El techo de La Catedral también juega

La lluvia intensifica el cierre de la cubierta y la humedad propicia más resbalones sobre el verde, mientras Federer dice que se ralentiza la bola: “Es increíble la diferencia cuando está cerrado”

Sabalenka sirve durante el partido contra Jabeur en la Centre Court de Wimbledon.
Sabalenka sirve durante el partido contra Jabeur en la Centre Court de Wimbledon.ADRIAN DENNIS (AFP)

La hierba, el blanco, las fresas. Y también la lluvia. Esta edición de Wimbledon, cómo no, tampoco ha logrado escapar a otro de los elementos tradicionales del grande británico, que consume los días y las rondas y jornada sí, jornada también, mira al cielo con poca esperanza porque las nubes se han hecho fuertes en Londres y reclaman puntualmente su espacio. Lo pronosticaban los servicios meteorológicos antes del comienzo: este año, bien de agua. E insisten las gotas, habiendo obligado a los organizadores a reestructurar el programa a lo largo de la primera semana, y algo menos en esta segunda porque el volumen de partidos ya es muy inferior y la cubierta retráctil de la Centre Court y la Pista 1 han permitido que el tenis transcurra. Eso sí, no sin matices.

Más información

La reiteración de las caídas de los jugadores, otro clásico del torneo, ha llamado este año la atención. Comprensibles los primeros días, cuando el césped todavía no se ha desgastado y exige un plus de precaución en las maniobras, siguen repitiéndose en la recta final. Algunos profesionales perciben las hebras un poco más altas, pero desde el club se insiste en que el tratamiento ha sido idéntico al de otras temporadas –”igual de meticulosa”– y se apunta hacia la humedad predominante estos días, que combinada con el cierre del techo hace que los patinazos sean frecuentes y la inestabilidad en los apoyos se agudice.

Sin ir más lejos, Roger Federer, que conoce como ninguno los entresijos de su jardín, ha tenido que lidiar con los resbalones y se ha dado un par de costaladas sobre la hierba. Él ha logrado salir airoso hasta ahora, pero tanto Adrian Mannarino, su rival en la primera ronda, como Serena Williams se tuvieron que retirar del torneo debido a sendos golpes. No obstante, el campeón de 20 grandes incidió en el tema después de lograr su pase a los cuartos, que hoy aborda frente al polaco Robert Hurkacz (2-6, 7-6(2), 3-6, 6-3 y 6-3 a Daniil Medvedev).

“Cuando han cerrado el techo, la situación ha cambiado. El césped se ha puesto más resbaladizo. Yo todavía no había roto a sudar, hacía viento y fresco, pero conforme ha aumentado la humedad el juego ha sido mucho más lento”, detalló el lunes, tras batir al italiano Lorenzo Sonego. “Él tiene un buen primer saque, pero no ha podido desbordarme. Es increíble la diferencia que hay cuando se juega con el techo abierto o cerrado”, continuó el de Basilea, de 39 años; “se podría pensar que con la cubierta es más sencillo sacar, pero no es el caso. Debes imprimirle una fuerza extra a tus tiros para conseguir algo”.

En la misma línea que Federer se expresa Novak Djokovic, que este mediodía abre turno en la central (14.30, Movistar) contra Marton Fucsovics por otra plaza en las semifinales. “Sí, los primeros días sufrí unas cuantas caídas, más de las que quisiera. Pero no creo que sea por las pistas, sino que es por la lluvia y la humedad”, apuntaba el de Belgrado hace unos días, cuando ya se había pronunciado otros tenistas como Andy Murray o Bianca Andreescu. “La central está excesivamente resbaladiza”, describió el escocés. “Las pistas están muy húmedas, me he caído al menos seis veces”, se sumó la canadiense.

Federer cae sobre la hierba durante el partido contra Sonego.
Federer cae sobre la hierba durante el partido contra Sonego.GLYN KIRK (AFP)

Mientras tanto, desde la organización se insiste en que la preparación ha sido minuciosa y sin alteraciones, y que humedad adicional se debe a la climatología y al hecho de tener que cubrir a diario las dos pistas principales del complejo. “Cada una ha sido revisada. Al no estar lo suficientemente expuesta a la luz solar, la hierba está más resbaladiza”, esgrimían desde el All England Lawn Tennis & Croquet en un comunicado, defendiendo el buen desempeño del jefe de pistas y horticultura del club, Neil Stubley, y su equipo de jardinería.

La Centre Court de Wimbledon inauguró su cubierta retráctil en 2009, tras invertir 140 millones de euros en su instalación. Para la de la Pista 1, estrenada una década después, el major inglés empleó 72 millones. Gracias a ello, la competición ha podido paliar en parte el impacto de la meteorología, pero existen algunos efectos secundarios. Este año, las autoridades sanitarias han concedido al torneo una excepción para poder sellar las dos pistas pese a que se admita el cien por cien del aforo: 15.000 personas en la principal y 12.400 en la complementaria.

En ese sentido, Federer, que intervendrá este miércoles tras el compromiso de Djokovic, desconfía del fin de la crisis pandémica: “No estoy convencido al cien por cien de que ya estamos en el otro lado. Creo que hay más por venir. El verano pasado todo parecía muy prometedor y éramos superpositivos, y luego todo cambió de nuevo”.

Barty-Kerber y Sabalenka-Pliskova

La jornada de este martes configuró los cruces de semifinales en el cuadro femenino. La número uno del mundo, la australiana Ashleigh Barty, batió a Ajla Tomljanovic por 6-1 y 6-3, y accedió por primera vez a la penúltima ronda del grande inglés; de paso, se garantizó abandonar Londres sentada en el trono, independientemente de lo que ocurra.

 

Barty se enfrentará con la alemana Angelique Kerber, que venció a Karolina Muchova (6-2 y 6-3) y está a un solo paso de disputar por tercera vez la final de un torneo que conquistó en 2018. Después de caer en las primeras rondas de Australia y Roland Garros, la exnúmero uno (33 años, la más veterana en las estaciones finales) vuelve a florecer en el momento más oportuno.

 

En el otro pulso de las semifinales se cruzarán Aryna Sabalenka y Karolina Pliskova, que ayer se deshicieron de Ons Jabeur (6-4 y 6-3) y Viktorija Golubic (doble 6-2) de manera respectiva. La bielorrusa, campeona este curso en la arena de Madrid, debutará en la penúltima ronda de un gran evento y sigue abriéndose paso con su pegada y su determinación; mientras, la checa recupera la buena dirección tras un largo periodo dando tumbos.

 

Nunca había alcanzado Pliskova la penúltima ronda en Londres, territorio que le ha devuelto la inspiración. En su trayecto no ha cedido un solo set y tan solo ha perdido el servicio en tres ocasiones. Contará a su favor con el historial, que refleja un 2-0 ante Sabalenka, y la experiencia de haber llegado a la misma cota en Roland Garros (2017) y a la final del US Open (2016).

Consulta los Resultados de la jornada / Orden de juego del miércoles.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción