Oyarzabal acaba con el Cádiz

El delantero anota dos tantos para que los vascos sumen su tercera victoria consecutiva

Oyarzabal anota, de penalti, el segundo gol de la Real ante el Cádiz.
Oyarzabal anota, de penalti, el segundo gol de la Real ante el Cádiz.Román Ríos (EFE)

Un balón en largo de Elustondo encontró la cabeza de Oyarzabal para marcar un gol que acabó con la resistencia del Cádiz. En ese minuto 71 cambió el rumbo de un partido en que la Real Sociedad parecía aburrida, sometida por el planteamiento del conjunto andaluz. En ese balón que no supo defender el Cádiz cavó su tumba después de tanto trabajar. El cansancio se notó en el equipo andaluz en el tramo final del partido. No le sentaron bien los cambios ordenados por Álvaro Cervera y la Real pudo por fin imponerse en un duelo muy igualado, que se movió más por donde quiso el Cádiz que lo que propuso la Real. Los andaluces se quedaron sin fuerzas y la Real aprovechó bien la situación para llevarse los puntos en un chispazo de calidad.

CADCádiz
Cádiz
0
Jeremias Ledesma, Marcos Mauro, Isaac (Martín Calderón, min. 84), Luis Espino, Cala, Jens Jonsson (Milutin Osmajic, min. 58), Fali, Salvi, Álex Fernández (Tomás Alarcón, min. 58), Negredo (Álvaro Jiménez, min. 58) y Rubén Sobrino
RSO R. Sociedad
2
R. Sociedad
Remiro, Gorosabel (Zaldua, min. 89), Aihen Muñoz, Elustondo, Robin Le Normand, Oyarzabal (Julen Lobete, min. 89), Ander Guevara, David Silva (Martín Zubimendi, min. 78), Merino, Portu (Januzaj, min. 72) y Isak (Syrloth, min. 72)
Goles 0-1 min. 70: Oyarzabal. 0-2 min. 83: Oyarzabal.
Árbitro Alejandro Muñiz Ruiz
Tarjetas amarillas Negredo (min. 16), Luis Espino (min. 41) y Cala (min. 54)
Tarjetas rojas Cala (min. 82)

Fali se había impuesto a Silva como el propio Cádiz a la Real Sociedad hasta que en el minuto 64 Ledesma salvó un gol cantado ante Isak. Por fin el equipo vasco le había creado una ocasión a un perfecto competidor como es el Cádiz, capaz de llevar el partido siempre a su terreno, con Fali haciendo un gran partido de pivote defensivo y un espíritu encomiable de lucha y colocación. Ahí giró el choque.

El primer gol de Oyarzabal acabó con los locales. Con el Cádiz buscando el empate, el espigado delantero Sorloth, que había entrado por Isak, se fabricó una gran jugada que acabó en un claro penalti que Oyarzabal anotó con precisión. Cala vio, además, la segunda amarilla. Oyarzabal, que alcanza ya los cuatro tantos, aupó a una Real Sociedad que ya suma tres triunfos seguidos.

El Cádiz tuvo el mérito de contener a la Real su efectivo y tradicional planteamiento. Los de Cervera no tuvieron ningún problema en darle el balón al conjunto vasco, que vivió un auténtico espejismo. Parecía que la Real dominaba el partido, aunque, realmente, ocurría todo lo contrario. La sinfonía de pases en corto de los visitantes apena inquietaba a un Cádiz con Fali jugando de centrocampista defensivo y Cala y Mauro, la vieja guardia, sosteniendo de manera perfecta a Isak. Replegado y ordenado, el Cádiz no tuvo el más mínimo problema para sostener el asedio de los realistas, un monopolio del balón que jamás se tradujo en peligro en un primer tiempo de una enorme intensidad.

Los espectadores andaluces celebraron cada intervención de Fali con emoción. El cadista no solo fue un muro en el centro del campo, sino que se inventó un taconazo a Espino en una acción que acabó en el larguero de la portería de la Real tras un fallido despeje de Aihen Muñoz. Negredo disparó algo desviado y el gol no llegó. El Cádiz había contenido a la Real hasta desesperarla, con futbolistas como Merino y Portu muy espesos. Solo Isak creó algo de peligro con un disparo ajustado desde fuera del área. De añadido, había creado la mejor ocasión del partido de este primer tiempo entretenido, de pocas ocasiones y mucha igualdad.

La Real cambió el desarrollo del encuentro el tramo final del choque. El Cádiz se derrumbó después del gol de Oyarzabal, mostrando sus carencias frente a un rival técnicamente superior. De cabeza primero y con un sutil toque al lanzar el penalti, Oyarzabal fue destrozando las esperanzas de los locales. El Cádiz fue fiable mientras le duraron los fuerzas, pero no supo que hacer casi nunca con el balón en ataque. La Real alcanza los nueve puntos y no ha recibido un gol en los últimos tres encuentros, saldados con victorias. El Cádiz, con un inquietante dos de 12 puntos, debe mejorar algunas cosas. Sobre todo en ataque. Su propuesta pasa solo por defenderse muy bien. Para ganar en Primera se necesita también crearle peligro al rival.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS