ALIENACIÓN INDEBIDA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ni homófobo ni lo contrario: la UEFA

Se sigue considerando un problema al futbolista homosexual, no a la estructura que lo oprime y ampara el status quo

El estadio del Allianz Arena no se iluminó con la bandera LGTBIQ+ por prohibición de la UEFA.
El estadio del Allianz Arena no se iluminó con la bandera LGTBIQ+ por prohibición de la UEFA.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)
¿Acaso hay algo más político que lavarse las manos ante la estigmatización de un colectivo como el LGTBIQA?

Hay una edad para todo, también para creer que el fútbol puede funcionar como herramienta de cambio, de integración y desarrollo, pero ya no es la mía. Empiezo a peinar canas, ¿saben? Me tragué aquellos partidos contra la droga de los años del plomo enteritos, e incluso utilicé mis redes sociales para compartir alguna de las campañas de concienciación promovidas por la UEFA, ya saben: el respect y todo eso. Queremos creer, por supuesto; nuestras intenciones nunca son del todo malas. De hecho, nos gusta tanto el fútbol que, por norma general, preferimos mirar hacia otro lado cuando descubrimos una mancha en la pelota, expresión acuñada por Maradona y ultrajada en esos despachos donde se decide el futuro de un deporte que llegó a ser rey, sí, pero que ahora se baja los pantalones -y lo que haga falta- ante las exigencias de los sátrapas y fascistoides de turno. “No nos implicamos en política”, dice la UEFA en su penúltimo comunicado, ese en el que justificaban su negativa a que el Allianz Arena recibiese iluminado con la bandera arcoíris a la selección nacional de Hungría. ¿Acaso hay algo más político que lavarse las manos ante la estigmatización de un colectivo como el LGTBIQA? Ni a favor de la homofobia ni en contra, en definitiva: el chiste se cuenta solo.

Apenas unos días antes de esto, por cierto, la propia UEFA abría una investigación para determinar el origen de los insultos racistas durante el Hungría-Francia en Budapest: a poco que escarben, acabarán con las narices metidas en sus propios cajones, incapaces de anticipar lo que podría suceder cuando a una federación abiertamente racista y homófoba -ya no digamos al gobierno de un país- se le premia con una sede del torneo. ¿Acaso no vieron lo que sucedió en Rusia durante el último Mundial? Seguramente sí, pues también la han premiado: que no se diga que los gerifaltes de Suiza no se preocupan por castigar a quienes se pasan sus buenas palabras y demás lemas grandilocuentes por la máquina de contar dinero.

De nada sirve el comunicado del Barça si después se va a jugar la Supercopa de España a Arabia Saudí obviando que allí se despeña a gays y lesbianas desde las azoteas de los edificios más altos.

“¿Por qué no hay ningún gay declarado jugando la Eurocopa?”, se pregunta todo aquel que mira al mundo del fútbol desde la distancia. Son más de seiscientos convocados para representar a sus respectivos países, suficientes como para hacer buenas las estadísticas y denunciar, de una vez por todas, que se sigue considerando un problema al futbolista homosexual, no a la estructura que lo oprime y ampara el status quo: en eso debería andar la UEFA a esta hora, pero no. De nada sirve su comunicado posterior, con el escudo ribeteado de arcoíris, si se muestra incapaz de crear el contexto favorable para que los futbolistas puedan expresar su condición sexual en libertad, si así lo desean. Como de nada sirve el comunicado del Barça si después se va a jugar la Supercopa de España a Arabia Saudí obviando que allí se despeña a gays y lesbianas desde las azoteas de los edificios más altos. No se puede, en definitiva, confiar en la UEFA ni en los grandes clubes. Es la hora de los futbolistas, de los verdaderos protagonistas. Y cada día que pasa sin que alcen la voz, el fútbol se aleja un poco más de un futuro que ya de por sí se le presenta, cuando menos, incierto.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción