Argentina se divierte con Uruguay

Con goles de Messi, De Paul y Lautaro Martínez, la Albiceleste derrota con autoridad al equipo del Maestro Tabárez

Lionel Messi supera Sebastián Coates, en el partido entre Argentina y Uruguay en Buenos Aires.
Lionel Messi supera Sebastián Coates, en el partido entre Argentina y Uruguay en Buenos Aires.Juan Ignacio Roncoroni (EFE)

Marcó Messi y no Luis Suárez. Mandó De Paul y no Fede Valverde. Ganó el duelo táctico Lionel Scaloni y no el Maestro Tabárez. Y Argentina se divirtió con Uruguay. Fueron tres dianas de la Albiceleste, pero podrían haber sido cuatro o cinco. Con goles de Messi, De Paul y Lautaro Martínez, el equipo de Scaloni goleó a Uruguay por 3-0 en la clasificación mundialista y ya suma 24 partidos sin perder. Antes, eso sí, Argentina tuvo que aguantar las embestidas de Luis Suárez. Silenciado el 9 del Atlético, en Buenos Aires se escuchó el fútbol del 10 del PSG.

ARGArgentina
Argentina
3
Emiliano Martínez, Tagliafico, Otamendi (Facundo Medina, min. 80), Cristian Romero, Nahuel Molina, Messi, Paredes (Exequiel Palacios, min. 74), Giovani Lo Celso, Nicolás González (Julián Álvarez, min. 74), De Paul (Di María, min. 64) y Lautaro Martínez (Joaquin Correa, min. 64)
URU Uruguay
0
Uruguay
Muslera, Ronald Araújo (Giovanni González, min. 72), Godín, Sebastián Coates, Matias Viña (Joaquiín Piquerez Moreira, min. 62), Nahitan Nández (Lucas Torreira, min. 62), Federico Valverde, Brian Rodríguez (Cavani, min. 45), Matias Vecino, Nicolás De la Cruz (Darwin Núñez, min. 45) y Luis Suárez
Goles 1-0 min. 37: Messi. 2-0 min. 43: De Paul. 3-0 min. 61: Lautaro Martínez.

En Argentina hace tiempo que se dejó de dudar de Messi y, ahora parece que ya nadie cuestiona a Lionel Scaloni. El técnico dirigió su primer partido oficial en la Copa América 2019. En 2021, llevó a Argentina a levantar su primer título después de 28 años, en Maracaná. Líder en América, la Albiceleste también camina con autoridad en las eliminatorias sudamericanas rumbo a Catar 2022, refrendada con un juego por momentos brillante frente a Uruguay.

El Maestro Tabárez modificó el dibujo en el Monumental. Presionado por la baja de Giménez, también para intentar taparle las alas a Argentina, el técnico uruguayo plantó una línea de cinco defensas, con Araujo y Coates como compañeros de Godín en el eje. El plan le funcionó a Uruguay. Solo de entrada, porque Argentina tenía el balón, pero no podía profundizar. Todo lo contrario le pasaba a la Celeste. No le hacía falta ni oler el cuero para poner en apuros a Emiliano Martínez. Y pocos delanteros mejores que Luis Suárez para con poco asustar mucho. El portero de Argentina le negó dos veces el gol al 9 del Atlético. El tercero intento se lo paró el poste.

Argentina, sin embargo, no se desesperaba. Avisó Lautaro Martínez con un remate que no encontró los tres postes. Y después Rodrigo de Paul administró un contraataque a la perfección, primero con el control, después con el pase con el exterior para Lo Celso. El volante del Tottenham regateó a Muslera, pero esperó tanto para rematar, que cuando lo hizo tuvo que ajustar tanto su remate que el balón terminó en el poste. La jugada, en cualquier caso, le sirvió de despertador a Argentina. Esencialmente, a De Paul. Lo leyó Messi, que dejó el carril derecho para acercarse a Lo Celso y a De Paul. Argentina, entonces, comenzó a circular el balón con velocidad por el callejón central y mandó al traste la estrategia de Tabárez de taponar las bandas.

Con De Paul y Lo Celso activos en el control de mando y con la movilidad de Lautaro Martínez en ataque, apareció Messi. El 10, goleador histórico de la selección argentina, hace goles hasta cuando no quiere. Messi buscó un pase vertical para Nico González. El delantero argentino no llegó a tocar el balón y la pifia terminó por engañar a Muslera. El gol de la Albiceleste hundió a Uruguay. La Celeste ya ni aparecía por el área de Emiliano Martínez, con Luis Suárez desconectado de sus compañeros. Argentina aprovechó el desconcierto de su histórico rival (189 partidos entre ambos) y, antes del cierre del primer acto, De Paul se encontró un balón en el corazón del área y remató suave para cantar su segunda diana con la selección mayor.

Al Maestro Tabárez no le quedó más remedio que reformular su plan inicial. Uruguay pasó de acumular defensa a sumar delanteros. El técnico mandó al campo a Cavani y Núñez para acompañar a Luis Suárez. Argentina no cambió nada. Y nada cambió. Uruguay se partió y Argentina, que ya dominaba el cuero y el marcador, se comenzó a recrear en el Monumental. Lo agradeció la hinchada. En el segundo partido con público en las eliminatorias sudamericanas, el estadio de River Plate abrió el 50% de su aforo. La fiesta fue completa: goleada frente a Uruguay, después de que Lautaro Martínez mandara a la red el buen pase de De Paul. Argentina se aferra en la segunda posición de la tabla de posiciones en Sudamérica, suma 22 puntos y está a seis del líder Brasil. Uruguay, por su parte, se ubica en el cuarto puesto y en la próxima jornada se enfrenta a la Canarinha.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS