Fabio Cannavaro: “España piensa más en el balón que en marcar”

El exfutbolista, campeón del mundo con Italia en 2006 y Balón de Oro, y que se prepara para dar el salto a Europa como entrenador, entiende las dificultades defensivas del Madrid: “Perder a Ramos y Varane es como perder a Cristiano en defensa”

Fabio Cannavaro, en un partido como entrenador del Guangzhou Evergrande en noviembre.
Fabio Cannavaro, en un partido como entrenador del Guangzhou Evergrande en noviembre.IBRAHEEM AL OMARI (Reuters)

“Soy un entrenador que quiere ganar. Fui defensa y soy italiano, pero quiero que mis equipos jueguen bien. Tengo la influencia española de los tres años que estuve en el Real Madrid. Cuando mis jugadores me preguntan, les digo que lo primero es atacar porque atacando se defiende. Si tienes el balón haces correr al contrario. Esa es la cultura que tiene que tener un entrenador”.

Campeón del mundo y Balón de Oro en 2006, Fabio Cannavaro (Nápoles, 48 años) habla de fútbol con la misma pasión con la que lo jugaba y que ha intentado transmitir los últimos seis años a los equipos que ha entrenado en China, con un breve paréntesis en los Emiratos Árabes. Il Capitano. Il Bello. Il Duce. Il Muro de Berlín. A todos esos apodos correspondió con orgullo durante sus 19 años de jugador. Este miércoles intentará estar en San Siro para presenciar en directo el Italia-España: “Llevo siete u ocho años sin ver a la selección y tengo muchas ganas. Es mi equipo. Debuté en el 97 en Palermo y el último partido fue en Johannesburgo en 2010 donde ustedes ganaron el Mundial”.

Pregunta. ¿Ya ha puesto punto final a su aventura por Oriente?

Respuesta. Sí. Me quedaba año y medio de contrato, y aunque estamos hablando de mucha pasta tenía que volver. He vivido una experiencia excepcional como profesional del fútbol y como persona, pero era el momento. Por culpa de la pandemia, el año pasado no vi a mi familia durante once meses; este último, durante ocho. Entrenar al Evergrande me ha permitido crecer en todos los aspectos como entrenador. He podido trabajar sobre el campo cinco años seguidos, y eso para un técnico que quiere aprender y mejorar es lo mejor que le puede pasar. Llegué como un exfutbolista con buenas ideas, pero tenía que desarrollarlas. He podido probar todo lo que he querido y he trabajado con jugadores importantes, y de verdad creo que ya estoy preparado para Europa. Si no lo estoy después de seis años es mejor que me vaya a casa.

P. ¿Le llama la atención la velocidad con la que cambian las tendencias en el fútbol? En una década se ha pasado del pase, de la posesión, a un juego más físico, de mayor intensidad…

R. Y de contraataque… Es la evolución del juego. La escuela que yo llamo de Guardiola, que luego aprovechó la selección, cambió el estilo del fútbol en general, pero ahora se ha pasado a un fútbol mucho más rápido. Es más fácil encontrar un chaval de 1,90, fuerte físicamente, que un talento como Messi, Xavi, Iniesta… Estos fueron únicos. Ahora para hacer un equipo es más fácil buscar esa gente fuerte, veloz, resistente y los clubes han tenido que cruzar la calle para encontrarlos. Es otro fútbol. Sabes lo que un futbolista o un equipo hace en tiempo real. Lo tienes todo controlado por una pantalla desde el banquillo. Esto hasta hace poco era increíble. Es una evolución en la que gana el que se acostumbra más rápido.

P. ¿Y dónde está Cannavaro? ¿Cuál es su tendencia?

R. En la mitad. En China he tenido un equipo fuerte desde el punto de vista físico, pero con talento. Los números me hablaban de la mejor defensa, del mejor ataque, del mayor tiempo de posesión en campo contrario. La mezcla de las dos tendencias es la llave. Un equipo no puede ser ni demasiado joven ni demasiado viejo. También tienes que tener en cuenta contra quién juegas. Un entrenador no puede pensar en tener un sistema y morir con él. Cada tres días tienes un partido y tienes que pensar distinto.

P. Esta Italia campeona de Europa tiene esa mezcla.

R. El trabajo de Mancini es espectacular. Creo que no va a ocurrir algo así otra vez. Ha hecho un milagro. Tiene un equipo fuerte pero no es top. Ha tenido la suerte de encontrar jugadores de mucha calidad como Verratti, Jorginho, Insigne… Veteranos como Bonucci, Chiellini; jóvenes como Donnarumma… Es la mezcla perfecta.

P. El fútbol italiano parece haberse adaptado bien a esa evolución futbolística, cada vez se marcan más goles…

R. Sí, pero no siempre gana el equipo que mete muchos goles. Hemos mejorado en la mentalidad ofensiva, pero tenemos que entender que cuando se acaben Bonucci y Chiellini no tenemos nadie detrás y lo pasaremos mal. Va a ser mucho más difícil. Ellos pueden defender mano a mano con 50 metros a la espalda. Son los dos últimos grandes defensores que quedan en Italia. Como España tuvo la suerte de tener a Sergio Ramos y Piqué. Luego lo veo complicado. El fútbol no es blanco o negro, a veces es una mezcla de colores, mejoramos en unas cosas y empeoramos en otras. Nuestro fútbol está volviendo a ser un fútbol interesante y se puede ver, pero si lo comparamos con el de la Premier ellos van todavía a un ritmo mayor.

P. A un italiano campeón del mundo y segundo futbolista con más partidos internacionales (136, con 79 capitanías) después de Buffon, ¿qué le dice este Italia-España?

R. Lo mismo que para España la llave para ganar la Eurocopa y lo que vino después fue ganar a Italia en los cuartos de 2008, ahora a nosotros nos pasó lo mismo y ganarles a ustedes nos dio la fuerza y la confianza para ir a la final y ganar a los ingleses. La semifinal de la Eurocopa fue un partido espectacular. España controlando el balón e Italia ganando. Esto casi siempre ha pasado así y va a seguir pasando, porque a Italia le cuesta mucho tener el balón cuando juega contra España. Muchas veces hemos ganado porque vosotros pensáis más en el control del balón que en meter gol.

P. Luis Enrique tiene un estilo bien definido, pero no encuentra los jugadores.

R. Con las selecciones es más complicado encontrar un grupo que tenga automatismos. Luis Enrique me gusta porque no es solo control de balón. Tiene transiciones rápidas que a veces son mejores que las lentas. En la fase defensiva también le pide al equipo una salida rápida, quiere un equipo corto. Eso me gusta. Vamos a ver un gran partido. Estoy seguro. San Siro es un estadio que se nos da muy bien con la selección.

P. Si en enero le llega la primera experiencia en un banquillo europeo, ¿dónde le gustaría?

R. Ahora mismo en Inglaterra porque tengo a los hijos estudiando aquí. Después, en España porque conozco bien la Liga. Para volver a Italia, tras seis años fuera, puede ser un poco temprano. En mi país cuando sales a entrenar fuera parece que no eres bueno y no es eso.

P. ¿Sigue al Real Madrid?

R. Lo sigo muy de cerca. Siento que haya palmado los dos últimos partidos. Es normal que Ancelotti esté haciendo cambios de jugadores y tácticos. No es fácil encontrar la llave cuando tienes que construir un equipo nuevo, pero seguro que encontrará solución.

P. ¿Qué importancia tiene la marcha de Ramos y Varane?

R. Buahhhh… Es como perder a Cristiano en la defensa. Con ellos dos te puedes permitir hacer un juego mucho más ofensivo. Los jugadores que han llegado ahora son buenos, pero se tienen que acostumbrar a un estilo distinto. Sergio y Varane, o Pepe antes, ya estaban acostumbrados. A mí también me costó jugar en un estilo tan ofensivo.

P. ¿Cómo encaja Alaba?

R. Es un jugador top-top. Puede jugar de central y de lateral, simplemente que en cada posición tiene que mostrar unas cualidades. De central tienes que ser más defensa. Él tiene buena salida de balón, puede jugar en corto, en largo. Es rápido. Cuando llegas al Madrid necesitas tres meses para acostumbrarte.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS