La defensa del Atlético de Madrid se vence en los duelos

Salvo Giménez, los centrales rojiblancos han bajado el porcentaje de disputas ganadas, con Felipe como máximo exponente

Felipe trata de frenar a Mané durante el Liverpool-Atlético (2-0) disputado el miércoles en Anfield. / Action Images via Reuters/Lee Smith
Felipe trata de frenar a Mané durante el Liverpool-Atlético (2-0) disputado el miércoles en Anfield. / Action Images via Reuters/Lee SmithLEE SMITH (Reuters)

Expulsado a la media hora de juego con 2-0 en el marcador por zancadillear y pisar a Mané en su intento de frenar el contragolpe, Felipe abandonó la hierba de Anfield con la cabeza gacha y la hinchada del Liverpool despidiéndole con irónicos aplausos compungido por su exceso de vehemencia en el lance, el central brasileño se santiguó apesadumbrado. Ese tipo de acciones descontroladas estaban señaladas por la dirección deportiva del Atlético de Madrid entre los posibles y escasos peros para concretar su fichaje en el verano de 2019 procedente del Oporto.

LIVLiverpool
Liverpool
2
Alisson, Matip, Trent Alexander-Arnold (Nathaniel Phillips, min. 93), Konstantinos Tsimikas, Virgil Van Dijk, Oxlade-Chamberlain (Minamino, min. 77), Fabinho (Thiago, min. 58), Henderson, Salah, Diogo Jota y Mane (Roberto Firmino, min. 45)
ATM Atlético
0
Atlético
Oblak, Mario Hermoso, Felipe Monteiro, Giménez, De Paul, Carrasco (Vrsaljko, min. 68), Koke (Matheus Cunha, min. 68), Trippier, João Félix (Renan Augusto , min. 58), Correa (Javier Serrano, min. 74) y Luis Suárez (Héctor Herrera, min. 58)
Goles 1-0 min. 12: Diogo Jota. 2-0 min. 20: Mane.
Árbitro Danny Makkelie
Tarjetas amarillas Mario Hermoso (min. 7), Mane (min. 14), Luis Suárez (min. 36), Koke (min. 37), João Félix (min. 51), Diogo Jota (min. 84) y Matip (min. 91)
Tarjetas rojas Felipe Monteiro (min. 35)

Diez minutos antes de ver la cartulina roja, Felipe ya había recibido los reproches de Luis Suárez por no haber contenido a Mané en el inicio de la jugada del segundo gol del Liverpool. La competición dicta que ahora mismo es el máximo exponente del bajo rendimiento que los centrales rojiblancos están ofreciendo este curso. Las estadísticas dicen que en el acumulado de las tres competiciones solo gana el 46% de sus duelos, una cifra muy baja para un central, con el agravante de que estos suelen ir con ventaja a los cruces frente a los delanteros porque intervienen de cara en las jugadas. En la Champions, Van Dijk lidera esta clasificación con un 94% de duelos ganados. Sin Savic, ausente en los cuatro primeros partidos europeos por sanción, Giménez, es el único que mantiene el tipo con un 81% de disputas ganadas, solo superado por el central holandés. Hermoso, con un 56%, aparece en el puesto 68 y Felipe se hunde en el 302 con un 36%. Ya en el primer tramo de la anterior temporada, la versión de Felipe distó mucho de la de primera, en la que fue el mejor del cuarteto de centrales en una defensa que por entonces era de cuatro. De todos, el defensa es el que peor ha digerido el paso a la zaga de tres centrales. Simeone ya no le concede el eje de la defensa, algo habitual cuando forma con Giménez y Hermoso. En Anfield jugó a la derecha del uruguayo y nunca se sintió cómodo.

Salvo en el caso de Giménez, la pérdida de los duelos es un mal generalizado entre los centrales rojiblancos en lo que va de temporada. Todos han bajado sus prestaciones respecto a la anterior campaña. Sumando las tres competiciones, Savic ha pasado de ganar un 61% de las disputas a un 55%, Hermoso del 57% al 55% y Felipe del 67% al 46%. También Oblak ha bajado su porcentaje de paradas del 80% al 56%. El resultado de tanto bajón individual del rendimiento es que el Atlético encaja más goles por partido, 1,06, rematándole menos (8) que en las tres temporadas que llevan en el club este cuarteto de centrales. “Nos han marcado dos goles muy fáciles, no nos puede pasar eso. Después de dos tantos así, es muy difícil remontar, más aún con un jugador menos. Las sensaciones no son las mejores”, se lamentaba Oblak al término del encuentro en Anfield. “Lo sabemos todos, todo el equipo. No sé qué está pasando. Tenemos que mejorar en este aspecto, pero es difícil de explicar”, prosiguió el meta esloveno. En la misma línea se expresó Hermoso: “Nos han penalizado los dos fallos que hemos tenido en los goles”.

Según fuentes cercanas al vestuario rojiblanco, tanto Simeone como sus futbolistas están convencidos de que el nivel mostrado por el equipo en lo que va de curso hasta ahora no es preocupante, salvo en los descuidos defensivos individuales. Ante este problema que marca el inicio de la temporada, en sus últimas charlas, Simeone ha apelado a la solidaridad para que unos corrijan los errores de otros. Esta era una de las virtudes que caracterizó al Atlético más rocoso. El pasado domingo, contra el Betis (3-0), el preparador argentino exteriorizó su satisfacción porque comprobó que su discurso había calado. En Anfield, sin embargo, los errores en defensa se sucedieron y nadie rectificó a nadie.

La debilidad de los centrales es un mal inusual en la era Simeone, que antes solía repetir que contaba con los cuatro mejores del mundo en los tiempos de Godín, Savic, Giménez y Lucas Hernández porque la solidez defensiva no disminuía jugara quién jugara. Ahora, la mera ausencia del montenegrino es un drama como muestran los seis goles encajados en los cuatro partidos de Champions.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS