El Real Madrid rinde al Tenerife y se cita de nuevo con el Barça en la final de la Supercopa en su pulso voraz

Los de Laso, liderados por Yabusele y Causeur, sufren para imponerse al anfitrión (70-72) y pierden a Rudy tras una fea lesión de rodilla. 19º duelo directo por un título entre blancos y azulgrana desde 2011

Yabusele pelea por un rebote entre Doornekamp y Sulejmanovic. acbphoto
Yabusele pelea por un rebote entre Doornekamp y Sulejmanovic. acbphoto
Supercopa - semifinal - jornada 1Así fue
Real Madrid
Real Madrid
72 70
Finalizado
Lenovo Tenerife
Lenovo Tenerife

El Real Madrid y el Barça, que se han repartido 26 de los últimos 30 títulos nacionales disputados (17 conquistados por los blancos y nueve por los azulgrana), se jugarán también este domingo el primer trofeo de este curso, la Supercopa (18.30, hora peninsular; #Vamos). Madridistas y culés disputarán la 19ª final entre ellos desde 2011, periodo en el que solo han concedido cuatro alegrías a sus rivales. En su carrera voraz, el duopolio que gobierna el baloncesto español solo ha dejado escapar cuatro trofeos en este tiempo: dos Supercopas (las ganadas por Gran Canaria y Valencia en 2016 y 2017) y dos Ligas, la de 2017, que logró el Valencia ante el Madrid, y 2019, que ganó el Baskonia al Barça.

En Tenerife, Madrid y Barça llegaron a la pelea por el título por dos caminos muy distintos. Alfombrado para los azulgrana, que en la primera semifinal abrumaron a un Valencia destartalado por las bajas con una exhibición de intensidad que derritió a su rival en apenas 10 minutos. Escarpado para los blancos, que sufrieron sobremanera para derrotar a los anfitriones, el Lenovo Tenerife, a fuerza de resistencia. Higgins, Laprovittola y Davies lideraron a un Barça que compitió, sobre todo, contra sí mismo. Mientras que Yabusele y Causeur rescataron al Madrid, a remolque en el marcador durante 27 minutos tras encadenar una secuencia de 0 de 17 en triples (4 de 28 al final).

MÁS INFORMACIÓN

”El partido lo ganamos atrás”, resumió Laso tras rendir al Tenerife, en un análisis en el que elogió la resiliencia de los suyos y la aportación de los fichajes. Especialmente de Yabusele (15 puntos y 8 rebotes), que sostuvo a su equipo a contracorriente, y Williams-Goss, clave en la remontada madridista con ocho puntos que cambiaron el aire al partido en el tramo decisivo. A falta de 12 minutos en Madrid perdía por 10 puntos (52-42, m. 28). Pero los blancos armaron un parcial de 3-17 con el que encontraron a tiempo la remontada y la salida del laberinto (55-59, m. 34).

Al contrario que en cursos anteriores, en los que la continuidad y la memoria reducían sus periodos de rodaje, el Madrid de esta temporada es un nuevo Madrid tras una década de estabilidad y quintetos de carrerilla. Este verano, el club blanco ha acometido una revolución similar a la que realizó en 2014. Entonces, ficharon un quinteto nuevo: el formado por Campazzo, Rivers, Maciulis, Nocioni y Ayón y, con la sacudida, llegó la Euroliga. Esta vez también, otro lote completo, con Heurtel, Williams-Goss, Hanga, Yabusele y Poirier (si contamos con que su incorporación se adelantó unos meses para ayudar en los playoffs de la pasada Liga).

En busca de los automatismos perdidos, Laso recurrió al paisanaje y reunió en el quinteto inicial a sus cuatro jugadores franceses (Heurtel, Causeur, Yabusele y Poirier). Pero el Tenerife, mucho más consolidado, impuso su amoldamiento a la pizarra de Vidorreta y mejoró la velocidad de reacción desde los tacos de salida. Sulejmanovic primero y Shermadini después cogieron carrerilla rápidamente (12-6, m. 5). Para entonces, los anfitriones lucían un 2 de 3 en triples frente al 0 de 5 de su rival, ofuscado desde el perímetro e impaciente en cada ataque.

MÁS INFORMACIÓN

Se esmeró Hanga en contener a Fitipaldo y Huertas, pero el Madrid siguió sin encontrar la brújula ni la forma de sacudirse la presión tinerfeña. Dos asistencias en 16 minutos (tres en toda la primera mitad) retrataron la espesura de los blancos, incapaces de correr. Y la incorporación de Tavares tampoco tuvo la influencia inmediata esperada por Laso. Los destellos puntuales de Heurtel y el empeño de Yabusele fueron el único alivio madridista mientras Shermadini continuaba haciendo camino (32-22, m. 16). La estadística mostró varios agujeros en el plan madridista. La superioridad en el rebote otorgó el mando de las operaciones al Tenerife y el triple se convirtió en una condena para el Madrid (0 de 15 al descanso). “Esto es baloncesto y hay que meter canastas. Hemos estado correctos en defensa y eso nos ha permitido aguantar, pero ellos juegan de memoria y tenemos que mejorar”, analizó Laso en el entreacto.

Rudy tras caer lesionado. acbphoto
Rudy tras caer lesionado. acbphoto

A falta de 5m 15s para cerrar el tercer cuarto y después de un 0 de 17 en triples, Hanga logró el primer bingo madridista desde el perímetro y a su estela los blancos se colocaron a tres puntos (45-42). Pero la alegría madridista duró un suspiro. Rudy se marchó a los vestuarios entre gestos de dolor y sin poder apoyar la rodilla izquierda tras un mal gesto al intentar rescatar un balón; llegó la cuarta falta de Tavares y, al son de Marcelinho, el Tenerife armó un parcial de 10-0 (52-42, m. 28). Con todo en contra, Williams-Goss (8 puntos en ese tramo) protagonizó el paso al frente que necesitaba el Madrid y, con el segundo triple de los blancos en 23 intentos, colocó a su equipo por delante en el marcador poco después. La salida de Emir Sulejmanovic del partido por un golpe en la ceja descompuso al Tenerife. El parcial del conjunto de Laso creció hasta un 3-17 (55-59, m. 34). Poirier y Tavares cometieron la quinta falta, el Madrid se quedó desguarnecido y sin techo, y a Shermadini se le despejó el camino con Yabusele como único grande enfrente. Pero el pulso entre el small-ball madridista y la percusión del Tenerife lo resolvió Hanga con un triple crucial. La sentencia la firmó Causeur con un tiro libre que rindió definitivamente al anfitrión. Será la 30 final del Madrid de Laso sobre 41 posibles.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción