerme, me quedo con el último abrazo, no voy a hacer una declaración en su contra”— y deslizar el desgaste de la relación. “Con el tiempo he ido dejando el rencor a un lado, aunque me gusta contar la verdad”, añadió. Cuanto más insistía en huir del enfrentamiento, más se adivinaba su frustración. “Nunca me he querido ir del Real Madrid”, se lamentó. Ante la insistencia de los periodistas a cuestiones que Ramos prefirió no contestar para no salirse del guion, sí dejó caer que le hubiera gustado que el presidente se hubiera sentado en la sala de prensa para responder a las preguntas. “Quizás no hubiese estado mal”, apuntó. Tampoco lo hizo tras la incendiaria misiva de Zidane.

Con Ramos, los litigios laborales han sido varios en los últimos tiempos. Esta vez, sin embargo, no hubo una solución. A los 35 años y tras media temporada en la enfermería, las cartas del jugador no fueron suficientes para arrancar otra ampliación. Ni con su posición de inicio ni después, resignado ya a la postura inamovible en los despachos. Cuando no le quedó más remedio que atenerse a las condiciones del club si quería continuar, las normas habían cambiado. No figuraba en los planes de la cúpula. En ese proceso de desgaste, admitió haber dicho a la entidad que podía “planificar” la siguiente temporada sin él. “Mi negociación era al margen de la planificación”, trató de justificarse este jueves.

Los casos de 2003 y 2018

El proclamado giro será, pues, un cambio de ciclo en toda regla sin ZZ ni Ramos. Sus sustitutos ya están fichados: Carlo Ancelotti, un viejo zorro de los banquillos que conoce el paisaje madrileño y a quien ya destituyeron en 2015 en busca de “un nuevo impulso”; y David Alaba, el exjugador del Bayern atado hace tiempo, cuando las conversaciones con Ramos empezaron a torcerse. Dos cambios que, a falta de comprobar su eficacia futbolística, evidencian la pérdida de jerarquía y peso político en el vestuario.

La historia moderna del Real Madrid es inquietante cuando pierde a la vez dos figuras de este calibre. Ocurrió en 2003. Nada más ganar la Liga, Vicente del Bosque y Fernando Hierro salieron de forma abrupta. Con el primero querían “modernizar el librillo tradicional” del banquillo. Y con el segundo, rebajar el nivel de poder de la caseta. El caso es que después vinieron tres años sin títulos, cinco entrenadores (Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo y López Caro), un proyecto de “Zidanes y Pavones” fracasado cuando se ejecutó en su máxima expresión y un presidente (Florentino Pérez) que entregó la carta de renuncia.

Y también pasó en 2018. Las salidas de Zidane y Cristiano Ronaldo a las horas de levantar la tercera Champions consecutiva abrieron otro periodo de gran inestabilidad, también institucional, que solo fue capaz de calmar el regreso de ZZ porque en nueve meses habían ardido dos técnicos (Lopetegui y Solari). Ahora se volvió a ir el francés, con ataque incluido a la dirección, y detrás le ha seguido Ramos, con incomprensión con la cúpula, en un momento en el que el club todavía no ha sido capaz de tapar el agujero ofensivo dejado por Cristiano. Y todo ello en otro verano de pandemia debido a las estrecheces financieras tan comentadas por Florentino Pérez. Tiempo de cambios con reproches en Valdebebas.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS