Ventaja de Portugal, deberes para Croacia

Al cuadro luso le vale un empate en casa contra Serbia, mientras que los balcánicos deberán vencer a Rusia en Split

Modric, rodeado por tres rivales, pasa el balón durante el partido entre Malta y Croacia.
Modric, rodeado por tres rivales, pasa el balón durante el partido entre Malta y Croacia.MATTHEW MIRABELLI (AFP)

Portugal llega al final de la fase de grupos de la clasificación europea en idéntica situación que España, con un partido en casa y sabiendo que el empate le vale para asegurar el pase al próximo Mundial. El cuadro luso cumplió ayer sin alardes en terreno irlandés, donde hizo lo justo para no perder esa ventaja y firmó un empate (0-0) que a todos pareció satisfacer menos al voraz Cristiano Ronaldo, que buscaba engrosar una demoledora estadística que le tiene a dos goles de los 800 en partidos oficiales (5 con el Sporting, 127 con el Manchester United, 450 con el Real Madrid, 101 con la Juventus y 115 con Portugal).

Pero nadie marcó en el Aviva Stadium, el remozado estadio de Lansdowne Road, atestado de aficionados para un partido en el que nada le iba a Irlanda, que firma una fase de clasificación pésima, con un solo triunfo en siete partidos y sin haber podido ganar un solo partido en Dublín. Portugal guardó algunas piezas como Ruben Dias, Cancelo o Diogo Jota. Bernardo Silva se quedó en Lisboa para recuperarse de una dolencia. Joao Félix apenas jugó el último cuarto de hora, justo cuando Irlanda se animó más en ataque y se lanzó a por el triunfo.

Cristiano pudo marcar, pero le faltó puntería. Cabeceó cerca del palo un centro de André Silva mediada la segunda parte. Al final, el equipo que dirige Fernando Santos dio por bueno un empate que le sitúa líder del grupo, empatada a puntos con Serbia, que disputó un amistoso contra Qatar (4-0) y ya sabe que sólo le vale el triunfo en Lisboa. Allí estarán el domingo con toda la dinamita de su delantera: Vlahovic, Jovic y Milinkovic-Savic afinaron la mirilla y marcaron en el amistoso contra los anfitriones del Mundial. En Portugal será baja Pepe, expulsado.

Rusia y Croacia también se jugarán el domingo un billete para Qatar en otro duelo directo. En este caso son los rusos quienes disponen de la ventaja de que el empate les da el pase. Los croatas juegan en casa, en Split. En el penúltimo envite, ambas escuadras cumplieron el trámite. Rusia encarriló su duelo contra Chipre a los cuatro minutos con un gol de Erokhin, centrocampista del Zenit. Y apenas sufrió hasta que en la segunda parte acabó de derribar la muralla de su rival con cinco goles más (6-0). Valeri Karpin asumió el cargo de seleccionador el pasado mes de julio y sus resultados son alentadores: cinco triunfos y un empate, en Moscú contra los croatas; 13 goles a favor y apenas uno en contra.

Petardazo rumano

La cita de Split será una prueba de fuego para los rusos. Croacia fue a remolque en el grupo desde la derrota inicial en campo de Eslovenia y un segundo tropiezo contra Eslovaquia en la jornada anterior le dejó en una situación límite. No podía tropezar en Malta y pasó por encima de un débil rival (1-7) en una noche en la que guardó a algunas piezas, sobre todo en defensa. Modric, Perisic y Kramaric no llegaron a jugar ni una hora. Se marcharon tras marcar un gol cada uno.

En Bucarest pegó el petardazo Rumanía, que se perdió los últimos cinco Mundiales y ahora necesita ganar en la última jornada en Liechtenstein y que Macedonia del Norte tropiece en su campo ante Islandia para acceder a la repesca. La selección nórdica ya no tiene opciones, pero empató (0-0) en Bucarest y le quitó a su oponente la ventaja por la segunda plaza del grupo.

El sueño armenio de Joaquín Caparrós, seleccionador del equipo de la antigua república soviética, acabó de manera grosera con una goleada en campo propio ante Macedonia del Norte (0-5), selección que ya estuvo en la última Eurocopa al aprovechar la vía de la Liga de las Naciones y que ahora depende de sí misma para jugar la repesca que le puede llevar a su primer Mundial, con su capitán Enis Bardhi al volante. El centrocampista del Levante marcó tres goles en Erevan, dos de ellos de penalti y fulminó a Armenia, que sumó diez puntos en los cuatro primeros partidos, pero desde entonces se derrumbó con dos empates y tres derrotas en las cinco citas siguientes, incluido un tropiezo en casa ante la modesta Liechtenstein.

El modesto cuadro alpino pasó una noche de pesadilla en Berlín, donde se quedó en inferioridad numérica a los diez minutos y encajó cuatro tantos en el cuarto de hora siguiente. Alemania ya estaba clasificada, pero no evitó pasar el rodillo en un partido en el que Hansi Flick armó un once sin excesivas rotaciones. Gündogan, Sané, Reus y Kaufmann, zaguero de Liechtenstein, sentenciaron con sus goles en el primer cuarto de partido y encarrilaron una goleada escandalosa (9-0).

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS