Muguruza y Badosa: dos maestras y un hándicap

Su clasificación para el Masters las aparta de la Billie Jean King Cup con España la próxima semana, al estar ambas competiciones prácticamente solapadas

Muguruza y Badosa, recientemente en Moscú e Indian Wells.
Muguruza y Badosa, recientemente en Moscú e Indian Wells.

En vísperas de que el grupo capitaneado por Anabel Medina se desplace a Praga para preparar el asalto a la fase final de la Billie Jean King Cup, la antigua Copa Federación, a la seleccionadora española se le presenta un serio contratiempo. La doble clasificación de Garbiñe Muguruza y Paula Badosa para el Masters femenino que se disputará del 10 al 17 de noviembre en Guadalajara (México) aparta a las dos mejores jugadoras españolas de la competición por equipos, que se disputará la semana previa, del 1 al 6 de noviembre. Ambas iban a formar junto a Sara Sorribes (37ª), Nuria Parrizas (66ª) y Carla Suárez (335ª). El estreno será frente a Eslovaquia, el día 1, y el segundo compromiso del grupo contra Estados Unidos, el 3.

Según adelantó RNE y ha podido confirmar este periódico, ambas dudaban seriamente si participar o no en el torneo de Praga, dada la cercanía entre ambas fechas y otros dos añadidos: la distancia entre un punto y otro (11.000 kilómetros, casi 19 horas de vuelo), así como el marco, muy diferente ya que el evento europeo se jugará bajo techo y el mexicano al aire libre, con 1.000 metros de altura de contraste entre las dos ciudades. Y finalmente, la Real Federación Española de Tenis (RFET) lo confirmó la noche de este lunes: ni una ni otra estarán, y les reemplazarán Rebeka Masarova (168ª) y Aliona Bolsova (172ª). Desde el organismo y el banquillo se asume la renuncia con resignación.

“La propia Anabel Medina y el presidente de la RFET han contactado con la Federación Internacional de Tenis (ITF) al más alto nivel para intentar que nuestras tenistas mejor clasificadas pudieran disputar al menos en las dos primeras eliminatorias en Praga. Finalmente, las estrictas normas de la ITF al respecto han imposibilitado contar con ellas”, transmiten desde el órgano federativo.

Muguruza (28 años y campeona en marzo en Dubái), actual número cinco del mundo y ganadora hace dos semanas en Chicago, mostró inicialmente su predisposición a competir en Praga –”la Fed Cup es emocionalmente la bomba y el Masters es muy especial, un regalo”, declaró antes de asistir a Moscú, donde cedió en la segunda ronda–, pero finalmente optará por reservarse y concentrarse en la cita posterior. De este modo, seguirá los pasos de otras tenistas punteras como la bielorrusa Aryna Sabalenka o la checa Karolina Pliskova, que se descartaron para la prueba por equipos.

Tras los pasos de Arantxa y Conchita

La renuncia de la número uno, Asleigh Barty, y los resultados en Moscú le clasificaron de forma automática para el Masters. Se trata de la cuarta vez que Muguruza pisará el evento que reúne anualmente a las ocho mejores del mundo al cierre de la temporada. Previamente lo disputó de manera consecutiva en 2015, 2016 y 2017, durante su etapa más brillante. “Han sido meses de mucha presión y viajes, de no haber estado en casa desde que competí en los Juegos, con mucha exigencia mental y física”, comunicó a través de sus redes sociales, aduciendo además unas molestias en el tobillo; “lo siento mucho, pero no llego a estar en condiciones. Mi cuerpo y mi mente no me dan para hacer este viaje”.

Mientras tanto, Badosa (23 años y que este curso elevó su primer premio, en Belgrado) ha firmado un acelerón final que le ha conducido a replantearse la situación, argumentada también en la “gran carga física” de 2021 (56 partidos) y al haber “expuesto su físico a una exigencia sin precedentes en su carrera”; asimismo, los problemas que ha sufrido en el hombro derecho, vigilado con celo desde mitad de año, según precisan desde su equipo. El valioso trofeo logrado el pasado fin de semana en Indian Wells (WTA 1000) le disparó en la carrera anual y la baja de Ons Jabeur en Courmayer (Francia) le concedió el pase.

“Me da mucha pena, siento mucho esta decisión. Tenía muchas ganas de representar a mi país, ya que es algo que me hace muchísima ilusión”, lamentó la catalana, que este año ha ascendido 57 posiciones en el ranking y hoy día es la undécima de la WTA. “Es un sueño hecho realidad, la recompensa al duro trabajo. Siempre he querido estar entre las mejores y hora está siendo posible”, agregó sobre su siguiente reto.

La presencia de ambas en el Masters obliga a retroceder al 2000, la última vez que hubo un dúo de españolas. Fueron Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS