Kosovo tensa a España

La selección disputa este miércoles en Pristina un duelo vital en el camino mundialista, un encuentro rodeado además de la polémica diplomática

Luis Enrique y Busquets, ayer en el entrenamiento.
Luis Enrique y Busquets, ayer en el entrenamiento.Pablo García / RFEF (RFEF/EFE)

Las terrazas del boulevard Bill Clinton y las adyacentes a las letras que conforman la palabra Newborn, un monumento que homenajea la independencia de Kosovo en la capital, Pristina, están ocupadas en su mayoría por jóvenes que consumen distendidos refrescos y café.

Unos metros más allá, la tensión se corta por momentos en la sala de prensa del estadio Fadil Vokrri, donde España se enfrenta este miércoles (20.45, TVE1) a la selección local. España no reconoce como país a Kosovo y los medios locales, en la comparecencia de Pablo Sarabia, preguntan al jefe de prensa de la selección española por qué siempre se refiere a su equipo como selección local. “Yo no estoy aquí para responder preguntas y hacer la rueda de prensa”, zanja el responsable de prensa español.

Más información
España, más puntería como vía para evitar la repesca
De final en final hasta el Mundial de Qatar
España se mete en un lío

Poco antes, Luis Enrique fue inquirido por el ambiente que espera esta noche. “Tenemos una atmósfera perfecta para jugar y estamos al margen de la política. Venimos a jugar un partido de fútbol y lo único que me preocupa es superar al rival”, respondió el seleccionador español.

Por asistencia, el ambiente estará menos caldeado de lo esperado. Las restricciones por el aumento de contagios de covid-19 han rebajado el número de espectadores de 3.800 a 1.200. Probablemente, como sucedió en el último partido ante Grecia, que tampoco reconoce a Kosovo como país, los aficionados locales no se levanten cuando suene el himno español en señal de protesta.

Bajo ese paisaje ambiental, España necesita sumar otra victoria y golear para tratar de ser primera de grupo por delante de Suecia y evitar la repesca. “Hay que intentar ganar todos los partidos, pero cada vez es más difícil. La manera de presionar a Suecia es ganar nuestros partidos, pero este de Kosovo va a ser de los más complicados, de los más difíciles, y lo va a ver todo el mundo. Kosovo tendrá el apoyo de su público, juega bien y busca al contrario. Lo hacen bien y merecen más puntos de los que llevan [cuatro en cuatro partidos]”, advirtió Luis Enrique. “Cuando un equipo no se encierra atrás, son valientes, atrevidos y lo hacen bien, tienes que estar muy fino en la presión alta. Es un equipo que te complica la vida”, aventuró el preparador asturiano.

Las rotaciones con respecto a al partido ante Georgia apuntan a la vuelta de Jordi Alba al lateral izquierdo, a la de Koke y Busquets en el centro del campo, y a Morata como referencia en ataque. La gran duda está en si Luis Enrique seguirá confiando en Marcos Llorente como volante o le devuelve al lateral derecho.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS