“¡Cómo se oyó el gol de Hierro!”

El exdefensa, Zubizarreta y Gordillo reviven dos históricos partidos de la Roja en Sevilla, ante Islandia en 1985 y Dinamarca en 1993, para ir al Mundial

Hierro marca de cabeza el gol ante Dinamarca que dio a España el pase al Mundial de Estados Unidos 94.
Hierro marca de cabeza el gol ante Dinamarca que dio a España el pase al Mundial de Estados Unidos 94.DARIO AS DIARIO AS (DARIO AS)

Esta vez no será ni en el Benito Villamarín ni en el Ramón Sánchez Pizjuán. Sevilla vuelve a acoger una cita decisiva de la selección española de fútbol, que se juega ante Suecia el pase directo al Mundial de Qatar 2022. Será en el estadio de La Cartuja. La capital de Andalucía, sede fija del equipo español entre diciembre de 1983 y junio de 1995, fue testigo de dos partidos muy especiales en los que la Roja se jugó el pase a un Mundial. El primero fue el 25 de septiembre de 1985, en el Benito Villamarín, donde había que ganar a Islandia para disputar el Mundial de México 86. Nueve años después, el 17 de noviembre de 1993, España debía vencer a Dinamarca, la campeona de Europa, para jugar el Mundial de Estados Unidos 1994. En ambos ganó España: 2-1 y 1-0.

“En mi época de jugador nos clasificamos para un Mundial ante Dinamarca en Sevilla. No recuerdo un partido igual en mi carrera en el que la afición nos llevara en volandas como aquel día”, recordó Luis Enrique justo después de derrotar el jueves a Grecia. El seleccionador nacional (62 partidos con España y 12 goles) vivió aquel encuentro histórico contra el conjunto danés. Fue en el Ramón Sánchez Pizjuán y España venció con un gol de cabeza de Hierro en el minuto 63. La Roja adquiría el billete del Mundial de EEUU tras perderse la Eurocopa de Suecia 92.

Un hecho alteró el desarrollo del partido. La expulsión del capitán, Andoni Zubizarreta. “A los 10 minutos se me ocurrió darle un pase a Michael [Laudrup] y creo que no fue la mejor idea ni el mejor momento de hacerlo. Le hice la falta fuera del área y quizás tuviera algo de lucidez, porque evité que nos hicieran el 0-1. Fue roja”, aclara Zubi. “Recuerdo que el árbitro hasta casi me pidió perdón después de expulsarme. Se iba el capitán, a los 10 minutos de una auténtica final y en una situación muy rara porque además entraba Cañizares, quien no era habitual, ya que Julen Lopetegui tenía una lumbalgia”, añade el exguardameta internacional. “El público estuvo impresionante. Fueron muchos minutos con ellos dominando con uno más y nosotros aguantando con el aliento de la gente. Yo lo escuchaba desde el vestuario, donde me quedé con el delegado, Gerardo González. Era tremendo escuchar al público. ¡Cómo sonó aquel gol de Hierro!”, asevera revive Zubizarreta.

“Recuerdo que al descanso Javier Clemente [el seleccionador] nos dijo que defendiéramos fuerte y que íbamos a tener alguna a balón parado. Yo intentaba buscar siempre la misma posición en el área, desde el punto de penalti hacia atrás. Me llegó el balón de Goicoechea y rematé”, recuerda también Fernando Hierro. “Quizás sea el gol más importante de mi vida deportiva. Bakero obstaculizó a Schmeichel y dice que el gol fue suyo, pero lo metí yo”, añade Hierro, 89 veces internacional, con 29 tantos anotados.

Zubizarreta había perdido la titularidad en el Barcelona porque Johan Cruyff había decidido dársela a Busquets. “El público nos ayudó mucho y éramos un equipo muy competitivo. Yo sentía que no podía fallar, que tenía que dar tranquilidad, y voy y los dejo con uno menos. Recuerdo el abrazo que me di con Hierro y Bakero a la conclusión del partido”, señala Zubizarreta. Esa España dirigida por Javier Clemente cayó en los cuartos del Mundial de 1994 ante Italia.

Zubizarreta, al que contemplan 126 partidos como internacional, tres Mundiales y una Eurocopa, fue el único jugador que disputó esos dos partidos históricos. Si en 1993 era el jefe del vestuario, en 1985 jugaba su cuarto partido con España, el segundo oficial, y los dos fueron contra Islandia. “El Gordo [Rafael Gordillo] y Camacho eran los que manejaban el tema. Nos jugábamos el Mundial después de ser subcampeones de Europa en Francia y yo tenía la presión de sustituir a Arconada. Y recuerdo que nos costó mucho ganar a Islandia”, afirma Zubi. Dos goles de Rincón y Gordillo le dieron la vuelta al marcador al tanto inicial de Islandia y España se metió en el Mundial 86 de México. “Le pegué regular, de medio volea. Se me tiraron todos encima y me lastimaron. Para mí fue tremendo. Era mi primer partido en el Benito Villamarín con España desde que era jugador del Madrid, pero era mi campo, mi gente, el campo del Betis. Como hará este domingo, la afición de Sevilla respondió”, recuerda Rafael Gordillo, 75 veces internacional, tres goles y dos Mundiales (82 y 86) y tres Eurocopas (80, 84 y 88) disputadas.

“Había ya algo mágico con Sevilla y ese campo todo era posible, producto del 12-1 a Malta [en 1983]. Para mí fue una liberación”, resume Zubi. “Nos costó mucho, sabíamos que íbamos a pelear duro porque los islandeses no eran tan malos como decían. No pararon de correr en todo el partido y fue difícil. No nos valía y sufrimos mucho. Esa fase fue dura, con derrotas ante Gales y Escocia, grandes equipos”, añade Gordillo sobre otra noche inolvidable al calor de Sevilla.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS