Múnich - Lisboa, diabólica conexión para el Barça

Los azulgrana necesitan ganar al Bayern, protagonista del 2-8 en el estadio Da Luz, o que el Benfica no derrote en casa al Dinamo

Xavi Hernández, durante el último partido entre el Barcelona y el Betis.
Xavi Hernández, durante el último partido entre el Barcelona y el Betis.DPA vía Europa Press (Europa Press)

El Barça se juega este miércoles su clasificación para los octavos de final de la Champions en dos partidos que se disputan al mismo tiempo en dos escenarios muy distintos y de mal recuerdo para la hinchada azulgrana como son Múnich y Lisboa (21.00, Movistar LC). El barcelonismo asocia la capital portuguesa y al campeón de Alemania con un 2-8. El Bayern desencadenó en agosto de 2020 una tormenta imparable en el estadio Da Luz que ya se había gestado en los aguaceros de Roma y Liverpool. El club azulgrana se ha sostenido largo tiempo en Europa con el paraguas de Messi. La partida del 10, sin embargo, ha dejado al Barcelona a la intemperie en la Liga y sobre todo en Europa.

Necesita el Barça ganar en cancha alemana, un resultado que no se ha dado en sus cinco visitas —tres derrotas y dos empates—, o en caso de igualar o perder en el Allianz Arena quedará a expensas del marcador de Lisboa: si el Benfica se impone al Dinamo, último clasificado del grupo —empató en Kiev—, a los azulgrana solo les vale vencer al Bayern o quedarán eliminados en la fase de grupos, algo que no pasa desde 2000-01, y desterrados a la Europa League. El presupuesto, que contempla llegar hasta los cuartos o las pérdidas aumentarán en 20,2 millones, y la marca Barça saldrán seriamente dañados con la eliminación del equipo que dirige Xavi.

Aunque hay tensión en el Benfica después de perder contra el Sporting y a Jorge Jesús no le pasa por la cabeza empatar o perder con el Dinamo, los portugueses están muy expectantes también con la formación del Bayern, que no podrá contar con Kimmich, Goretzka, Choupo-Moting, Sabitzer ni Gnabry. El partido, además, se jugará sin público, a puerta cerrada por la covid. “Que no se preocupen en Lisboa porque jugaremos con el mejor equipo” respondió el entrenador Nagelsmann. “Sabemos que ya somos primeros pero queremos ganar los seis encuentros”, añade, consciente además de que el Bayern ya goleó en el Camp Nou por 0-3.

El dilema alemán no es Barça o Benfica sino Bayern. A los alemanes les suele alcanzar con poder disponer de Lewandowski, que suma más goles que todo el Barça (27 frente a 25), y Müller, quien se la tiene jurada a los azulgrana, autor de siete dianas, indetectable para la mayoría de técnicos del Camp Nou. Cruyff, Van Gaal, Guardiola, Tito Vilanova y Luis Enrique nunca pudieron conquistar la cancha del Bayern. Ahora comparece Xavi con una plantilla descompensada y falta sobre todo de delanteros por las lesiones de Braithwaite y Ansu Fati.

No le queda más alternativa al técnico que encomendarse a Memphis, inédito como artillero en Europa, y a Dembélé, que lleva siete meses sin disputar un partido entero, capaz de todas maneras de revolucionar aún más el juego impaciente del Barça. Al equipo de Xavi le puede la urgencia, destemplado por el poco control de las áreas: solo ha marcado dos tantos en los cinco partidos de Champions, ambos contra el Dinamo de Kiev (Piqué y Ansu).

La derrota ante el Betis supuso además un gatillazo para una plantilla animada por la ilusión que generan sus promesas y por el discurso de Xavi. Así que nadie se rinde de antemano ante el temible Bayern, ni que sea después de recordar que de vez en cuando, por ejemplo ante Ausburgo, Borussia Mönchengladbach o Eintracht Francfurt, no tiene el día y quién sabe si también puede volver a suceder contra el Barça.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS