El Ajax de Ten Hag deslumbra de nuevo

Con tres triunfos y solo un gol encajado en la Champions, el campeón holandés ratifica su fútbol vistoso y veloz

Sebastian Haller celebra haber marcado el cuarto gol del Ajax contra el Borussia Dortmund.
Sebastian Haller celebra haber marcado el cuarto gol del Ajax contra el Borussia Dortmund.FRANCOIS WALSCHAERTS (AFP)

Solo cuatro de los 32 equipos de la Champions han ganado sus tres partidos de la fase de grupos. Tres de ellos, Bayern, Liverpool y Juventus, forman parte del pelotón de favoritos y sus triunfos sorprenden menos que los del rutilante Ajax que ratificó todas las buenas impresiones planteadas hasta ahora el martes goleando al Borussia de Dortmund en el Ámsterdam Arena (4-0) en una demostración de juego ofensivo, veloz y profundo.

Tiene mérito el resurgimiento del campeón holandés. De la nómina que hace tres temporadas, 2018-19, llegara hasta las semifinales de la competición tras eliminar al Real Madrid (octavos), a la Juventus (cuartos) y perder contra el Tottenham, ha visto emigrar medio once titular: De Ligt, Schone, Frenkie de Jong, Van de Beek y Zychech. Además de tener sancionado por tomar una sustancia dopante a su portero titular Onana, que podrá volver a jugar ya a partir de noviembre.

Líder de su campeonato con siete victorias, un empate y una sola derrota, 32 goles a favor, dos en contra y siete partidos con su portería a cero, también demuestra su competitividad en la Champions después de haber caído en la fase de grupos las dos últimas temporadas. Comenzó goleando al Sporting de Portugal en el Alvalade (1-5) y ha resuelto con solvencia sus dos partidos caseros ante el Besiktas (2-0) y Borussia de Dortmund (4-0).

Erik Ten Hag, quinto curso en el banquillo rojiblanco, ha vuelto a poner la máquina al máximo de revoluciones. Ha repetido el once titular en los tres encuentros y su gran despliegue físico se ve acompañado de un brillante juego asociativo siempre con la lente puesta en el área contraria. Tácticamente no inventa nada. Desde un versátil 1-4-2-3-1, que se acopla a un 1-4-3-3, ocupa el campo contrario con las líneas muy juntas, los centrales muy avanzados, los laterales en campo contrario y una referencia ofensiva, Sebastian Haller, que hizo cuatro goles en el primer partido y también ha visto puerta en los dos siguientes hasta sumar la media docena de goles.

El técnico mezcla bien sus piezas y los perfiles de sus hombres. En su once base juegan seis holandeses y cinco foráneos. Un marroquí (Mazraoui, lateral derecho), un argentino (Lisandro Martínez, central), un mexicano (Edson Álvarez, mediocentro), un brasileño (Antony, extremo) y un serbio (Tadic, extremo) y también compensa la media de edad con jugadores jóvenes y veteranos. Desde Gravenberch (19), Timber (20), Antony (21), Martínez, Álvarez y Mazraoui (23) a los 37 del portero Pasveer, los 32 de Tadic y los 31 de Blind… Berghuis (29), el canalizador de todo el juego de ataque y Haller (27), el goleador, parecen estar en la edad justa de la plenitud, cada uno en lo suyo.

Tras el partido contra el Borussia, se han multiplicado los elogios para el central, ya internacional argentino, Lisandro Martínez, que borró del partido a Haaland, y para Antony, que también forma parte ya de la selección brasileña. Un extremo veloz, zurdo, que juega en la derecha y que marcó el tercer tanto ante los alemanes con un remate sutil y potente. Con la clasificación para octavos medio asegurada, habrá que seguir de cerca a este equipo que juega con descaro al ataque y que solo ha recibido tres goles: dos en la Liga y uno en la Champions.

Yeremi Pino, gol y cumpleaños

El grancanario del Villarreal asciende peldaños profesionales a la velocidad de sus piernas. Un año después de debutar en Primera división contra el Cádiz (25-10-2020), el pasado día 6 se estrenaba como internacional absoluto contra Italia en las semifinales de la Nations League y el miércoles, el día en el que cumplía 19 años, marcó al Young Boys su primer gol en la Champions.

Todavía por delante tiene, en breve, la prolongación de su contrato con el Villarreal hasta 2027 con una cláusula ya por encima de los 60 millones que evitará tentaciones a los clubes que ya se han fijado en las condiciones de un jugador en plena fase de crecimiento tanto en la faceta física, como en la técnica y la táctica. En su tercer partido en la competición continental por excelencia se estrenó como goleador. Un tanto de cabeza, que no es precisamente la suerte que más domine.

Lo suyo es la velocidad, el desborde, el regate ya sea en corto o en largo y el centro en carrera. Lleva dentro todas las cualidades del extremo de toda la vida y como tal se comporta. A Emery, ni a Luis Enrique, le han pasado inadvertidas esas condiciones y ahora intentan mejorar su concentración, su continuidad en el juego y el trabajo defensivo para que aun sea más completo y versátil en las nuevas tendencias futbolísticas, que prometen un juego de ida y vuelta.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS