El Betis tira de plantilla y acaba con Osasuna a la contra

Willian José y Juanmi, los cambios de Pellegrini, marcan las diferencias (1-3)

Fekir se escapa del marcaje de Brasanac
Fekir se escapa del marcaje de BrasanacJesús Diges (EFE)

El Betis mantuvo su buena racha en el feudo de Osasuna, donde no pierde desde 2014, con un triunfo solvente ante un rival que se vio superado por la amplitud de plantilla del equipo verdiblanco. Con empate en el marcador (1-1), Manuel Pellegrini metió en el campo a Juanmi y Willian José, los futbolistas que acabaron marcando las diferencias. El Betis ofreció un gran despliegue al contragolpe, siendo muy eficaz con espacios por delante. En los últimos tres partidos, el Betis ha marcado nueve goles. Es un equipo que se maneja bien en ataque, aunque tenga algunos problemas en defensa. Osasuna se agarró al partido y tuvo sus opciones en algunas maniobras de Kike García, pero no tuvo más remedio que rendirse ante la calidad del cuadro verdiblanco, que en un chispazo hizo el 1-2 para acabar con la resistencia navarra.

OSAOsasuna
Osasuna
1
Herrera, Aridane, Nacho Vidal, Manu Sánchez, David García, Brasanac, Lucas Torró (Iván Martínez, min. 84), Jon Moncayola (Oier, min. 76), Kike García (Chimy Ávila, min. 76), Rubén García (Javi Ontiveros, min. 72) y Roberto Torres (Robert Ibáñez, min. 84)
BET Betis
3
Betis
Bravo, Montoya, Edgar González, Kike, Álex Moreno, Guido Rodríguez, Aitor Ruibal (Juanmi, min. 74), Nabil Fekir (William Carvalho, min. 89), Guardado, Canales (Joaquín, min. 86) y Borja Iglesias (Willian José, min. 74)
Goles 0-1 min. 20: Kike. 1-1 min. 38: Kike García. 1-2 min. 79: Juanmi. 1-3 min. 92: Willian José.
Árbitro Juan Martínez Munuera
Tarjetas amarillas David García (min. 25) y Brasanac (min. 79)

El tercer gol, en el minuto 93, fue una pequeña obra de arte. Juanmi descargó sobre William Carvalho, que condujo hasta el centro del campo, donde envió un medido pase a Willian José. El toque del brasileño fue espectacular para batir a Herrera. El Betis ganó y alcanza los nueve puntos en la tabla.

Osasuna y Betis jugaron en definitiva un buen partido en El Sadar. El equipo andaluz volvió a ser refrescado por un entrenador que le tiene tomada la medida. La influencia positiva de Pellegrini se alarga por momentos. Con las bajas de los centrales titulares, Pezzella y Víctor Ruiz, más Bartra lesionado, el chileno le dio la alternativa a Kike Hermoso, del filial. Lo primero que hizo el canterano fue dar un regate en el área pequeña a los tres minutos. Lo segundo, propinar un manotazo a Kike García. Su tercera aparición fue estelar, porque marcó de un potente derechazo dentro del área después de un rebote. El Betis se había adaptado a la perfección al ecosistema de El Sadar, con Guido y Guardado ganando los segundos balones, más Fekir y Canales proyectando al equipo en ataque.

Osasuna sufrió, sin espacios para correr, con menos centros al área de los que le son habituales. Pero es un buen equipo, que suele aprovechar las concesiones del rival. El Betis se vino tan arriba que Canales quiso despejar un balón con el tacón ante la insistente presión de Rubén García. Porque si algo hace bien Osasuna es presionar La frivolidad del cántabro llegó justo después de que Borja Iglesias perdonara en un contragolpe para hacer el 0-2, con el meta Herrera en plan estelar. Entre este error de Borja y el tacón de Canales, el balón le llegó al borde del área a Roberto Torres, que se inventó una pared de fábula para dejar solo a Kike García, que batió con eficacia a Bravo. Esta vez la magia de Pellegrini no sirvió. Su inédita pareja de centrales (Hermoso-Edgar) fue superada por la calidad en la acción de los jugadores de Osasuna. Roberto Torres y Kike García, dos futbolistas con el colmillo bastante afilado.

El partido se movió por los cauces de una gran igualdad en la segunda mitad. Kike y Brasanac gozaron de dos buenas ocasiones, contestadas por un buen disparo de Guido que detuvo Herrera. Al filo del minuto 70, el cansancio hacía mella en los dos equipos, con un par de jugadas en las que los futbolistas quedaron descolgados. Pellegrini lo vio claro y refrescó su equipo con la entrada de Juanmi y Willian José. Osasuna, que repitió el once que ganó en Vitoria, se vino abajo a medida que el Betis volaba al contragolpe. En un gran cambio de juego de Guardado, Montoya se metió en el área para dar el gol en bandeja a Juanmi, siempre oportuno. Marcó el malagueño y el Betis respiró, capaz incluso de redondear el marcador con un gol de bandera y su capitán Joaquín, disputando los últimos minutos en el estadio navarro.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS