Dembélé pasará por el quirófano y estará cuatro meses de baja

El delantero del Barcelona abandona la Eurocopa tras sufrir una lesión en el tendón del bíceps de la rodilla derecha

Dembélé durante el partido contra Hungría.
Dembélé durante el partido contra Hungría.Tibor Illyes / POOL (EFE)

Con la camiseta de Francia o con la del Barcelona, algo no cambia en Dembélé: se lesiona. El pasado sábado, el extremo no pudo completar el partido entre su selección y Hungría. Solo jugó 30 minutos. En un principio, en la selección gala eran optimistas. Pero, tras las pruebas realizadas este lunes, la Federación Francesa anunció que Dembélé, de 24 años, no podía continuar en la Eurocopa. “Los tiempos de recuperación son incompatibles con su permanencia en el grupo que actualmente juega la UEFA Euro 2020”, informó la federación. Y este martes el Barcelona comunicó el alcance de la lesión del francés: “Tiene una desinserción en tendón del bíceps la rodilla derecha y tendrá que ser operado”. El club no anunció el tiempo que el francés tendrá que estar de baja. Fuentes médicas consultadas estiman que Dembélé estará cerca de cuatro meses fuera del terreno de juego. Una nueva lesión cuando parecía que había dejado atrás su vía crucis en la enfermería.

Más información
El gran susto de Dembélé
Dembélé se olvida de Dembélé

La situación compromete el futuro del delantero. Su contrato con el Barcelona finaliza en 2022. “Estamos negociando con el Barça, pero hay que ir despacio. No es la única opción que tiene Ousmane”, aseguraban hace unas semanas desde el entorno del francés. “El jugador se quiere quedar en Barcelona. No tenemos dudas. Pero los representantes hacen su trabajo. Es normal. Ahora, con el tema de la lesión, estamos frente a un escenario diferente”, explican en los despachos del club azulgrana.

El Barcelona fichó a Dembélé en el verano de 2017 tras la abrupta salida de Neymar. Le pagó al Borussia Dortmund 105 millones, más 40 en variables (antes de la llegada de Coutinho, 120 más 40, el fichaje más caro de la historia del club), a pesar de que Marc Bartra, compañero del francés en el conjunto alemán desaconsejó su incorporación a la dirección técnica del Barcelona. Bartra tenía razón. Malos hábitos, malas compañías, mal comportamiento. En su primera temporada en el Barça, se lesionó dos veces (132 días de baja); en la segunda, tres (86); y en la tercera, cuatro (294). No le servían ni las charlas con Abidal ni los reiterados ruegos de su madre para que cambie. Tampoco los consejos de sus compañeros.

La campaña pasada, sin embargo, Dembélé sorprendió a todos en el Barça. Asustado porque temía por el futuro de su carrera, el francés modificó su vida. Contrató a un cocinero, a un preparador físico y a un fisioterapeuta. Mejor alimentación, más entrenamiento y muchos cuidados. Tuvo dos lesiones, una muscular. Estuvo de baja 22 días. Se enganchó en el Barça (44 partidos, 11 goles y cinco asistencias) y su temporada tuvo premio: Deschamps, en marzo, lo volvió a convocar para la selección dos años y medio después. Y ahora: la Eurocopa.

Jugó un solo minuto ante Alemania y se rompió frente a Hungría. Su futuro vuelve a ser una incógnita. En el Barcelona, en cualquier caso, no quieren cambiar su plan. “Es un jugador joven, no podemos dejar que se quede libre. Seguramente ahora será más fácil negociar un nuevo contrato”, concluyen en el club azulgrana. En el Barça ya ataron a Agüero y a Depay y creen que pueden convencer a Messi. Están pendientes de la recuperación de Ansu Fati. Y se quieren desprender de Griezmann, Braithwaite y Trincao. Todavía, sin embargo, confían en Dembélé.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS