El Valencia se agota

El conjunto de Bordalás empata en el descuento ante el Athletic después de un partido muy flojo

El delantero del Valencia Manu Vallejo disputa el balón ante el defensa del Athletic Íñigo Lekue en Mestalla.
El delantero del Valencia Manu Vallejo disputa el balón ante el defensa del Athletic Íñigo Lekue en Mestalla.Kai Försterling (EFE)

En un partido de bostezo que se animó en los minutos finales, Valencia y Athletic empataron a uno. Los leones marcaron en el minuto 69 en su primer remate a puerta y los del murciélago, con el tanque de combustible vacío y perdiendo futbolistas por el camino, contestaron en inferioridad numérica en el descuento. El Valencia está agotado tras siete partidos de campeonato. Las bajas y la primera semana con tres rivales comprometidos, Real Madrid, Sevilla y Athletic, lo han noqueado. Todo en la vuelta de Marcelino a Mestalla desde su atronador despido en 2019. El asturiano saludó, elegante, a Bordalás, su némesis durante su etapa en Mestalla. Esta vez en los banquillos no saltaron chispas.

VALValencia
Valencia
1
Cillessen, Gabriel Paulista, Foulquier, Lato (Vazquez Alcalde, min. 69), Omar Alderete, Hugo Guillamón, Hugo Duro (Marcos André, min. 69), Yunus Musah (Jason, min. 82), Wass (Manu Vallejo, min. 83), Gonçalo Guedes y Maxi Gómez
ATH Athletic
1
Athletic
Unai Simón, Daniel Vivian, Lekue, Balenziaga (De Marcos, min. 52), Íñigo Martínez, Berenguer, Unai Vencedor (Vesga, min. 78), Muniain (Nicholas Williams, min. 55), Dani García, Raúl García (Nico Serrano, min. 78) y Williams
Goles 0-1 min. 68: Íñigo Martínez. 1-1 min. 94: Marcos André.
Árbitro Alejandro José Hernández Hernández
Tarjetas amarillas Maxi Gómez (min. 48), Hugo Guillamón (min. 46), Dani García (min. 48), Berenguer (min. 77), Jason (min. 91) y Manu Vallejo (min. 97)
Tarjetas rojas Maxi Gómez (min. 81)

El partido mostró lo esperado. Mucho juego directo, transiciones rápidas, presión alta y escasa circulación de balón por el centro del campo; es decir, Bordalás y Marcelino en estado puro, aunque los locales abusaron más del pelotazo, con protagonismo para Alderete, Foulquier y Paulista. El Athletic era un clon del Valencia y viceversa. El enfrentamiento, que apuntaba a táctico y a duelo desde la pizarra, fue una lata hasta que se alteró en los minutos finales. El juego fue escaso y estuvo salpicado con constantes interrupciones por el ímpetu en los duelos de diferentes jugadores y por los minutos que estuvo en el suelo Maxi Gómez. El tanque uruguayo teatraliza en exceso sus caídas, tanto que ha llegado a un punto en el que los árbitros no se lo creen, incluso cuando los centrales lo cazan. En la primera mitad se jugó muy poco tiempo real pese a los cinco minutos de añadido.

En su retorno a Mestalla, Marcelino introdujo hasta seis cambios en el once respecto a la derrota ante el Rayo Vallecano. Bordalás, que mantenía cuatro bajas, tres de ellas notables, las de Gayà, Carlos Soler y Thierry Rendall, devolvió a la portería a Cillessen, inédito este curso tras la irrupción sorpresa de Mamardashvili. La inseguridad del georgiano ante Real Madrid y Sevilla accionó la permuta bajo palos. El holandés, fuera también de la selección, escogió jugar de rosa en su vuelta. Su equipación fue lo más llamativo de una primera parte muy pesada, que se cerró con un único tiro a puerta de Yunus, que sacó Unai Simón.

El once del murciélago, al menos, tiró a portería. Un centro de Yunus desde la derecha, escupido por la zaga del Athletic, lo recogió Daniel Wass, que estrelló la pelota en el palo después de que la rozase Unai Simón. En la acción posterior, la grada, que bostezaba, aplaudió una recuperación defensiva de Gonçalo Guedes, que acudió al rescate de Foulquier. El lateral francés, bien atrás, patinó en ataque.

La primera vez que los leones amenazaron a Cillessen fue en el minuto 65. Un centro preciso de Raúl García sobre Williams lo despejó acrobáticamente Paulista a córner. Desde la esquina, en otra acción defensiva del central brasileño, llegó, minutos después, el gol del Athletic. Centró Berenguer y cabeceó a gol, con floja oposición de Maxi Gómez, Iñigo Martínez, imperial todo el partido. Era el primer remate a portería del once de Marcelino. Más entero físicamente, el Athletic, en cambio, sólo se imponía en el balón parado. Lato y Hugo Duro, sin combustible, salieron del campo. Los problemas crecieron para Bordalás con la expulsión de Maxi Gómez. El flojo partido del uruguayo se cerró con una expulsión por doble amarilla en el minuto 81 tras cometer una falta innecesaria en el centro del campo. Maxi penalizó a su equipo, obligado a empatar con uno menos sobre el campo.

Lo hizo el Valencia en el descuento. Guillamón abrió a la izquierda desde la frontal del área sobre la entrada de Guedes, que le puso un caramelo a Marcos André para que el brasileño empatase y se estrenase como goleador en la Liga. El partido se desbocó y Cillessen salvó a su equipo de la derrota con un vuelo salvador para desviar un cabezazo letal de Iñaki Williams. El delantero dejó un récord al igualar las 202 jornadas seguidas sin perderse un partido de Liga que celebró Jon Andoni Larrañaga con la Real Sociedad entre 1987 y 1992.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción