El Barcelona pone a Pedri una cláusula de 1.000 millones

El futbolista, de 18 años, amplía su contrato con el club azulgrana hasta 2026. Gavi, Ansu y Araujo serán los siguientes en renovar

Pedri, en el centro de la imagen, conduce el balón en el partido contra el Celta.
Pedri, en el centro de la imagen, conduce el balón en el partido contra el Celta.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

De cinco millones a 1.000. Así se explica el estallido de Pedro González, Pedri (Tegueste, Tenerife; 18 años), futbolista que hace tres cursos ofreció el Las Palmas a los mejores clubes del país por problemas económicos. Entonces, costaba cinco millones. “¿Cómo pagamos eso por un menor que el Madrid rechazó un año antes?”, criticaron varias voces de la directiva encabezada por Josep Maria Bartomeu, conscientes de que la cifra aumentaría a 18 millones en caso de jugar 100 encuentros con el Barça —suma 57—, además de ir a la selección —hecho— y ganar títulos. El tiempo, sin embargo, ha dado la razón al área deportiva, que este jueves cerró la ampliación del contrato de Pedri, desde 2024 hasta 2026, con una nueva cláusula de 1.000 millones (la anterior estaba cifrada en 400).

Hace una semana que el Barça ya había acordado con el agente de Pedri las cifras para su renovación (faltaba determinar la duración), adecuadas ahora a su estatus porque llegó el curso anterior —pasó un año cedido en Las Palmas en Segunda— para hacer la pretemporada con el primer equipo. Por entonces, no se sabía si se quedaría en el plantel, por más que rechazaran las insistentes ofertas del Bayern. Pero dos días después de que se calzara las botas con la camiseta azulgrana, Koeman fue tajante: “Pedri se queda”. Y ya no se ha movido.

“Con Pedri se ha creado un matrimonio perfecto”, explican desde los despachos de la Ciudad Deportiva; “él da mucho al equipo y el Barça también le ha dado mucho porque quizá su fútbol no brillaría tanto en otro equipo”. Así lo cree también Koeman, hasta el punto de que en el curso anterior jugó 53 partidos de azulgrana (70 si se cuentan también con la selección absoluta y con la olímpica). Pedri, en cualquier caso, es la primera de las cuatro operaciones del plan renove juvenil del Barça, ahora que escasea el dinero y los adolescentes han pedido la vez. Los siguientes, probablemente en este orden, serán Gavi, Ansu Fati y Araujo. Queda por ver qué sucede con Dembélé, que acaba contrato al finalizar el curso.

Con Gavi (17 años), que acaba vinculación en 2023, no hay dudas. Tiene como representante a Iván de la Peña, que tiene una relación con el secretario técnico azulgrana, Ramon Planes, toda vez que trabajó con Pochettino en el Espanyol —de 2008 a 2012—, cuando Lo Pelat defendía la camiseta blanquiazul. “Gavi solo piensa en el Barça”, celebra un trabajador del club; “vive todavía en La Masia y está hecho para nuestro fútbol”. Entienden desde Can Barça, sin embargo, que las pretensiones económicas tampoco pueden ser muy elevadas por más que haya eclosionado bajo las órdenes de Koeman y hasta con la selección española. “Está muy contento en el club y con lo que le está ocurriendo. Pero es consciente de que le pasa porque se ha apostado por él”, añade dicho empleado azulgrana. El resto se lo ha ganado Gavi. “Esperamos cerrarlo antes de que finalice el mes”, apostillan desde el área deportiva.

Con Mendes

Tardará un poco más pero también son optimistas con Ansu Fati (18 años), representado por Jorge Mendes. Sucede que el sueldo del extremo es de los más bajos de la plantilla (unos 400.000 euros netos), nada acorde a su estatus en el equipo, ya con el 10 de Messi a la espalda y uno de los favoritos de la afición —también de Koeman—, como explica la venta de camisetas. El delantero acaba contrato en 2022 y el Barcelona considera que tiene la opción de renovarlo unilateralmente por dos cursos, aunque desde la agencia de Mendes niegan esa condición porque entienden que es papel mojado al estampar la firma como menor de edad. “Será un nuevo contrato y esperemos cerrarlo en noviembre”, apuntan desde el club. “No habrá problemas”, replican desde el entorno del jugador.

Después le tocará el turno a Araujo (22 años, fin de contrato en 2023), con el que también hay sintonía, agradecido el jugador por la apuesta del club cuando jugaba en Uruguay, en el Boston River. “Hay que renovarlo porque, además de presente, va a ser el central del futuro”, apuntan desde la Ciudad Deportiva. Operación que esperan cerrar antes de enero. La misma exigencia que tienen con Dembélé (24 años), que está dispuesto a seguir de azulgrana pero no tanto sus agentes, sabedores de que moverlo de equipo conllevará una buena comisión. “Las posibilidades están al 50%”, argumentan desde el club. Mientras, Pedri y los otros niños seguirán de azulgrana.

Sergi Roberto, una operación enquistada

Durante la presentación de Luuk de Jong, Laporta fue claro: “La renovación de Sergi Roberto está acordada, solo está pendiente la firma”. Sin embargo, hay dudas de que el futbolista, uno de los cuatro capitanes del equipo, de 29 años, siga el curso que viene de azulgrana, toda vez que acaba contrato al finalizar la temporada.

Aunque el futbolista aceptó rebajarse el sueldo en su momento como el resto de capitanes (Piqué, Busquets y Alba), el club decidió dar un viraje con las cifras salariales porque ya no se le considera un jugador capital en el equipo, pues no es titular de lateral ni en el centro del campo. Coyuntura y pretensiones que no agradan al futbolista, que ya había dado su aprobación a lo ofrecido en su momento. Por ahora no hay ninguna reunión a la vista entre el agente del jugador y el club y falta por ver cómo se resuelve la situación, pues en enero Sergi Roberto podría negociar con otros clubes y marcharse gratis en verano.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS