Marc Tur: “Salgo del armario para ayudar como me ayudaron a mí”

El atleta confirma haber sufrido bullying en su vida por ser homosexual y quiere convertirse en un referente para ayudar a otras personas

El atleta Marc Tur durante la prueba de marcha en los Juegos Olímpicos de Tokio
El atleta Marc Tur durante la prueba de marcha en los Juegos Olímpicos de TokioCOE (Europa Press)

El 26 de julio pasado, lunes, en la rueda de prensa posterior a su medalla de oro en salto de trampolín sincronizado en los Juegos de Tokio, el británico Tom Daley declaró: “Me siento enormemente orgulloso al poder decir que soy gay y también campeón olímpico. Cuando era más joven nunca pensé que conseguiría nada por ser como soy. Que sea campeón olímpico demuestra que uno puede conseguir cualquier cosa”.

El atleta ibicenco Marc Tur (Santa Eulària, 26 años) estaba entonces viajando hacia Japón para participar en los Juegos Olímpicos. “Lo leí cuando lo dijo Tom Daley y pensé en compartirlo, pero estaba centrado únicamente en los Juegos”, dice, desde su casa en Eivissa, Tur, que el 6 de agosto quedó cuarto en los 50 kilómetros marcha disputados en Sapporo.

Una semana más tarde ha tuiteado: “Soy abiertamente gay, ni soy de los primeros olímpicos homosexuales en reconocerlo, ni espero ser de los últimos por el hecho de darle más visibilidad al colectivo. Ellos me ayudaron a romper con mis inseguridades, mis miedos y me enseñaron a luchar por lo que quiero sin importar”. Marc Tur es uno de los primeros deportistas españoles que sale del armario.

Pregunta. Mucha gente que lo ha leído ha comentado que qué sentido tiene poner ese tuit en la España de ahora, que ser gay está normalizado…

Respuesta. Para quien no le afecta, no pasa nada. Somos así, solo miramos a nuestro ombligo. Me han respondido cantidad de tuits; algunos, apoyando; otros, como todo, en contra.

P. ¿De verdad en España no hay un problema con los gais?

R. Hay homofobia y la sufro. Si no, no pondría estas cosas. No soy muy activo en las redes, pero últimamente cada vez lo soy más. Me compartieron una publicación, y lo he visto hoy porque después de todo esto del cuarto puesto Twitter me saturó. [en su Facebook, el 28 de junio, Día del Orgullo, Tur publicó una historia recordando Stonewall, y un activista la compartió el 6 de agosto, cuando consiguió el cuarto puesto]. Y cuando lo he leído hoy tranquilamente, me he dicho, obviamente, yo lucho por esta razón. Es algo que no puedo negar ni esconder.

P. ¿Quiere ser un ejemplo para otras personas?

R. Mi principal motivo ha sido ese, lo he hecho para ayudar porque a mí en mi día me ayudaron. No soy ni el primero, ni de los primeros, ni espero ser de los últimos. Todavía hay cosas que hacer. A mí hace años, cuando descubrí mi orientación sexual y supe que era gay, al principio no acababa de aceptarlo, por la sociedad... Sufrí bullying, sufrí una serie de problemas, homofobia... Yo ni siquiera había salido del armario. Y una vez fuera del armario también tuve varios encontronazos. No voy a decir nada nuevo porque, obviamente, se sabe que hoy en día sigue existiendo la homofobia y yo este tuit lo he puesto por si puedo ayudar, como me ayudaron a mí personajes públicos.

P. ¿En quién encontró ejemplo?

R. Daley fue uno de los mayores referentes. Tiene mi edad y le sigo desde sus primeros Juegos, que teníamos solo 14 años. Ver que él lo decía claramente y sin ningún tipo de represión, con total libertad, eso te hace quitarte tus inseguridades y pensar, vale, tengo que salir afuera y tengo que ser yo. No puedo vivir reprimido toda mi vida. Y luego también personajes públicos, como Javier Calvo, de Los Javis, me ayudaron a salir del armario y a llevarlo con más naturalidad.

P. ¿Pero es tan necesaria esa ayuda en estos tiempos?

R. Ojalá llegue un día en el que no haga falta que sea noticia, que sea normal. Ahora la gente me dice, si no nos importa… Y, vale, quizás a ti no te importa, pero hay personas a las que sí les importa, porque están sufriendo. Hay niños, adolescentes, e incluso me ha llegado a escribir gente que tiene 30 años y me ha dicho, muchas gracias por el esfuerzo, yo aún sigo en el armario y tengo 30 años. Se me parte el corazón al leer esto, la verdad.

P. Su gran actuación en los Juegos Olímpicos de Tokio también habrá servido para romper prejuicios…

R. La orientación sexual no te condiciona nada. La fisiología no tiene nada que ver con ella, para nada. Hay gente que me ha contestado, tú en tu casa haz lo que quieras, pero deja de decirlo por todos lados... A ver, no es una cuestión de lo que yo haga dentro de mi casa, no, es todo lo contrario. Es la repercusión que tiene esta condición. Y al final los gais, los homosexuales, no somos los más perjudicados. Yo soy al final de los que tienen más suerte, estamos más normalizados, pero una persona trans tiene muchísimas más complicaciones. Son temas muy polémicos, pero lo que más pena me da es que hay mucha gente que sufre, que lo pasa mal y que llega incluso al extremo, al suicidio, por los problemas de la sociedad que no deberían existir, pero existen. Si lo comparas con hace 70 años, hemos avanzado, y menos mal. Pero todavía queda mucho por avanzar.

P. ¿Usted ha sufrido homofobia en la práctica deportiva?

R. Yo, en el atletismo, con instituciones, con la federación, con el COE [Comité Olímpico Español], no he tenido ningún problema. El atletismo, el deporte, me ha servido un poco de refugio. Considero el atletismo un deporte supersano. Quizás en otros deportes no me sentía más cómodo, pero en el atletismo desde que empecé, y empecé con siete años, me he sentido siempre incluido y siempre he encontrado muy buen ambiente, un ambiente muy sano. El deporte es una herramienta de inclusión, y el olimpismo, justamente, también promueve eso.

P. Usted es médico. ¿Va a seguir dedicado solo al atletismo o va a compaginarlo?

R. Ahora mismo me centro solo en París. El MIR lo quiero hacer, pero después de haber terminado cuarto en Sapporo, de haberme quedado con la miel en los labios, quiero conseguir estar en los Juegos del 24 o, por lo menos, seguir luchando para estar en lo más alto. He dado un salto de calidad brutal y quiero seguir. No noto que haya tocado techo. Creo que puedo seguir. Es difícil una vez que te acercas a lo más alto seguir allí, y encima me cambian la distancia [los 50 kilómetros dejan de ser distancia olímpica]... El MIR va a estar disponible cada año, podré presentarme siempre. Ahora voy a por esto, a por París, lo tengo en mente ya. Y el MIR, para cuando toque. Y siempre preparado para luchar por una sociedad más justa.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS