La nostalgia se apodera del tenis

El US Open despega subrayando el cambio de era: por primera vez en 24 años, no actúan en un grande Nadal, Federer ni Serena. Djokovic, que aspira a completar el Grand Slam, y Osaka son las referencias

Djokovic golpea la pelota durante un entrenamiento de esta semana en Nueva York.
Djokovic golpea la pelota durante un entrenamiento de esta semana en Nueva York.Sarah Stier (AFP)

De la transición entre Wimbledon hacia este US Open que arranca, Juegos Olímpicos mediante, el aficionado al tenis observa con nostalgia un escenario que si no es completamente nuevo, subraya a las claras lo que más pronto que tarde llegará: se acaba una época dorada. Mientras en la concurrida Times Square da botecitos de alegría Coco Gauff, una joven de 17 años que se emociona al verse en los paneles luminosos del céntrico rincón neoyorquino, en Flushing Meadows comienza la actividad y la nueva hornada reclama espacio a la vez que las ausencias siguen haciéndose notar. Inmenso vacío el que dejan Rafael Nadal, Roger Federer y Serena Williams.

Más información
FILE - In this Thursday, Aug. 5, 2021 file photo, Rafael Nadal, of Spain, reacts during a match against Lloyd Harris, of South Africa, at the Citi Open tennis tournament, in Washington. Rafael Nadal has pulled out of the U.S. Open and says he will not play tennis again this year because of a nagging foot injury, it was announced Friday, Aug, 20. The Spaniard sat out both Wimbledon and the Olympics because of fatigue after losing to Novak Djokovic in the French Open semifinals.  (AP Photo/Nick Wass, file)
Rafa Nadal y un año para el olvido
Tokyo (Japan), 31/07/2021.- Novak Djokovic of Serbia reacts during the Men's singles Bronze medal match against Pablo Carreno Busta of Spain during the Tennis events of the Tokyo 2020 Olympic Games at the Ariake Coliseum in Tokyo, Japan, 31 July 2021. (Tenis, Japón, España, Tokio) EFE/EPA/RUNGROJ YONGRIT
El fuego apagado de Djokovic y Osaka

Paradójicamente, cuando el deporte de la raqueta celebra que sus gradas vuelven a estar a rebosar, cien por cien de aforo permitido siempre y cuando se presente la prueba de vacunación contra la covid, el cartel pierde a tres de los jugadores más icónicos de la era moderna. El español (35 años) sufre silenciosamente del pie izquierdo, las cirugías no terminar de remendar la rodilla derecha del suizo (40) y la estadounidense (a un suspiro de los 40 también) asume con resignación que su físico le da para lo que le da, y que la posibilidad de alcanzar la plusmarca histórica de la australiana Margaret Court, 24 grandes, es cada día más remota y más ilusoria. En resumidas cuentas, 24 años después, ninguno de ellos figura entre la nómina de los participantes.

No ocurría desde 1997, cuando Williams dejó atrás la aclimatación al profesionalismo y la temporada siguiente se adentró ya en el territorio de los grandes por la vía australiana. Después irrumpió Federer, presente por primera vez en un major en el Roland Garros de 1999, cuando lucía coleta y todavía corregía algunos malos modos. Y luego apareció el tercer gran dominador, Nadal, que en 2003 ya paseó sobre la hierba de Wimbledon y el cemento de Nueva York, donde hoy se les añora y empiezan a florecer nuevas figuras. Padecen los tres, se abren nuevas puertas y se reafirma la sensación de que el paso de página cobra fuerza. Aunque se resista, el tenis asume y diseña la nueva era.

“Llevo un año sufriendo más de lo que debería”, expone el mallorquín, que este curso ha jugado menos que nunca (29 partidos distribuidos en siete torneos) y que desde hace tiempo se dosifica meticulosamente, aprendiendo a escuchar a su cuerpo; así ha logrado tener continuidad –desde 2015 solo se había perdido un major hasta el parón originado por la pandemia–, pero no librarse de las lesiones. Sin rasguño quirúrgico alguno hasta 2016, Federer –13 partidos en cinco eventos este ejercicio– contabiliza cuatro operaciones desde entonces y no tiene fecha de regreso a la competición, a la espera de ver cómo reacciona finalmente la articulación mientras sus feligreses tiemblan. Entretanto, los males de Serena –18 partidos en seis torneos en este 2021– son ya recurrentes y sus abandonos por cuestiones físicas ya no sorprenden.

La respuesta de Nole

Acordándose de los tres, el US Open –también sin Dominic Thiem, vencedor en 2020– despega en el asfalto de Nueva York planteando otro escenario completamente abierto en el cuadro femenino, con la japonesa Naomi Osaka como principal foco de atención, y con todos los ojos puestos en Novak Djokovic. El serbio, de 34 años, está a tan solo siete pasos de lograr su 21º grande, de modo que coronaría en solitario la cima mundial del tenis masculino, mirando ya por el retrovisor a Nadal y Federer. En cualquier caso, el presente y el pasado invitan a caminar con pies de plomo al número uno. La gigantesca Arthur Ashe fue, al fin y al cabo, el marco en el que hace un año protagonizó el incidente insólito con una juez de línea.

Naomi Osaka, en los aledaños de la Pista Arthur Ashe.
Naomi Osaka, en los aledaños de la Pista Arthur Ashe.KENA BETANCUR (AFP)

Después de aquel pelotazo involuntario que le descalificó y que para algunos simbolizaba la pérdida de un tren sin retorno, Nole se enderezó y regresó por todo lo alto. Venció en Melbourne, redobló su apuesta en Roland Garros y atrapó en el histórico a sus dos grandes rivales con un triunfo aplastante en Wimbledon. Luego, sin embargo, sufrió el colapso olímpico de Tokio y ahora está en el aire cómo reaccionará y comprobar si ha sido capaz de remontar tanto anímica como físicamente, dado que el golpe le dejó “vacío”, como así reconoció. Con 43 partidos en las piernas y cuatro trofeos más en sus vitrinas, el de Belgrado será el indiscutible hombre a batir.

El póquer: de Budge a Graff

Djokovic no compite desde Tokio y vuelve al cuadrilátero (el martes frente al danés Holger Rune, 1.00, Eurosport) con la opción de ganar el cuarto grande del año y sellar el Grand Slam, hito alcanzado únicamente por Don Budge (1938), Maureen Connolly (1953), Rod Laver (1962 y 1969), Margaret Court (1970) y Steffi Graf (1988). “Me haría feliz que entrase en el club”, dice el elegante Laver, el último tenista masculino que consiguió el póquer. Federer se quedó a un solo bocado en 2004, 2006 y 2007; Nadal en 2010, cuando se le resistió el Open de Australia; y el propio Nole en 2011 y 2015, derrotado por entonces en las semifinales y la final de París, de manera respectiva. Serena, por su parte, lo tuvo a tiro en 2015, pero cedió en Nueva York.

“Sé que Medvedev [25], Zverev [24] y Tsitsipas [23] también están listos para ganar. Del 1 al 10, tengo un 11 de confianza… O, mejor dicho, un 21”, bromeaba en la antesala. “Estamos aquí para impedir que Novak triunfe otra vez”, precisa el primero con los colmillos afilados. “Los jóvenes estamos dando espectáculo y en el futuro nos repartiremos los títulos, pero no creo que se repita lo del Big Three. Eso solo ocurre una vez en la historia”, añade el alemán. “Tenemos el nivel suficiente para lograr un Grand Slam”, se suma el griego mientras la grada salvaje de Nueva York echa en falta a los gigantes. Sin Nadal, Federer ni Serena, el tenis sigue día a día regenerándose.

Consulta los Resultados de la jornada / Orden de juego del martes.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS