El Valencia resiste penalti a penalti

Soler transformó en el minuto 87 la pena máxima que le dio el empate ante un buen Granada que pagó muy caro su único error en un duelo intenso y muy igualado

Soler transforma el penalti que colocó el 1-1 definitivo en Los Cármenes.
Soler transforma el penalti que colocó el 1-1 definitivo en Los Cármenes.Pepe Torres (EFE)

Penalti a penalti, ambos transformados por Carlos Soler de manera estupenda, el Valencia alcanza los cuatro puntos tras frustrar a un buen Granada, que tuvo el partido en sus manos, pero que pagó muy caro su único error grosero a lo largo del partido. A los 85 minutos, Puertas se hizo un lío al sacar un balón del área. Gayà, muy listo, le robó la pelota y el extremo andaluz lo derribó. Un voleón le hubiera solucionado todos los problemas al Granada. Las malas decisiones se pagan en el fútbol. Empató Soler para poner el punto final a un partido muy igualado, intenso, con muchos choques, en el que acabaron decidiendo los detalles. Por ejemplo, con el 1-1, un milimétrico fuera de juego en el último minuto impidió el gol de Montoro que hubiera supuesto el 2-1. El Granada jugó bien, ofreció un interesante despliegue táctico y acabó cediendo la igualada en una jugada que no debió ocurrir. El Valencia, invicto, espera fichajes y compite.

GRAGranada
Granada
1
Escandell, Carlos Neva, Luis Abram (Puertas, min. 45), Foulquier, Domingos Duarte, Germán, Gonalons, Monchu (Luis Milla, min. 45), Montoro, Bacca (Jorge Molina, min. 66) y Luis Suárez Charris (Machís, min. 71)
VAL Valencia
1
Valencia
Giorgi Mamardashvili, Gabriel Paulista, Gayá, Omar Alderete, Thierry Correia, Uros Racic, Cheryshev (Mouctar Diakhaby, min. 94), Wass, Carlos Soler (Jason, min. 91), Gonçalo Guedes (Manu Vallejo, min. 78) y Maxi Gómez
Goles 1-0 min. 15: Luis Suárez Charris. 1-1 min. 87: Carlos Soler.
Árbitro Carlos del Cerro Grande
Tarjetas amarillas Monchu (min. 44), Domingos Duarte (min. 47), Germán (min. 48), Omar Alderete (min. 64), Thierry Correia (min. 80) y Gonalons (min. 89)

El entrenador del Granada, Robert Moreno, preparó a conciencia el duelo ante el Valencia. La defensa de tres centrales, la colocación de dos puntas que se complementaron a la perfección y la simplificación del juego fueron las bases del estilo del equipo andaluz. El Granada le cedió el balón al Valencia y lo sorprendió en una jugada a los 16 minutos que seguramente resumió a la perfección lo escrito en la pizarra. La afición andaluza, que regresó a Los Cármenes, vibró con el gol al contragolpe en tres toques que se fabricaron Neva, Bacca y Luis Suárez.

La conexión colombiana explotó en una fantástica acción, que castigó el adelantamiento de la zaga ordenado por Bordalás. Un buen gol, sin duda, que supuso un espaldarazo a la idea de los locales. El Granada jugó con mucha inteligencia, con Bacca diseñando grandes pases y un trío de centrocampistas compuesto por Gonalons, Monchu y Montoro con autoridad en el juego. Ocurrió, no obstante, que el Valencia es un equipo que también sabe lo que hace. Mientras Bordalás espera fichajes, hace competir a un equipo que mantiene muy buenos jugadores. El Valencia respondió al buen partido del Granada con un aluvión de llegadas al área andaluza. Entonces fue un valenciano, el meta Aarón, el que sostuvo a su equipo. Hasta tres brillantes intervenciones frustraron a los de Bordalás. Donde no llegaba Aarón lo hacía Duarte, que salvó bajo palos un remate de su compatriota Guedes.

El duelo, muy igualado, lleno de disputas, se tiñó también de sangre después de dos encontronazos donde hasta cuatro jugadores necesitaron vendajes ante la contundencia de los golpes recibidos. No se regalaba ni un metro en una pelea casi sin cuartel entre dos equipos muy bien trabajados.

Moreno cambió el sistema en el segundo tiempo. El debutante Abram y Monchu salieron del terreno de juego y el técnico buscó más control y velocidad con Milla y Puertas. Lo que se encontró fue un Valencia mandón, que rozó el empate. Gozó de ocasiones ante un Granada diluido, que, sin embargo, se rehízo sobre todo a balón parado. Salvó Mamardashvili, de nuevo titular, un remate de Gonalons, hasta que Puertas se equivocó y Soler, un gran lanzador de penaltis, hizo el 1-1. Un castigo fuerte para el Granada, que se veía con un gran triunfo en el bolsillo. Igual que cuando Montoro anotó en el último minuto. El VAR detectó el fuera de juego del centrocampista después del toque de su compañero Duarte. El 1-1 ya sí fue entonces definitivo.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS