Dimite el director general del Feyenoord por amenazas de los hinchas violentos

Los radicales del equipo neerlandés rompieron las ventanas de su domicilio y le pintaron la fachada

Mark Koevermans, hace dos años cuando llegó al Feyenoord.
Mark Koevermans, hace dos años cuando llegó al Feyenoord.KOEN VAN WEEL (AFP)

El director general del Feyenoord presentó su dimisión este miércoles tras las amenazas recibidas por parte de hinchas violentos del club. Mark Koevermans, que fue tenista profesional, dejará el próximo 1 de diciembre un cargo en el que llevaba menos de dos años. Su marcha se debe, según explicó, a los asaltos e intimidación padecidos entre junio y septiembre. Los hinchas rompieron las ventanas de su domicilio y llenaron de grafitis la fachada. Por seguridad de su familia, optó por marcharse. Es el tercer gestor del club en los últimos cinco años, y la Federación Nacional de Fútbol (KNVB) y el ministerio de Justicia están buscando la forma de contener a este tipo de aficionados radicales.

“Llevo al Feyenoord en el corazón desde niño y, cuando me nombraron director general, fue como cumplir un sueño. Me duele tomar esta decisión, pero creo que es lo mejor”, dijo Koevermans al anunciar que dejaba el cargo. Ferd Graperhaus, ministro de Justicia, calificó las amenazas de “un escándalo propio de delincuentes que nada tiene que ver con el fútbol”, y confirmó que sus contactos con la Federación holandesa. Su directora, Marianne van Leeuwen, admitió a su vez que el ambiente en la sociedad se ha endurecido “y en el fútbol profesional hay grupos pequeños, pero persistentes, que se comportan de manera intolerable en el estadio, en Internet e incluso cuando no hay partido. Hay que pararlo”.

Koevermans llegó en 2019 al Feyenoord como director comercial, y su marcha se produce poco después de una serie de incidentes protagonizados por hinchas radicales. El choque más reciente se produjo el pasado 20 de octubre, cuando un grupo de fans del equipo de Róterdam se lanzó contra la terraza del restaurante donde cenaba la directiva del club alemán Union Berlín. Tiraron mesas y sillas, y los huéspedes tuvieron que refugiarse en el interior del local. Hubo un detenido y los responsables del Feyenoord pidieron disculpas a sus colegas germanos. Al día siguiente, ambos conjuntos se enfrentaron en el estadio -ganó el Feyenoord 3-1- en un partido de la Conference League, la tercera competición continental. La policía holandesa arrestó a 75 personas, de los cuales 59 eran seguidores de Union Berlin, para evitar enfrentamientos.

En agosto, hubo un incendio provocado en un gimnasio que busca promover la aceptación de la comunidad LGBTI en el fútbol. En julio pasado, el jugador Steven Berghuis sufrió insultos antisemitas después de su fichaje por el Ajax. Este equipo mantiene una imagen de lazo simbólico con la comunidad judía, y Berghuis fue presentado en un mural con una nariz prominente, ropa de prisionero de campo de concentración y una estrella de David en el pecho. Junto a la pintada podía leerse esto: “Los judíos siempre se largan”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS