Piqué rescata al Barça

El central se rebaja el sueldo para que Memphis y Manaj puedan jugar este domingo contra la Real Sociedad mientras LaLiga no había validado todavía la ficha de Èric García

El jugador del FC Barcelona Gerard Piqué, durante la presentación de la plantilla.
El jugador del FC Barcelona Gerard Piqué, durante la presentación de la plantilla.Alejandro García (EFE)

Memphis Depay, Èric García y Rey Manaj están a disposición de Ronald Koeman para el partido que el Barcelona disputa ante la Real Sociedad en el Camp Nou (20.00, Movistar LaLiga) después de que el club azulgrana haya pedido su inscripción en LaLiga. Los tres fueron dados de alta desde la entidad para el estreno de la competición gracias a Gerard Piqué. El segundo capitán se ha rebajado “significativamente” el sueldo y el club ha podido situar la masa salarial de la plantilla en consonancia con las exigencias de la LFP. La Liga, sin embargo, precisó que la documentación le fue remitida por la tarde, y no en el momento de su comunicación pública, y la estaba revisando: cuando cayó la noche del sábado, había aceptado las fichas de Memphis y Manaj y quedaba pendiente la de Eric.

Así se indica en un comunicado del Barça en el que se informa también de las negociaciones con Sergi Busquets y Jordi Alba, otros dos de los capitanes —el cuarto es Sergi Roberto y está a la espera de firmar su renovación—, “para llegar a una adecuación salarial” a partir de la “predisposición total y absoluta” de ambos a fin de aliviar el crítico momento del Barcelona. Al auxilio azulgrana han ayudado igualmente las salidas de Todibo al Niza (8 millones); Junior al Leeds (15); Trincão al Wanderers (6); Aleñá al Getafe (5) y Konrad al Marsella (3,5).

El gesto de Piqué ha recibido el aplauso del barcelonismo, así como de figuras como Carles Puyol, y ha sido utilizado como medida de presión hacia los miembros de la plantilla que hacen oídos sordos al SOS del club que preside Joan Laporta. Las conversaciones para desprenderse de Umtiti y Pjanic tampoco funcionaron y la falta de delanteros por las lesiones de Ansu, Dembélé, Coutinho y Agüero —aún no ha sido inscrito a diferencia de Emerson, que figura como recuperado de su cesión al Betis— favorecen la continuidad de Braithwaite y Manaj.

A falta de confirmación oficial, Piqué recuperaría parte o el total del sueldo rebajado —en las negociaciones de los jugadores con la junta se incluye la posibilidad de renunciar a las variables— una vez haya finalizado el contrato en 2024. A los 34 años, el central se ha convertido en el icono azulgrana, punto de referencia tras la partida de Leo Messi al PSG. Piqué, que en el futuro aspira a ser presidente del club y medió en el acuerdo de patrocinio con Rakuten, ya negoció de forma individual su renovación a la baja con la directiva de Josep Maria Bartomeu.

Optimista Koeman

Aquella actitud tomada en plena crisis por la pandemia fue calificada de individualista y propicia para dividir al vestuario después de que el futbolista se ofreciera como cabeza de turco del 2-8 encajado hace un año en Lisboa ante el Bayern en la Champions. Piqué se mantiene como líder del equipo y aumenta su ascendente después de la pérdida de Messi, al que se le adeuda un finiquito millonario pese a que su contrato había vencido en junio.

“Demuestra que son gente de casa, que llevan muchos años aquí y que quieren ayudar al club”, respondió Koeman cuando se le preguntó este sábado por la decisión de Piqué al tiempo que valoraba las negociaciones con Busquets, Alba y Sergi Roberto. “El club necesita ayuda en todos los sentidos, también de la afición”. Así, el entrenador se felicitó por la vuelta del público al Camp Nou, limitada a 22.000 aficionados, pese a que solo 15.280 socios de los 29.803 inicialmente posibles solicitaron acudir el partido —las localidades restantes se pusieron a la venta—.

“Estoy convencido de que el equipo que tenemos hará disfrutar a la gente. Hay un plantel muy fuerte para lograr cosas importantes. El equipo está preparado, ya no hay excusas, después de una buena pretemporada sin Messi”. Koeman cree que el argentino es un libro cerrado después de irse al PSG: “Se ha hablado mucho de Leo, el mejor jugador del mundo. Su salida es dolorosa para todos. Le echamos de menos, pero no podemos vivir del pasado”.

Más información
La Liga de todos y de nadie
El público vuelve a los estadios de la Liga de manera desigual

La ilusión del técnico se centra especialmente en la Liga porque “la Champions es otra cosa”. “Somos un equipo fuerte y podemos aspirar al máximo”, prosiguió. “Ya hemos visto que a veces el torneo lo ganan equipos que no tienen a los mejores futbolistas, de manera que se trata de ser un equipo. Los jugadores deberán dar un paso adelante”, advirtió para después elogiar a Memphis y Griezmann. “Espero mucho de Memphis”, explicó. “Aguardo al jugador que tuve dos años en la selección de los Países Bajos. Un delantero fuerte, rápido, efectivo e importantísimo. También me encanta trabajar con Griezmann; es un jugador de equipo, ayuda sin balón y siempre está alegre y anima”. Koeman apuntó que para algunos la ausencia de Messi puede ser una ventaja para su expresividad futbolística.

A Koeman, sin embargo, le sigue faltando un delantero —”si es posible vamos a intentar ficharlo”— y apuesta por dar continuidad a Pedri y Èric García pese a que no han gozado de descanso. “Han vuelto con mucho ánimo de los Juegos Olímpicos y tienen la cabeza puesta en el Barça”. Ambos están disponibles ante la Real junto con De Jong y Gavi.

El gran ausente será en cualquier caso Messi. El último partido que jugó el 10 con público en el hoy remendado Camp Nou —el club se ha gastado 1.800.000 euros en obras para tapar algunas grietas— se cerró con un gol suyo de penalti ante la Real Sociedad. Fue el 7 de marzo de 2020.

Ausente Messi, habla Piqué: “Somos el Barça y tenemos que ganar desde el primer día”, dijo el central al programa Good Morning América de la ABC.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS