Verstappen se escabulle de Mercedes

El holandés se da un baño de multitudes en Zandvoort, donde la escudería alemana se precipita en su emboscada. Alonso termina el sexto y Sainz, el séptimo

Max Verstappen, al frente de la prueba en el circuito de Zandvoort
Max Verstappen, al frente de la prueba en el circuito de ZandvoortPIROSCHKA VAN DE WOUW (Reuters)

La llegada de Red Bull a la gresca por el título ha abierto la puerta a la dimensión de la estrategia, uno de los elementos que hace de la Fórmula 1 una disciplina distinta a muchas otras. Hasta ahora, la superioridad de Mercedes era tan brutal que las Flechas de Plata, sobre todo la de Lewis Hamilton, podían afrontar las carreras a pelo, sin que sus ingenieros tuvieran la necesidad de romperse el coco para elaborar el plan más eficiente. Básicamente era arrancar y salir zumbando sin que nadie pudiera siquiera plantearse molestarles. Sin embargo, la coyuntura que ha entrado en escena este curso, marcada por el límite presupuestario y la reformulación de la normativa prevista para 2022, le ha ofrecido al equipo energético una oportunidad de oro para disfrute de Max Verstappen, un león enjaulado que lleva más de seis años esperando su momento. Viéndole conducir esta temporada, parece que ese momento ha llegado.

En Zandvoort (Países Bajos), ante una legión de aficionados entregados a su descomunal talento, el holandés pudo escabullirse de la emboscada que le paró Mercedes, que utilizó sus dos coches para tratar de hacerle un sándwich. Pero la jugada no le salió bien a la marca de la estrella, que se precipitó al lanzar su ataque antes de tiempo y dejó una rendija por la que se coló Verstappen. La apuesta del constructor alemán se basaba en forzar la segunda visita a los talleres de Mad Max para colocarle entre Bottas, líder provisional, y Hamilton. Pero los estrategas llamaron muy pronto al británico (vuelta 40) y se pegaron un tiro en el pie para suerte del héroe local, una auténtica apisonadora implacable desde el viernes, reforzada el sábado con la pole y rematada el domingo con su séptima victoria de este 2021. Un triunfo que le permite al chico de Hasselt recuperar el liderato de la tabla general, aunque con un margen mínimo, de solo tres puntos, sobre el actual campeón, Hamilton. El corredor de Stevenage sabe desde hace días que este ejercicio no será como los últimos, y que le tocará sudar más de lo habitual. Prueba de ello fue la tercera parada en los talleres, un riesgo si se tiene en cuenta que lo único que había en juego era el punto que se lleva el autor de la vuelta rápida. “No parece que hayamos sacado demasiada ventaja. Hemos utilizado nuestra baza demasiado pronto”, lamentó Hamilton por la radio, consciente de haber malbaratado el único comodín que tenía a su alcance.

MÁS INFORMACIÓN
Verstappen hace hervir Zandvoort

El podio lo completó Bottas, incapaz en todo momento de seguir el ritmo de los dos primeros y que ya comienza a hacer el petate para mudarse, presumiblemente a Alfa Romeo, dejando así su volante para la llegada de George Russell. Fernando Alonso terminó el sexto, justo por delante de Carlos Sainz.

“Las expectativas eran muy altas antes del fin de semana y no fue fácil cumplirlas, como todo el mundo se puede imaginar. Mercedes nos complicó mucho las cosas, pero les contrarrestamos muy bien”, resumió Verstappen, abrigado con la bandera de los Países Bajos y entre una espesa niebla naranja.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS