Sevilla y Levante se desatan con un festival de juego y goles

Victoria andaluza (5-3) en un movido encuentro, la cita con más tantos esta temporada

Mir remata a puerta ante la oposición de Vezo.
Mir remata a puerta ante la oposición de Vezo.Jose Manuel Vidal. (EFE)

El Sevilla, una roca, pulió su fútbol para expresarse de manera diferente y mucho más alegre en un partido ante el Levante que fue una delicia para los espectadores. Un festival de juego de ataque que borró de un plumazo el aburrimiento que preside buena parte de los encuentros de esta Liga. Un regalo que ofrecieron el Sevilla y el Levante, que se desataron para ofrecer un espectáculo. El resultado fue el triunfo de este cambiado Sevilla en el encuentro con más goles de toda la competición, ocho. Y los números reflejaron, sin duda, lo vivido en el luminoso mediodía sevillano. El Sevilla realizó hasta 18 remates, 11 a puerta, mientras que el Levante llegó a los 12 (siete entre los tres palos de la meta andaluza). En medio de la locura, se vieron grandes goles, como los de Óliver Torres y Morales. En este tipo de partidos que desespera a los entrenadores por los errores cometidos, acaba gozando el aficionado.

SEVSevilla
Sevilla
5
Dmitrovic, Koundé, Jesús Navas, Diego Carlos, Augustinsson (Marcos Acuña, min. 77), Óliver Torres (Óscar Rodríguez, min. 77), Delaney (Joan Jordán, min. 55), Suso (Lamela, min. 68), Fernando, Munir (Lucas Ocampos, min. 68) y Rafa Mir
LEV Levante
3
Levante
Aitor, Vezo, Miramón, Mustafi (Róber, min. 21), Clerc (Franquesa, min. 72), Pablo Martínez (Malsa, min. 45), Gonzalo Melero, De Frutos, Radoja (Enis Bardhi, min. 45), Soldado (Dani Gómez, min. 55) y Morales
Goles 1-0 min. 7: Óliver Torres. 2-0 min. 23: Rafa Mir. 2-1 min. 32: Morales. 3-1 min. 37: Diego Carlos. 4-1 min. 49: Munir. 4-2 min. 54: Morales. 4-3 min. 60: Gonzalo Melero. 5-3 min. 63: Fernando.
Árbitro Valentín Pizarro Gómez
Tarjetas amarillas Malsa (min. 65), Clerc (min. 69) y Fernando (min. 77)

El Sevilla lo gana todo en casa pero, sin embargo, recibió en un partido los mismos goles que había encajado en los ocho anteriores (tres). El Levante hizo tres después de cuatro partidos sin ver puerta. Mientras Julen Lopetegui lamenta los errores en defensa de este Sevilla con el 4-1 que permitió acercarse al Levante hasta el 4-3, también disfrutará con el fútbol en ataque de su equipo, que cuajó el mejor primer tiempo de toda la temporada. El Levante, en zona de descenso, mostró muy buenas maneras en ataque, aunque debe mejorar en defensa (son ya 18 los goles encajados).

El Sevilla y el Levante se rebelaron contra el fútbol control que impera en la Liga. La espléndida tarde sevillana sirvió de inspiración a dos equipos que cuajaron un gran primer tiempo en un Sánchez Pizjuán repleto en su primer día con aforo completo. El Sevilla dejó atrás su imagen plana de anteriores partidos para desmelenarse ante un rival que, si bien sufre en defensa, hace cosas muy interesantes en ataque. El Sevilla fue un rodillo, con intensidad, velocidad y verticalidad para abandonar ese fútbol plomizo que le perseguía. Fue un mediodía de goles de gran factura, de remates inverosímiles y de dos equipos que jugaron muy bien al fútbol para beneficio de esta Liga.

Para gozada, el primer gol del Sevilla. Óliver Torres marcó de una volea espectacular en el área después de un saque de esquina de Augustinsson al segundo palo. Fue la acción con la que todos los futbolistas sueñan desde que comienzan su carrera. Un empalme brutal e inapelable que recordó al tanto de Marco Van Basten en la final de la Eurocopa 88 ante la URSS. El tanto desató la felicidad en Nervión, que vio a su equipo jugar y dar espectáculo. Óliver Torres tuvo otra clara opción, Mir hizo el segundo tras un robo del recuperado Munir, de nuevo titular, y todavía Suso lanzó el balón al palo. El Levante, que sufrió un huracán, se metió en el partido gracias a otro golazo, el de Morales, que la coló por la escuadra de Dmitrovic, al que Lopetegui le dio la titularidad por delante de Bono. El partido no entendía de treguas. El Sevilla volvió a la carga y un pase de Suso al segundo palo fue rematado por Diego Carlos. Los de Lopetegui habían hecho una primera parte de alto nivel, con Suso y Óliver Torres jugando de manera fantástica.

Pareció que el gol de Munir, el 4-1, iba a cerrar el encuentro. La realidad del partido fue otra. Dmitrovic y Diego Carlos cometieron dos errores que premiaron también la insistencia de Morales y De Frutos. El 4-3 daba aspiraciones al Levante, aunque poco después Navas daba el quinto en bandeja a Fernando, que lo mismo defiende que marca como si fuera un delantero centro. Habría tiempo, por supuesto, para más jugadas en ataque. Por ejemplo, un balón de Bardhi al palo tras un gran lanzamiento de falta o dos paradores escalofriantes de Aitor a disparos de Óliver Torres y de Munir. El partido no iba a cambiar la senda por la que transcurría. Ocasiones y más ocasiones sin tregua alguna. Un soplo de aire fresco en esta Liga donde abunda tanto el fútbol control y el conservadurismo en el juego. El Sevilla alcanza los 20 puntos y sigue llamando a las puertas de los grandes.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS