El Espanyol amarga a la Real Sociedad

Yangel Herrera decide para el conjunto blanquiazul en un duelo que el cuadro vasco domina pero acaba perdiendo por su falta de puntería

Yangel Herrera marca el gol del Espanyol ante la Real Sociedad.
Yangel Herrera marca el gol del Espanyol ante la Real Sociedad.JOSEP LAGO (AFP)

La puntería que le faltó en el Camp Nou la tuvo el Espanyol frente a la Real. El fútbol que le faltó en Mónaco, la Real lo tuvo frente al Espanyol. Pero en Cornellà se impuso, como casi siempre, la eficacia. Tras el tropiezo en la Europa League, el cuadro vasco estaba dispuesto a comerse al Espanyol. Y, con excepción de un bache en el primer tiempo, lo consiguió. Le faltó, sin embargo, acierto. Todo lo contrario le pasó al Espanyol. Cuando el conjunto vasco merodeaba el área de Diego López, Yangel Herrera pescó un rebote en la puerta del área y mandó el balón a la red de Remiro. Poco, pero suficiente para el Espanyol. A la Real se le escurre la victoria en la Liga, cuando todavía aspira a conseguir el paso a los octavos de final en Europa y sigue enganchado a lo más alto de la tabla en España.

ESPEspanyol
Espanyol
1
Diego López, Sergi Gómez, Aleix Vidal (Miguelón, min. 77), Cabrera, Adrià Pedrosa, Darder, Yangel Herrera, Javi Puado (Wu Lei, min. 77), Keidi (Manu Morlanes, min. 57), Embarba (Melamed, min. 57) y De Tomás (Loren Morón, min. 89)
RSO R. Sociedad
0
R. Sociedad
Remiro, Diego Rico, Zubeldia, Gorosabel, Robin Le Normand, Ander Guevara (Robert Navarro, min. 80), Januzaj, Martín Zubimendi, Portu (Barrenetxea, min. 59), Oyarzabal y Syrloth (Isak, min. 59)
Goles 1-0 min. 76: Yangel Herrera.
Árbitro Antonio Miguel Mateu Lahoz
Tarjetas amarillas Syrloth (min. 42) y Aleix Vidal (min. 46)

La idea de Imanol Alguacil está por encima de las individualidades. Al técnico le puede fallar la columna vertebral —Aritz, sancionado; Merino y Silva, lesionados—, y la Real Sociedad no se mueve de su guion. Máxima competencia en el grupo txuriurdin, incluso después del desgaste, sumado a los malos resultados de su viaje por la Europa League. Pero el fútbol que le falta en el torneo continental lo encuentra en la Liga. Nadie se sorprendió en Cornellà cuando la Real saltó a atorar al Espanyol, con Januzaj y Portu bien abiertos en las bandas y con Oyarzabal más cerca de la medular para enlazar el fútbol del cuadro vasco. De entrada, perdonaba la Real. En realidad, al Espanyol lo rescataba Diego López. Cuando el equipo de Imanol dominaba el duelo y el balón, el portero blanquiazul sacó un manotazo espectacular para rechazar el disparo de Le Normand. Nada extraño en Diego López, el meta que más paradas suma en la Liga (56).

Pero el Espanyol no solo dependía del portero gallego. Duro para aguantar las embestidas de la Real, los blanquiazules tuvieron paciencia para esperar su momento. Más pragmático en la elaboración, el Espanyol sorteó la presión inicial del conjunto txuriurdin y le añadió vitamina en la recuperación del balón. En definitiva, se acercó a Remiro, como cuando Embarba probó un remate desde la puerta del área o cuando el poste le negó el gol a Puado después de apilar rivales y definir de puntera.

El último toque

La Real, sin embargo, no estaba dispuesta a ceder el control del duelo. Y, tras el paso por los vestuarios, calcó la propuesta del inicio del partido. Entonces Imanol le añadió la pimienta de Isak en ataque, más la velocidad de Barrenetxea. Pero si el poste salvó a la Real, también jugó a favor del Espanyol para rechazar el precioso disparo de Januzaj. A Isak se le atragantó el grito de gol después de que tras unos minutos de suspense el árbitro le anulara la diana tras justificar que el cuero se había desviado en él en el inicio de la jugada. Nada parecía inquietar a la Real, ahora con Januzaj más cerca de Oyarzabal, siempre presente en el campo del Espanyol.

Le faltaba, sin embargo, finura en el último toque. Error recurrente para el cuadro vasco en los últimos duelos. En cambio, sí lo estuvo el Espanyol. Darder recuperó el cuero en la medular y mandó a correr a Raúl de Tomás. Y, cuando encara, el delantero madrileño se pone la portería entre ceja y ceja. El remate de RDT lo rechazó Remiro, pero tal y como había pedido Vicente Moreno, apareció un volante para pescar la segunda jugada. Yangel Herrera atacó el balón en la puerta del área y lo acomodó lejos de Remiro. Cuando la semana pasada parecía que el Espanyol amargaba el estreno de Xavi Hernández en el Barcelona, se fue sin nada del Camp Nou. Este domingo, cuando más sufría ante la Real, Herrera sorprendió para cantar su primer gol como blanquiazul.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS