La obligada fórmula del falso nueve

La ausencia de un delantero de área puro obliga a Luis Enrique a formar un once sin una referencia clara en el área

Ferran Torres (centro) bromea con Oyarzabal (derecha) y Reguilón (izquierda). Detrás,  Mikel Merino, Laporte y Busquets.   EFE/Mariscal
Ferran Torres (centro) bromea con Oyarzabal (derecha) y Reguilón (izquierda). Detrás, Mikel Merino, Laporte y Busquets. EFE/MariscalMariscal (EFE)

Señalado como el último signo de distinción de las particulares convicciones con las que Luis Enrique elabora cada lista de convocados, el dorsal que le ha sido asignado al novato Gavi también delata uno de los rasgos más relevantes de la convocatoria del seleccionador español para afrontar la fase final de la Liga de las Naciones. Ni siquiera el número nueve será lucido por un delantero. “Es un interior muy estilo Barça”, definió Luis Enrique al centrocampista azulgrana el pasado jueves cuando fue preguntado por su sorprendente inclusión en la lista.

Tras la citación de Gavi, la ausencia en esta convocatoria de un delantero centro natural es la otra decisión que más se le ha cuestionado al seleccionador español desde que dio a conocer la relación de internacionales reclutados para la ocasión. Entre la nómina de atacantes escogida para el torneo por el preparador asturiano no hay un solo delantero puro de referencia. Sin los lesionados Gerard Moreno y Álvaro Morata, Luis Enrique ha poblado el ataque de extremos (Sarabia, Brian Gil y Yeremy Pino) y de híbridos de jugadores de banda con capacidad para jugar en posiciones más centradas (Oyarzabal, Ferran Torres, Fornals). Rafa Mir o Raúl de Tomás, por citar a dos delanteros de área que podrían ofrecer una variante en el juego ofensivo, no han sido tenidos en cuenta por el cuerpo técnico de la Roja. “¿No trae a un nueve como Rafa Mir por una cuestión de estados de forma o porque no lo ve necesario?”, le cuestionó la prensa italiana al seleccionador español. “Quién dice que jugaremos sin nueve, quizá juguemos con dos puntas. No tenemos un nueve clásico porque están lesionados Morata y Gerard Moreno”, contestó el seleccionador español con un tono un tanto desafiante.

Luis Enrique está plenamente convencido de que puede doblegar a Italia sin los servicios de un delantero tradicional que haga de referencia. “Hay muchas maneras de llegar al gol”, explicaba este martes, y “nosotros llegamos de manera global, no solo buscamos llegar con un jugador”. En los primeros análisis que hizo al poco de iniciar su segundo periplo como seleccionador, Luis Enrique aseguró haber detectado que jugar a centrar y rematar no había dado el resultado esperado ni con él, ni con Robert Moreno. Por entonces, anunció un cambio en la búsqueda del gol en el que los centrocampistas deberían asumir un mayor protagonismo con llegadas desde la segunda línea. Este ha sido el camino principal seguido, aunque en algunos partidos se contradijera. Ha habido encuentros en los que España se empeñó en centrar balones desde los costados con Adama Traoré y se daba la paradoja de que no había un delantero centro para rematarlos.

Sin ese delantero de área clásico, España acometerá este miércoles en San Siro la empresa de desmontar a la defensa italiana con un falso nueve. La misma fórmula con la que tuvo contra las cuerdas a la selección de Mancini en las pasadas semifinales de la Eurocopa. Sin embargo, las bajas también marcan una diferencia sensible respecto al partido de Wembley. El papel de nueve mentiroso lo ejecutó a la perfección Dani Olmo, también ausente hoy por lesión. De los convocados para esta cita, a Oyarzabal lo utilizó en ese papel hace un año contra Suiza (1-0). Últimamente ha desempeñado más ese cometido Ferran Torres. Los diez goles que suma en 20 internacionalidades y que en su club Pep Guardiola también lo alinee como delantero centro han llenado de argumentos a Luis Enrique para tenerle fe como falso nueve.

La fórmula requiere de mucha posesión y Mancini también medita utilizarla con Chiesa por lo que se barrunta una batalla intensa por la posesión. “Ellos lo van a intentar, pero España también lo buscará y somos dos equipos muy parecidos. Tendremos que esforzarnos para recuperar el balón, porque Italia también lo quiere”, prevé Luis Enrique.

El problema de la falta de gol y de un goleador contrastado acompaña esta segunda etapa de Luis Enrique al frente de la selección. Desde la retirada de David Villa, no ha emergido un delantero tan letal. Bajo su dirección han comandado el ataque Rodrigo Moreno, Iago Aspas, Morata, Alcácer, Gerard Moreno, Abel Ruiz e incluso Ansu Fati en momentos puntuales.</CW>

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS