Alexia Putellas, Balón de Oro 2021

La centrocampista del Barcelona se une a Luis Suárez, que lo logró en 1960, como los únicos jugadores españoles que han logrado el prestigioso galardón

Alexia Putellas posa tras recibir el premio Balón de Oro femenino, este lunes en París. Foto: FRANCK FIFE | AFP | Video: AP

Luis Suárez ya no está solo. Alexia Putellas (Barcelona, 27 años) se convirtió este lunes en la segunda futbolista española, hombre o mujer, en lograr el Balón de Oro, hito con el que se coronó como la mejor jugadora de 2021 y con el que se une en la lista de galardonados al mítico excentrocampista gallego, que se impuso en 1960. Desde entonces, ni el Mundial logrado por la Roja en 2010, con Xavi e Iniesta como estandartes, había coronado a un futbolista español —ese año venció Messi—.

Putellas, también centrocampista, como Suárez, llega a la cima tras ganar el triplete con el Barcelona (Liga, Copa y Champions), capitana azulgrana y también de la selección española. “Estoy un poco emocionada, es un momento muy especial, por tener aquí a mis compañeras, con las que tanto he vivido. Gracias a ellas, a todas con las que he coincidido en mi carrera. Esto es un éxito colectivo, y así lo siento. Quiero dedicarle este momento a alguien que ha sido muy especial para mí, por quien hago todo, allí donde estés, espero que estés muy orgullo. Eso es por ti, papá”, dijo Putellas, que venció con 186 puntos, acompañada en la gala de París por otras cuatro compañeras del Barcelona: Jenni Hermoso (que fue segunda con 84), Irene Paredes, Lieke Martens y Sandra Paños. Una cumbre a la que la ganadora ha llegado con pasión y talento desde su infancia.

El Barcelona marcó el camino de Alexia Putellas hacia el Balón de Oro. Sin embargo, la vida de la futbolista en el cuadro azulgrana comenzó en el aire. “En 2006, la tuve que dar de baja porque no tenía un equipo para su edad”, recuerda el entrenador Xavi Llorens. Por entonces, Putellas tenía 12 años. “Su padre me pedía que, por favor, la dejara. Que ella era muy del Barça, que se quedara aunque fuera para entrenar”, añade el técnico catalán. Putellas pasó al fútbol base de Espanyol, para después consolidarse en el Levante. “Antes de un partido, en una concentración, vi una publicidad de Messi en la televisión. Y les dije a las jugadoras: ‘Algún día van a ver a Alexia ahí como Leo”, cuenta Antonio Contreras, entrenador de Putellas en el Levante. “Mudarse a Valencia le hizo mucho bien. Le ayudó a madurar y tuvo la suerte de que se encontró con un vestuario muy profesional en una época en la que el fútbol femenino no lo era. Esas cosas marcan y Alexia era una esponja para aprender”, añade Contreras.

Putellas, entonces, se arrinconaba en una banda. “Tenía desborde por la banda izquierda y, a pierna natural, era hábil en el uno contra uno. Una característica que para nuestro estilo de juego en la selección española es muy buena”, interviene Jorge Vilda, hoy seleccionador de la absoluta, en ese momento entrenador de la sub-17. “Yo, a veces, hasta la colocaba de extremo derecho. Antes los campos no eran como los de ahora. No tenían esta amplitud ni estaban tan bien cuidados. Entonces, si le dabas libertad en la banda a pierna cambiada, tenía la capacidad para colarse por dentro. Además, tenía mucha finalización”, explica Contreras. Putellas firmó 15 goles en sus 34 partidos en el Levante. Carta de presentación para volver al Barça en 2012.

“Como Xavi”

“En esa época no era como ahora, que hay directores deportivos y representantes de futbolistas. Para fichar a una jugadora, primero tenías que llamar a otra que la conociera para que hiciera de intermediaria. Yo llamé a Ruth García para que preguntara a Alexia si quería volver. Y ella estaba encantada”, rememora Xavi Llorens. El fútbol total de Putellas, sin embargo, todavía estaba por florecer. “Jugaba de extremo por su calidad más que su personalidad. Pero ya mostraba su capacidad para adaptarse a otras funciones. En un partido en el que sabía que íbamos a tener todo el tiempo el balón, la coloqué de lateral izquierdo”, insiste Llorens, que dejó el Barcelona en 2017, después de 11 años en el equipo y tras convertir al conjunto azulgrana en tótem en España y referente en Europa.

Markel Zubizarreta, director deportivo del Barcelona desde 2016, lo tenía claro: Alexia tenía que bajar a la medular. La idea era que Putellas dejara de ser el primer cambio del Barça para que se convirtiera en la líder del equipo. “Pasó a centrocampista por el entendimiento que tiene del juego. Cuanto más contacto tiene Alexia con el balón, es mejor para el equipo”, reflexiona Vilda. A Zubizarreta, en cualquier caso, hubo algo que le sorprendió. “Lo más normal, cuando una futbolista pasa de extremo a interior, es que no sea posicional. En nuestro caso, Aitana es nuestra Iniesta y Alexia nuestra Xavi”, sostiene el director deportivo del Barcelona. Faltaba un paso más: dominar la autocrítica. “Cuando cogí el equipo en enero de 2019, tenía muy claro que Alexia tenía mucho fútbol pero le faltaba confianza. Es tan exigente con ella misma que le faltaba reforzar su seguridad. Y a base de empoderarla y de que se entrenara más y mejor, ella se benefició. Tenía la cabeza y el fútbol, le faltaba la confianza y el físico”, apunta Lluís Cortés, preparador del Barcelona hasta junio de 2021, ganador de la pasada Champions, ahora seleccionador de Ucrania.

“Cuando comencé a trabajar en el primer equipo, como parte del cuerpo técnico de Lluís, pasó algo que me llamó mucho la atención: Alexia tenía entre ceja y ceja mejorar como centrocampista. Me preguntó por Amadine Henry [líder del Lyon multicampeón de Europa, capitana de Francia]. Cuando una jugadora quiere mejorar el posicionamiento, la capacidad defensiva, el uno contra uno, las acciones a balón parado… Ahí entiendes todo. Hoy seguramente sea Henry la que quiere parecerse a Alexia”, destaca Jonathan Giráldez, actual entrenador del Barcelona.

Alexia comenzó a estudiar Administración y Dirección de empresas. Pero lo dejó. “¿Por qué lo hiciste?”, le preguntó Llorens. “Quiero vivir por y para el fútbol”, le respondió Putellas. “Es muy exigente y es supercompetitiva. Para ella todo tiene que tener un orden. Y así hace jugar al equipo”, interviene Cortés. “Cuando ella habla hay que escucharla. Lo que dice es meditado y tiene un sentido. Recibe bien los consejos y es educada para dar su opinión”, explica Vilda, “y todo lo ha conseguido por amor a este deporte”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS