TENIS | US OPEN
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un nuevo (y preocupante) paisaje

Vuelvo a Nueva York y veo muchas caras nuevas que no reconozco, así como un modelo de tenis acorde a lo que pide el mundo actual, donde solo sobrevive el consumo rápido

Aficionados presencian un partido en la primera jornada del US Open, con la Pista Arthur Ashe al fondo.
Aficionados presencian un partido en la primera jornada del US Open, con la Pista Arthur Ashe al fondo.AL BELLO (AFP)

Regreso al US Open cuatro años después del triunfo de mi sobrino en la edición del 2017 contra el sudafricano Kevin Anderson y me encuentro con un torneo que está intentando volver a una normalidad que, para mí, y por motivos distintos, es difícil de recuperar. La razón primera y la que más me afecta, por supuesto, es la ausencia de Rafael, que presumo y deseo temporal. Pero también he de destacar lo raro que se me hace que no estén tampoco Roger Federer, ni Juan Martín del Potro, ni Serena Williams, ni Stanislas Wawrinka, ni David Ferrer, por poner unos cuantos ejemplos.

En cambio, me he encontrado con muchas caras nuevas y con una renovación del grueso del cuadro, de la que hemos ido hablando muy repetidamente en estos últimos años debido al dominio tan prolongado de lo que se ha denominado el Big Three. El nuevo paisaje creo que ya es un hecho. Todos estos chavales que no reconozco serán los que van a marcar la pauta los próximos años, cuando paulatinamente se vayan retirando los pocos que aún quedan de la anterior escuela.

Más información
NEW YORK, NEW YORK - AUGUST 28: Novak Djokovic of Serbia returns the ball during a practice session prior to the start of the 2021 US Open at USTA Billie Jean King National Tennis Center on August 28, 2021 in the Queens borough of New York City.   Sarah Stier/Getty Images/AFP
== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==
La nostalgia se apodera del tenis
Todos los textos de TONI NADAL

Es cierto que Novak Djokovic no solo sigue ahí, sino que se postula un año más como uno de los favoritos y que tenemos en el listado español a nuestros eternos y comprometidos Feliciano López y Fernando Verdasco, quienes como única novedad, viajan ahora con sus esposas e hijos. Empiezo a sospechar felizmente que no se van a jubilar jamás.

Los organizadores siguen aplicando unas estrictas medidas anticovid que dificultan un poco nuestra vida, con estancias obligadas en los hoteles asignados, tests cada tres días y con la reducción a cuatro miembros por equipo, incluido el jugador. Pero son este cuidado y precauciones, precisamente, los que parece que harán posible la celebración del Grand Slam norteamericano con las gradas llenas en todo el complejo de Flushing Meadows.

Otro de los rasgos que me impiden reconocer la normalidad a la que yo estaba acostumbrado es la velocidad de la bola que he podido ver en los entrenamientos de los primeros días. Parece ser que existe una única táctica: pegarle lo más pronto y lo más fuerte posible, con brutalidad, pero no solo en el saque, sino sobre todo en el resto. Deduzco que, en muy poco tiempo, cuando el relevo sea definitivo, este será el único tenis que vamos a ver: un modelo acorde a lo que pide el mundo actual, donde solo sobrevive el consumo rápido, impaciente por darse a sí mismo por concluido.

Yo sé que esta percepción no es nueva y recuerdo que nada más entrar nosotros en el circuito profesional Joan Bosch, el entrenador de Carlos Moyà, de hecho, me hizo el mismo comentario que hago yo hoy: “Los jóvenes de hoy día le pegan cada vez más fuerte a la bola”.

La diferencia estriba en que hasta ahora la creciente velocidad del tenis no había llegado a impedir estilos y concepciones del juego diversas e, incluso, opuestas. Pero estoy temiendo que la especialización de los tenistas actuales en dar golpes endiablados como un disparo va a acabar en poco tiempo con la perspicacia, el juego con personalidad y la variedad táctica.

Espero que los dirigentes del tenis sean capaces de promover un cambio que nos devuelva la riqueza de la que ha gozado nuestro deporte y que lo proteja de convertirse en un juego carente de imaginación.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS