Victoria, calentón y lección de futuro para el Baskonia

Después de alcanzar 27 puntos de ventaja frente al Alba Berlín, se diluye en la segunda parte y acaba con un margen estrecho

Olinde trata de frenar el avance de Fontechhio.
Olinde trata de frenar el avance de Fontechhio.CLEMENS BILAN (EFE)
Euroliga jornada 4
Alba Berlin
Alba Berlin
76 80
Finalizado
Cazoo Baskonia
Cazoo Baskonia

El Baskonia disfrutó y sufrió, aunque al final se llevó la victoria del Mercedes Benz Arena. Completó una primera mitad primorosa, sin apenas errores y plagada de aciertos, pero se diluyó en la segunda, cuando el Alba Berlín sacó su orgullo del vestuario y se fue acercando en el luminoso hasta acabar perdiendo por sólo cuatro puntos, después de haber tenido una desventaja de 27 en los primeros instantes del tercer cuarto. Una lección para los vitorianos: en la Euroliga, los despistes se pueden pagar caros.

Encontró el Baskonia un pabellón berlinés cuesta abajo, casi desde el primer segundo del partido. Se dedicó el equipo de Ivanovic a defender, a correr y a lanzar con confianza. La primera victoria en la Euroliga frente al Panathinaikos, dos días antes, fue el revulsivo para ver al equipo que se esperaba en el torneo continental.

Después de que Sikma comenzara inspirado en el bando berlinés, el equipo que dirige el cántabro Israel González se fue diluyendo con el paso de los minutos. Bien dirigido por Granger, el grupo vitoriano tuvo la llave del partido durante toda la primera parte. Un triple de Fontecchio abrió el camino; después se destapó Marinkovic, y fueron apareciendo paulatinamente los demás para ir abriendo camino paso a paso. Al Baskonia le funcionó el tiro exterior, defendió con fiereza y estableció su jerarquía. En el primer cuarto sustanció su mejor juego, frente a un rival con muchas bajas en seis puntos de diferencia; en el segundo, el Alba Berlín se vino abajo con estrépito y la distancia se fue a los 23.

La segunda parte pareció que comenzaba igual, pero no. Granger y Giedraitis ampliaron la diferencia hasta los 27 puntos, y tal vez pensaron los vitorianos que todo estaba hecho, pero entonces apareció el Alba Berlín con bríos renovados. Era otro equipo. Empezó a funcionar Da Silva, que había completado una pobre primera parte, y se complementó con la sólida actuación de Sikma, el más entonado de su equipo, y la mejoría general del grupo.

Poco a poco, el equipo alemán se fue acercando en el marcador, y al Baskonia le empezaron a faltar los recursos que le habían sobrado en los veinte minutos iniciales. Por sorpresa, en los instantes finales, los berlineses creyeron que podrían llegar a la orilla. A 2,30 para la conclusión ganaba el Baskonia por diez puntos, pero se estrechó más el margen. Faltaba un minuto cuando Fontecchio falló su tiro y Da Silva puso al Alba sólo a cuatro puntos de los vitorianos que, al menos, conservaron la sangre fría en los segundos definitivos. Los tiros libres que anotó Giedraitis a falta de cinco segundos pusieron cifras inalcanzables (74-80) para el equipo de Israel González, que anotó los últimos puntos sobre la bocina para alivió del Baskonia, que se lleva de Berlín una victoria, un calentón y una lección para el futuro.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS