San Sebastián, paréntesis en los Juegos

Egan Bernal y Mikel Landa regresan a la competición en la Clásica donostiarra

Egan Bernal, en la Vuelta a Colombia el año pasado.
Egan Bernal, en la Vuelta a Colombia el año pasado.JUAN BARRETO (AFP)

Egan Bernal ganó el Giro, levantó el trofeo dorado en espiral delante del Duomo de Milán y después desapareció, o no exactamente. El ciclista colombiano del Ineos tenía previsto viajar de inmediato a su país, pero tuvo que posponer sus planes porque él y su novia dieron positivo por coronavirus y no tuvieron otro remedio que recluirse en su domicilio europeo de Mónaco. Después, sí, Bernal desapareció para la competición y se refugió en su país. Ahora, por sorpresa, reaparece en San Sebastián, en el inicio de la preparación de la Vuelta a España, donde será uno de los grandes favoritos, como siempre que toma parte en una gran prueba por etapas.

El líder del Ineos Grenadiers será una de las estrellas de la cita donostiarra en su cuadragésima edición, eclipsada esta vez por los Juegos Olímpicos que acaparan casi toda la atención en el mundo del deporte y apenas dejan hueco para que se cuele cualquier otra actividad competitiva. El regreso de Bernal, la aparición en una carrera World Tour del niño prodigio Juan Ayuso, que corre con los colores del UAE de Pogacar, cuánto talento joven a las órdenes de Matxin, o la presencia de algunos ciclistas que brillaron en el Tour –Alaphilippe, primer líder, o Jonas Vingegaard, segundo en la General–, y otros que lucharán contra el jet lag del regreso de Tokio (Adam Yates, Bauke Mollema, Gianni Moscon, Andrei Amador, Omar Fraile), serán los alicientes de una carrera con 223 kilómetros de recorrido en la que también estará Mikel Landa, recuperado de su grave caída en el Giro. El ciclista de Murgia lleva ya más de un mes de entrenamientos intensos. Si responde sin problemas, repetirá un día más tarde en el Circuito de Getxo, que desplaza una jornada su habitual fecha del día de San Ignacio pero se beneficiará de la participación en Donostia para completar un elenco interesante.

Después de un año de paréntesis por la pandemia, y probablemente bajo la lluvia que prevén los meteorólogos en un País Vasco que está teniendo un verano fresco y con pocos días de sol, la Clásica tomará la temperatura a algunos que los que apenas dos semanas después tomarán la salida de la Vuelta en Burgos. En un recorrido que el clima y las cinco ascensiones que prevé el libro de ruta, harán bastante duro, los favoritos tratarán de pelear por inscribir su nombre en el palmarés de la carrera que hace dos años ganó otro de los jóvenes prodigios del ciclismo, el belga Remco Evenepoel en su primera participación en una clásica del circuito mundial.

La carrera donostiarra se celebrará también, por segunda vez, en categoría femenina, y la gran atracción será la holandesa Annemiek Van Vleuten, corredora del Movistar, oro en la contrarreloj olímpica y plata en la prueba de ruta. Su rival será la australiana Lucy Kennedy, vencedora hace dos años en la meta del Boulevard.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS