Koeman: “Hay que exigir más a los jugadores”

El técnico azulgrana asegura sentirse respaldado por el vestuario, “por el club no lo sé”, añade. “Cambiar el entrenador no es la solución”, señala Frenkie de Jong.

Koeman, en el duelo ante el Benfica en el Estadio da Luz.
Koeman, en el duelo ante el Benfica en el Estadio da Luz.PATRICIA DE MELO MOREIRA (AFP)

“Messi, Messi, Messi”, cantó la afición del Benfica. La hinchada portuguesa se divertía con el fútbol de los muchachos de Jorge Jesus y, después de soltar el clásico “olé, olé, olé”, optó por ir un paso más allá en la burla al Barcelona. Le recordó, entonces, que en el último verano dejó marchar al mejor futbolista de su historia. El Benfica, líder en la liga portuguesa (siete victorias consecutivas), arrolló al Barcelona (3-0), como también lo había hecho el Bayern en el estreno de la Champions (0-3). El conjunto azulgrana se derrumba en la Liga de Campeones y a Ronald Koeman se le escurre el poco crédito que le queda. “Echar al míster es lo más fácil. Pero todos tenemos la responsabilidad”, analizó Busquets. “Cambiar el entrenador no es la solución”, añadió Frenkie de Jong. Y Koeman, por su parte, subrayó que cuenta con el apoyo del vestuario: “Solo puedo opinar del equipo. Me siento respaldado por mis jugadores. Por los demás, no sé”. Y, cuando le insistieron si se sentía respaldado por el club, repitió: “No lo sé”.

BENBenfica
Benfica
3
Vlachodimos, Vertonghen, Otamendi, Lucas Verissimo, Grimaldo (André Almeida, min. 74), Lazaro (Gilberto Junior, min. 45), Julian Weigl, João Mário, Darwin Núñez (Goncalo Ramos, min. 85), Yaremchuk (Taarabt, min. 75) y Rafa Silva (Pizzi, min. 85)
BCN Barcelona
0
Barcelona
Ter Stegen, Piqué (Pablo Páez Gavira, min. 32), Ronald Araújo, Eric Garcia, Busquets (Nico Gonzalez, min. 67), Sergi Roberto (Óscar Mingueza, min. 88), Sergiño Dest, Frenkie De Jong, Depay, Pedri (Coutinho, min. 67) y Luuk de Jong (Ansu Fati, min. 67)
Goles 1-0 min. 2: Darwin Núñez. 2-0 min. 68: Rafa Silva. 3-0 min. 78: Darwin Núñez.
Árbitro Daniele Orsato
Tarjetas amarillas Piqué (min. 11), Otamendi (min. 32), Eric Garcia (min. 53), Rafa Silva (min. 55), Grimaldo (min. 61), Julian Weigl (min. 71), Sergiño Dest (min. 77) y Nico Gonzalez (min. 85)
Tarjetas rojas Eric Garcia (min. 86)
Más información
Koeman se inmola en Lisboa
El Barça no da para más

“No puedo decir nada de mi futuro. No sé como piensa el club en ese sentido. No quiero contestar más preguntas sobre este tema porque no está en mis manos”, pidió el técnico azulgrana. Consumada la goleada, el presidente del Barcelona, Joan Laporta, bajó al vestuario. Según cuentan en el club, lo hizo para apoyar al grupo. La directiva, en principio, no tiene pensado tomar ninguna decisión respecto del futuro del entrenador hasta que el equipo regrese a Barcelona. Koeman, en cualquier caso, asumió su responsabilidad. “Al final, el culpable es el entrenador”, dijo. Lo hizo, sin embargo, a medias. “Durante muchas fases del partido, el planteamiento estuvo muy bien. Tuvimos oportunidades para marcar. No hemos sido inferiores, pero sí lo hemos sido en la definición. Hay que exigirle más a los jugadores. En el primer gol, el rival no puede entrar tan fácil. Y también, si creamos cuatro o cinco situaciones de gol, hay que marcarlas. Esa fue la diferencia entre los dos equipos”, analizó el técnico.

Sin remates a portería

El Barcelona finalizó el primer tiempo con el 62% de posesión y había rematado siete veces (ninguna a portería) por las tres (dos) del Benfica. El Barça miraba como el cuadro portugués dominaba el marcador, sin embargo, se marchó a los vestuarios con buenas sensaciones. Todo cambió tras el descanso. El conjunto azulgrana se desfiguró en Lisboa. Aunque volvió a dominar el cuero (56%), los muchachos de Koeman solo intentaron un remate (no encontró los tres postes); el Benfica, nueve (cuatro). Como ante el Bayern, ante el Benfica el Barcelona se despidió del duelo sin disparar a portería. “No sé si los remates han ido a puerta o no. Pero hemos tenido muchas. Son estadísticas, pero ha habido ocasiones, aunque no fueran entre los tres palos”, dijo Busquets. Y añadió: “Los partidos se deciden en las áreas y no hemos estado contundentes en ninguna de las dos. Hemos tenido ocasiones, no hicimos gol y cuando perdonas, el rival lo aprovecha”.

En los 62 partidos que Ronald Koeman ha dirigido al Barcelona, en 21 ha utilizado un sistema con tres centrales. Con un saldo de cuatro empates, cinco derrotas y 12 victorias. No es baladí el dibujo táctico en el Barça. De hecho, el presidente Joan Laporta le explicó al técnico neerlandés que el 4-3-3 era innegociable. Koeman lo escuchó, pero no cambió de idea. En los dos partidos de Champions que el cuadro azulgrana ha disputado, ante el Bayern y frente al Benfica, saltó al campo con tres centrales.

No funcionó contra el cuadro alemán (0-3). Tampoco ante el Benfica. Koeman corrigió los perfiles de Araujo y Èric García después del gol tempranero de Darwin Núñez y en el minuto 33 mandó al campo a Gavi en lugar de Piqué, después de que el 3 se jugara la segunda cartulina amarilla con una falta no sancionada ante Rafa. Sin embargo, no cambió el sistema. Colocó a Frenkie de Jong de central. “Cambié a Piqué porque ya tenía tarjeta y era arriesgar mucho si presionamos arriba. Ellos tienen gente rápida en el ataque”, explicó el técnico del Barcelona.

Koeman hizo oídos sordos con el sistema y también con la apuesta por los jóvenes. A pesar de que el neerlandés acostumbra a potenciar la cantera, frente al Benfica buscó un equipo más experimentado, a pesar de que, en la Liga ante el Levante, le había funcionado la alineación con Gavi y Nico González en el once inicial. “La Masia es el camino y el estilo de juego irrenunciable. Este estilo genuino y reconocible, que no tiene ningún otro equipo del mundo, si lo hacemos compatible con técnicas de alto rendimiento deportivo nos ponemos en otro nivel. Así seremos imbatibles”, sostuvo Laporta en la previa del duelo ante el Benfica en el Estadio Da Luz. Pero Koeman repitió el mismo equipo que cayó por goleada ante el Bayern, a excepción de Dest en el lateral izquierdo por el lesionado Jordi Alba. “No voy a discutir el nivel de este equipo. Todo el mundo sabe el problema del Barça. No se puede opinar de un equipo que no es el mismo que en los pasados años. Eso es más claro que el agua”, concluyó Koeman.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS