La variante ómicron ataca al Belenenses

Hasta 13 futbolistas y cuatro preparadores del equipo portugués están afectados. Pese a ello, jugaron ante el Benfica: 0-7

Los nueve jugadores del Belenenses que jugaron el partido interrumpido contra el Benfica.
Los nueve jugadores del Belenenses que jugaron el partido interrumpido contra el Benfica.DPA vía Europa Press (Europa Press)

El brote de covid que propició la polémica en torno al partido entre Belenenses SAD y Benfica se asocia a la variante ómicron. Hasta 13 jugadores y cuatro técnicos del equipo están afectados, según confirmó el Instituto Nacional de Salud portugués. De esos 17 casos, 13 corresponden a la nueva variante ómicron, aunque hay dos casos que todavía están en duda. Todos los afectados desarrollan síntomas leves o son asintomáticos. La novedad llega mientras se discute sobre cómo fue posible que el duelo se disputase bajo esas condiciones, con apenas nueve jugadores del Belenenses sobre el campo, dos de ellos guardametas, y una suspensión tras alegar tres de ellos lesión antes del inicio de la segunda parte, cuando el resultado era ya de 0-7.

Ahora, los jugadores del Benfica, que el día 8 juegan contra el Dinamo de Kiev la última jornada de la fase de grupos de la Champions en disputa con el Barcelona por una plaza en octavos, deberán pasar diversas pruebas para confirmar que no sufrieron contagios. Por ahora no tendrán que confinarse porque no se les considera contactos de positivos, aunque han sido aislados el resto de jugadores del equipo y todos sus contactos directos.

En Portugal tratan de rastrear el origen de los casos de ómicron y el Belenenses es la principal huella a seguir. En el plantel, y entre los contagiados, figuran dos futbolistas sudafricanos, Cafu Phete y Yaya Shitole. El primero de ellos estuvo hace dos semanas en su país concentrado para jugar con su selección, en el camino que le puede llevar al próximo Mundial.

Mientras tanto, todos los focos apuntan a la Liga portuguesa y a su presidente, Pedro Proença, por permitir que el partido se llegase a disputar y de alguna manera poner en riesgo a quienes participaron en algo que no dejó de ser una caricatura porque el Benfica anotó siete goles en 45 minutos. El Belenenses se presentó a jugar porque, al no mediar aplazamiento, no saltar al campo supondría una sanción deportiva que le restaría entre dos y cinco puntos en la clasificación, en la que se encuadran entre los equipos que luchan por salvar la categoría.

El club solicita que se repita el partido

Ante la sorpresa generalizada, Graça Freitas, la directora general de salud pública del gobierno portugués, explicó ayer en una entrevista televisiva que las decisiones sobre partidos de fútbol sobrepasan su ámbito: “A las autoridades de la salud corresponde lo que es la salud, detectar y aislar casos, y a las del deporte lo que tiene que ver con el deporte”.

Los responsables de la Liga portuguesa ha solicitado una reunión de urgencia con las autoridades sanitarias para explicar lo sucedido y hoy emitirán un comunicado con su versión. Hasta ahora señalan al Belenenses por no solicitar “formalmente” el aplazamiento del partido. Con todo, ya el día anterior al encuentro se empezó a conocer el goteo de positivos en la plantilla. Cuando un par de horas antes del partido recibieron la confirmación de los resultados de las PCR realizadas, la Liga le respondió que ya era demasiado tarde y que tenían al menos siete jugadores para saltar al terreno de juego.

“No hay reglamento ni calendario que justifique esta vergüenza”, se queja Rui Pedro Soares, presidente del equipo afectado. El sindicato portugués de futbolistas lamenta el riesgo que han corrido los futbolistas: “Tuvimos tiempo suficiente en un contexto de pandemia para aprender a vivir con brotes puntuales de covid y saber que si aparecen es imposible cumplir con ciertos compromisos”.

El club solicita que se repita el partido

Portugal, el país de la Unión Europea con un mayor porcentaje de población vacunada con pauta completa (87%), comunicó ayer un total de 1.635 nuevos contagios y ya se superan los 54.000 casos activos con 809 personas internadas en hospitales, 111 de ellas en cuidados intensivos. La tasa de incidencia es de 325 infectados por 100.000 habitantes. El país entrará este miércoles de nuevo en “estadio de calamidad”, con el nivel más elevado de restricciones y anuncia para la primera semana de enero el teletrabajo obligatorio y el cierre de colegios, donde las clases se iniciaban el día 3, y establecimientos hosteleros.

El Belenenses, penúltimo clasificado en Portugal, solicitó este lunes la repetición del partido contra el Benfica. Los jugadores del equipo han apoyado la petición de la entidad con un mensaje unificado: “La única respuesta que puede reponer la verdad deportiva y la integridad de la competición es repetir el partido”.

Cabe recordar que en Alemania, el Bayern de Múnich recortó el sueldo a los jugadores que se niegan a vacunarse; entre ellos, Joshua Kimmich, que di opositivo por covid. El medio perderá al menos un millón de euros por las tres semanas que prolongará su ausencia de los entrenamientos.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS