Marc Márquez: “Nunca habíamos necesitado tanto una victoria”

El piloto de Honda vuelve a ganar tras la lesión que le dejó un año sin competir y reconoce lo duro que fue volver y no verse competitivo

Marc Márquez, al frente del pelotón en el GP de Alemania.
Marc Márquez, al frente del pelotón en el GP de Alemania.RONNY HARTMANN (AFP)

Después de las buenas sensaciones durante la corta carrera en el GP de Cataluña (se cayó después de cinco vueltas), Marc Márquez disfrutó en el mismo circuito de Montmeló de una intensa, apacible y necesitada jornada de entrenamientos sobre su Honda. La primera desde que se lesionó hace casi un año. Entendió más cosas en un día que en los cinco fines de semana de carreras previos. Y decidió que era momento de recuperar su vida. Su fisioterapeuta, Carlos García, llevaba instalado en su casa de Cervera (Lleida) desde que se fracturó el húmero derecho en julio del año pasado. Ahora, ha vuelto a Madrid. Y Márquez ha recuperado sus mañanas de entreno con su hermano Alex, en el gimnasio y por el monte, sus horas libres, a sus amigos. Sin perder el foco. Ni él se da a ello ni su equipo se lo permitiría. Basta con saber que hace solo unos días recibió la llamada de Alberto Puig, ex piloto y director deportivo del Repsol Honda. “Me dijo ‘sabes donde vamos este fin de semana y sabes de lo que eres capaz”. Y sí, lo sabía. Nadie le había ganado en Sachsenring en los últimos diez años. Era su circuito.

Y quiso jugársela. “El respeto que he sentido de Honda todos estos meses es lo que te da la seguridad de caerte tres veces y volver a intentarlo sabiendo lo importante que era terminar la carrera”, dijo tras el undécimo triunfo seguido en Alemania. La más emotiva. “Nunca antes había tenido una victoria más necesitada”.

Confesó que cuando estaba lesionado pensaba que volvería y que volvería muy fuerte. “Pero cuando me planté en Portimao me di cuenta de que iba a costar. La carrera siguiente fue todavía más difícil. Fue difícil confiar. Pero creo en mí”, señaló al tiempo que advirtió que esto no ha terminado. Todavía no se siente competitivo ni capaz de pelear por ganar cada fin de semana. “Sé que en Assen volveremos a sufrir”, indicó. Él todavía no está recuperado físicamente. Y la Honda no va como querría. Pero ahora sabe que solo necesita tiempo.

Más información
Sachsenring es maná para Marc Márquez
Márquez: “En Montmeló he vuelto a ser Marc”
Mick Doohan: “Todos los pilotos se creen irrompibles, pero nadie lo es”

Lo sabe después de ganar y lo intuía desde que hace unos días recibió otra llamada, la de Mick Doohan. El australiano, que vivió un calvario con su pierna similar al de Márquez con su hombro, quiso compartir con el español su experiencia. “Sabía que él había pasado por algo parecido en el 92. Durante media hora solo él habló; yo escuché lo que le me tenía que decir. Y me di cuenta de que tras la lesión, él había tenido exactamente los mismos problemas que yo. Me dijo que no entendía la moto, que cometía errores que no eran propios de su pilotaje. Que a veces era rápido y a veces más lento sin saber por qué”. Pero Doohan volvió a ser el mismo. Y ganó cinco títulos de 500cc de forma consecutiva.

Era domingo por la tarde y Márquez todavía no sabía cómo se sentía, si feliz o aliviado, si orgulloso o todo al mismo tiempo. Pero sabía que la victoria iba a ser muy importante para todo el equipo: “Estábamos en reserva. Íbamos buscando una gasolinera a la desesperada. Y aquí encontramos una buena gasolinera”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS