“Puedes quedarte en mi casa”

Como Sergio Ramos, que ofreció su residencia a la familia Messi mientras daba con la propia, el núcleo duro del vestuario del PSG se ha entregado al argentino

Messi, con la camiseta del PSG en el Parque de los Príncipes, el martes.
Messi, con la camiseta del PSG en el Parque de los Príncipes, el martes.

La semana pasada, el grupo de WhatsApp del primer equipo del Barcelona tenía poca actividad. Nada raro, mientras esperaban que se incorporaran el resto de los jugadores, todavía de vacaciones. La espera, sin embargo, tenía una sola expectación: ¿Cuándo firmaría su contrato Leo Messi? “Estábamos tranquilos, todos pensábamos que se iba a quedar”, cuenta uno de los azulgrana. El primero en enterarse de que el Barça le soltaba la mano al argentino fue Sergio Busquets, segundo capitán, uno de los más cercanos al rosarino en la plantilla. El viernes por la tarde, Busquets pasó por la casa de La Pulga en Castelldefels y se encargó de trasladar el mensaje al resto del grupo. “Fue un shock. Estamos muy jodidos”, comentan las mismas fuentes.

Joan Laporta, el presidente del Barcelona, fue a visitar a la plantilla a la Ciudad Deportiva. Pero no solo compareció para explicarles el adiós de Messi y para explicar la complicada situación económica que atraviese el club. Tenía algo que pedirles: “Hablad con los agentes, Piqué ya fue ejemplar y se bajó el salario. Ahora os toca también a vosotros”. Y miró a Busquets, Alba y Sergi Roberto. Se dieron cuenta, en ese momento, de que ya no había vuelta atrás: Leo Messi se marchaba del Camp Nou. “Es un golpe grande para nosotros. Estamos decepcionados con el presidente”, concluyen desde el vestuario.

Más información
Laporta ya no puede ser Laporta
El sinvivir sin Messi

Todos (menos Agüero, lesionado) estuvieron presentes en el acto de despedida de Messi en el Camp Nou. Lloró Piqué —su compañero desde el cadete A—, sorprendió la emoción de Ter Stegen, que había tenido más de un rifirrafe con el rosarino. “Aunque de vez en cuando no compartimos la misma opinión, siempre fuimos hacia la misma dirección y cada uno de nosotros creció como persona más allá de ganar o perder”, publicó el alemán en su cuenta de Instagram. “El ambiente en el vestuario en el Gamper era de mucha tristeza. Normal, ¿no? Se fue Leo”, comentaba un empleado del Barcelona. La desazón del grupo azulgrana, contrasta con la alegría en el PSG.

Uno de los primeros en comunicarse con Messi fue su amigo Neymar. “¿Quieres la 10?”, le preguntó el brasileño. El rosarino se negó. “Back together”, celebró Neymar. En el PSG le dieron dos opciones: el dorsal 30, con el que se estrenó en el Barça; y el 19, el número que uso en su primera campaña como jugador del primer equipo azulgrana. La reacción de Neymar no llamó la atención de nadie en París. Tampoco la felicidad de Di María y Paredes, sus compañeros en la selección argentina. Todos habían estado juntos en una cena en Ibiza la semana pasada. “Dale, venite al PSG”, le pidieron cuando nadie sospechaba la maniobra que se estaba elucubrando en Barcelona.

Sí sorprendió, sin embargo, la reacción de Sergio Ramos. Histórico enemigo del 10, su gran rival en los clásicos más ásperos de la Liga, el defensa andaluz no tardó en ponerse en contacto con el argentino. “Si tu familia y tú prefieren estar en una casa antes de que en un hotel, pueden quedarse en la mía”, le ofreció el excapitán del Real Madrid. “Sergio admira y respecta mucho a Leo. Antes, la situación era la que era, ahora lo defenderá como a uno de los suyos”, aseguran desde el entorno del central. La ronda de agasajos había comenzado el viernes, cuando el entrenador del PSG, Mauricio Pochettino lo llamó para abrirle las puertas del Parque de los Príncipes.

“Se encontrará con un grupo muy bueno. Además de sus amigos, también están Keylor, Ander Herrera… Es un vestuario en el que se habla castellano. Si ya se hablaba en la época de Tuchel, imagínate desde que está Pochettino”, explicó un empleado del PSG. “Es una ciudad de quesos, de comida, de arte y de cultura. Para deportes, el rugby. Lo último es el fútbol. Aquí pierdes tres partidos y nadie te parará en la calle para insultarte. Tu familia y tú se adaptarán sin problemas”, le explicó Leonardo, el director deportivo, a los Messi. En cada partido del PSG, para evitar robos, el club coloca seguridad en las casas de los jugadores.

La entidad de París se está encargando de conseguir una casa para Messi y también de buscarle colegio para sus tres hijos, Thiago, Mateo y Ciro, “Con toda (la fuerza) hacia una aventura nueva los cinco”, publicó su mujer Antonella, en Instagram. Pepe Costa, hasta la última temporada jefe de la oficina de atención al jugador del Barcelona, sombra de Messi en cada viaje, también se sumará al núcleo duro del argentino en París. No le faltará apoyo en el PSG.

Messi inicia un nuevo camino en Francia. Y el viernes dejó el grupo de WhatsApp del Barcelona.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS