Lukaku agiganta al Chelsea

El campeón de la Champions apuntala con el delantero belga su zona más indefinida y se convierte en un equipo aún más temible gracias a su gran plantilla

El delantero del Chelsea Romelu Lukaku se prepara para tirar durante el partido contra el Arsenal en la segunda jornada de la Premier League
El delantero del Chelsea Romelu Lukaku se prepara para tirar durante el partido contra el Arsenal en la segunda jornada de la Premier LeagueJUSTIN TALLIS (AFP)

El fútbol a veces tiene sus certitudes y sobre el lazo trenzado entre Romeu Lukaku y el Chelsea existían pocas dudas de que el delantero belga era la pieza que le faltaba al campeón de Europa para convertirse en un equipo aún más temible y capacitado para defender con éxito su título continental sin minar lo más mínimo sus máximas aspiraciones a ganar la Premier.

A priori, este Chelsea tiene plantilla para disputar todos los títulos que se proponga. Es mucho más que un once titular. Thomas Tüchel tiene fichas para formar dos alineaciones altamente competitivas. Para alternar en las competiciones según las necesidades inmediatas, y jugar con los cambios, las rotaciones y todo lo que considere conveniente. En seis meses ha logrado que todos sus jugadores se sientan entre necesarios e importantes y se ajusten a un modelo táctico independientemente de ser titulares o suplentes. Cuando juegan todos saben lo que tienen que hacer y el acordeón que defiende siempre hacia arriba con las líneas muy escalonadas tiene casi siempre un sonido equilibrado.

El caso más significativo es el del español Marcos Alonso. Defenestrado absurdamente por Lampard, saltó a la titularidad con la llegada del técnico alemán, para luego perderla en beneficio de Chilwell que, con la Eurocopa con Inglaterra en el horizonte, acabó la temporada como indiscutible. Con el comienzo del nuevo curso y su incorporación más tardía por venir de jugar la final contra Italia, el lateral español recuperó el puesto y sus actuaciones se cuentan por sobresalientes, gol incluido de falta directa en el primer partido de Premier contra el Crystal Palace. Consecuencia directa: Tüchel tiene ahora dos titulares en la banda izquierda.

Y lo mismo ocurre en todas las posiciones. No es que tenga todos los puestos doblados, como casi todos los equipos con miras de campeones, es que tiene posiciones en las que juegue quien juegue el rendimiento colectivo tiene visas de no resentirse. Y además con jugadores polivalentes que pueden jugar en varias demarcaciones, con Azpilicueta como máximo exponente: central, lateral, derecha, izquierda.

Solo Lukaku, fichado del Inter por 115 millones, se antoja ya insustituible. No tiene la plantilla otro futbolista que pueda aportar lo que ya plasmó el domingo contra el Arsenal en su debut. Parecía como si llevara seis meses dentro de ese engranaje. Todo el juego ofensivo giró sobre su posicionamiento, sus desmarques. Todos le buscaban. Con su presencia arriba, los laterales (James y Marcos Alonso) jugaron casi como extremos por delante, incluso, de los interiores (Mount y Havertz). James dio el pase del primer gol y marcó el segundo.

Los propios interiores-media puntas aprovecharon los movimientos del belga para llegar al área desde la segunda línea con espacios libres. Los mediocentros (Jorginho y Kanté o Kovacic) utilizaron su magnífico juego de espaldas para enlazar con él y ganar metros en campo contrario. Lukaku parece echarse el equipo sobre sus hombros. Su mera presencia invitaba a jugar con él. Como hacía en el Inter de Conte con una organización táctica muy parecida (3-2-4-1/ 3-4-2-1). Allí la temporada pasada marcó 30 tantos y dio 10 pases de gol en 44 partidos. Sin olvidar los cuatro de la Eurocopa en cinco encuentros. Ya contra el Arsenal buscó la banda derecha como cebo para alejarse de los centrales, pero cuando tenía que estar en el área pequeña allí estaba, como en su primer gol a centro del lateral-extremo James.

A la espera inmediata del central sevillista Koundé y la posible llegada del rojiblanco Saúl, que podría jugar tanto en la posición de mediocentro como la de media punta, los poderes del Chelsea de Tüchel campeón de la Champions se visualizan en estos dos onces que, evidentemente, se pueden mezclar entre sí. Equipo titular: Mendy; Koundé, Christensen, Rudiger; Azpilicueta, Jorginho, Kanté, Marcos Alonso; Mount, Havertz y Lukaku. Segundo equipo: Kepa; Chalobah, Thiago Silva, Sarr; James, Kovacic, Loftus Cheek, Chilwell; Pulisic, Ziyech; Werner.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS