LaLiga se la juega

La Asamblea de los clubes decide este jueves si acepta la oferta del fondo CVC como flotador financiero, acuerdo que la federación tacha de “ilegal, pésimo y lamentable”

Javier Tebas, junto a Florentino Pérez, en la Cadena Ser. / Jesús Álvarez
Javier Tebas, junto a Florentino Pérez, en la Cadena Ser. / Jesús ÁlvarezJESUS ALVAREZ ORIHUELA

Bajo un clima de alta tensión, la Asamblea del fútbol profesional español compuesta por los 42 clubes de Primera y Segunda División votará esta mañana si aprueba una inyección de 2.688 millones de euros procedentes del fondo de inversión CVC a cambio del 10,95% de los beneficios de LaLiga durante los próximos 50 años. La operación se ha encontrado con la fuerte oposición del Barcelona y del Real Madrid, que el martes anunció medidas legales contra Javier Tebas, presidente de la patronal, el responsable del fondo, Javier de Jaime, y contra CVC. Para los opositores al acuerdo, la cantidad a recibir por los clubes es inferior a la que se podría obtener. Para LaLiga y la mayoría de sus afiliados, esos 2.688 millones de euros son una tasación justa y un balón de oxígeno que permitirá el crecimiento individual de los clubes y por ende del valor de la competición a futuro. Para que el acuerdo sea ratificado, se necesitan 33 votos favorables, cifra que desde la patronal dan por asegurada.

“El acuerdo es bueno. Incluso a partir del quinto año podríamos recomprar lo que hemos vendido a CVC, pero no nos interesa porque es un excelente compañero de viaje para el futuro que nos ayudará a crecer en lo digital por su arraigo en este sector. Tiene más de 25 años de experiencia en inversiones en el deporte de alto nivel como la Fórmula 1”, sostienen desde la patronal. Si la votación es positiva, los clubes dispondrán de una línea de crédito sobre esos 2.688 millones de euros a bajo interés durante cuarenta años. Según el cálculo realizado conforme al reparto por derechos televisivos entre 2016 y 2020, el Barcelona recibiría 253 millones; el Real Madrid, 241; el Atlético, 181; el Sevilla, 119 y el que menos, el Elche, 10. El 70% de esas cantidades debería ir a infraestructuras. “Por ejemplo, al Sevilla le permitirá remodelar su estadio y acceder a unos mayores ingresos por billetaje y al Valencia poder terminar el nuevo campo que tiene parado desde hace años”, abundan en LaLiga. Los clubes defienden que vista la depreciación de los derechos de televisión de la Premier o la Bundesliga la alianza con CVC lo que busca es invertir en el negocio para potenciarlo y que no pierda valor y que por ello se ha instrumentalizado el carácter finalista del 70% del dinero para infraestructuras. El 15% está destinado a refinanciar deuda o compensar pérdidas y solo el 15% restante se podría emplear en inscribir jugadores.

Más información
CVC, el fondo que multiplicó por siete su inversión en Moto GP
La Federación Española de Fútbol se opone al pacto de LaLiga-CVC

Sin embargo, las bondades del pacto que pregona LaLiga no solo no satisfacen al Real Madrid y al Barcelona. Al ambiente guerra civilista que rodea a la votación se sumó este miércoles la Federación Española con un comunicado en el que tachaba el acuerdo de “ilegal” y también amenazaba con emprender acciones judiciales contra LaLiga. “La RFEF debe advertir, además, que no va a consentir que se reduzca durante esos cincuenta años la aportación al fútbol modesto que proviene de esos derechos audiovisuales. El Real Decreto Ley 5/2015 instauró un modelo de comercialización centralizada muy beneficioso para la LNFP, estableciendo unos controles y unas aportaciones obligatorias para determinadas finalidades. Si la LNFP pretende ahora saltarse los controles y disminuir las aportaciones a que el Real Decreto Ley le obliga, la RFEF se verá obligada a ejercer las acciones legales que procedan para defender sus derechos y los del fútbol no profesional. En este punto conviene recordar que el Consejo Superior de Deportes se encontraría en la misma situación que la RFEF”, rezaba el escrito federativo. Desde el punto de vista económico, la federación también ve “pésimo y lamentable de cara al futuro del fútbol español y, en cambio, fantástico para un fondo y otros posibles beneficiarios”. El texto federativo incluso discute que Tebas tenga capacidad legal para llegar al acuerdo que ha cerrado con CVC: “Si hay clubes que, con sus derechos inalienables e indisponibles por terceros, quieren endeudarse de manera voluntaria, no hay problema en que lo hagan, tanto si las condiciones se consideran de mercado como si son usurarias, pero no mediante un acuerdo ilegal que obliga a todos, mediante la falsa atribución a favor de la de derechos que no posee”.

Frentismo

La batalla de los comunicados y los contracomunicados es un clásico en las interminables guerras internas que padece el fútbol español en los últimos años. Al poco del comunicado de la federación surgió la réplica de la LaLiga que calificó la nota federativa de “inconsistente, falsaria y subjetiva”. El organismo que dirige Tebas asegura que el organismo que preside Luis Rubiales tuvo acceso “a la documentación íntegra de la operación con total transparencia” y que “no manifestó desacuerdo u oposición”. Además, la patronal añadió que “ha trabajado con numerosos candidatos y CVC es el mejor socio industrial posible tanto por la atractiva valoración a la que se realiza la operación como por su exitosa experiencia en el sector de derechos deportivos. Es el mayor fondo de inversión en deporte del mundo. No se entiende la consideración de cantidad de dinero poco significativa ante una operación cuya valoración equivale a 15,1 veces el ebitda en la última temporada, y que rebasa ampliamente la que se ha barajado en proyectos similares”. Y sobre una posible reducción de los ingresos de la federación que le corresponden por la comercialización de los derechos televisivos del fútbol profesional español, LaLiga fue contundente: “El proyecto en ningún caso olvida al fútbol no profesional, al contrario, ya que tiene entre sus objetivos destinar determinadas cantidades (96 millones de euros) a través del CSD y de la propia RFEF reforzando así las medidas de solidaridad legalmente ya previstas. Además de que los clubes ascendidos, contrariamente a lo afirmado por la RFEF, lejos de ver reducidos sus ingresos, verán un incremento sustancial de los mismos”.

El alineamiento de ambos bandos es otro clásico del frentismo que vive el fútbol español. Real Madrid, Barcelona y federación componen una potente triple alianza que se opone frontalmente a todos los proyectos en los que se embarca LaLiga. Al otro lado, batallan Javier Tebas y la mayoría de los clubes que le respaldan ante lo que consideran posturas insolidarias de los dos grandes del fútbol español para impedir su crecimiento y aluden al intento de la creación de la Superliga y al boicot al acuerdo con CVC como dos ejemplos palmarios.


Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS