El fútbol español se juega el futuro en un clima de alta tensión

Los clubes votan este viernes si optar a los 2.000 millones de euros pactados con el fondo CVC o al crédito por la misma cantidad que proponen Real Madrid, Barcelona y Athletic

Javier Tebas, presidente de LaLiga; Florentino Pérez, presidente del Real Madrid; y Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol.
Javier Tebas, presidente de LaLiga; Florentino Pérez, presidente del Real Madrid; y Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol.

El fútbol profesional español se enfrenta este viernes a una votación trascendental para su futuro económico. Los 42 clubes de la LaLiga decidirán si siguen adelante con el Proyecto Impulso, 1.994 millones de euros patrocinados por el fondo CVC a cambio del 9% de los beneficios por la explotación de los derechos de televisión durante 50 años, o si prefieren la propuesta de financiación Proyecto Sostenible, que la semana pasada plantearon Real Madrid, Barcelona y Athletic, opositores al plan de la patronal. Esta alternativa consiste en un préstamo otorgado por JP Morgan, Bank of America y HSBC y proporcionaría a los clubes la misma cantidad de dinero, 1.994 millones de euros a devolver en 25 años y en condiciones que sus cálculos encuentran notablemente más ventajosas.

La votación se realizará en el ambiente de frentismo que envuelve al fútbol español en los últimos años. A un lado, Javier Tebas y los 38 clubes que respaldan su mandato como presidente de LaLiga. Al otro, el Real Madrid, el Barcelona, el Athletic y la Federación Española de Fútbol, con su presidente, Luis Rubiales, a la cabeza. Esta terna de clubes y la entidad federativa solicitaron mediante carta al Consejo Superior de Deportes (CSD) el bloqueo del acuerdo con CVC por considerarlo ilegal y perjudicial para los intereses de los equipos. A petición de varios de los actores implicados, el organismo gubernamental que preside José Manuel Franco convocó para las seis de la tarde de este jueves una reunión con las partes implicadas con el fin de abordar el conflicto. Pasadas las cinco de la tarde, el CSD desconvocó la reunión porque Madrid, Barça y Athletic informaron de que no acudirían. Los representantes de LaLiga estaban dispuestos a asistir a la cita, seguros de que el CSD comunicaría a las partes que, tras consultar con la Abogacía del Estado, no podía bloquear el acuerdo con CVC por no tener competencias para intervenir en una disputa entre particulares. El peso de una querella por prevaricación por parte de LaLiga también ha jugado a favor de la neutralidad del CSD.

Las diferencias entre ambos proyectos han servido de munición para los ataques que cada una de las partes ha hecho de la iniciativa del contrario. El acuerdo con CVC, en forma de cuentas participadas, incluye la formación de una estructura externa conjunta entre LaLiga y el fondo, que controlará los pagos a los clubes, distribuidos a lo largo de cuatro años. El destino del dinero es finalista y obligatorio para los clubes que accedan a esta línea de crédito: 70% a infraestructuras y planes de futuro, 15% a pago de deuda y 15% a contrataciones. Javier Tebas defiende que el Plan Impulso es un acuerdo estratégico destinado al crecimiento de los ingresos de LaLiga, mientras que el plan de los tres clubes rebeldes es un mero préstamo que endeudaría aún más a los clubes en un momento tan delicado por las pérdidas causadas por la pandemia.

En la documentación que Real Madrid, Barcelona y Athletic enviaron a los otros 39 equipos y al CSD, estos sostienen que el pacto con CVC, en las condiciones de evolución de mercado contenidas en el dosier del Proyecto Impulso, tendría para los clubes un coste de 13.124 millones de euros, mientras que el Proyecto Sostenible contempla un coste de 881 millones, una diferencia de 12.243 millones.

La federación, por su parte, señala que Javier Tebas se beneficiará de un puesto retribuido al presidir un nuevo órgano externo a la LaLiga (la sociedad creada conjuntamente con CVC) durante al menos los próximos siete años, y que el fondo encontrará jugosos beneficios a costa del fútbol español. Además, la entidad federativa asegura que los clubes dejarán de percibir un porcentaje de sus derechos televisivos que excede inmensamente el crédito recibido y que también deben devolver íntegramente (además de perder el derecho a percibir el porcentaje mencionado).

Bajo el clima bélico reinante, en LaLiga dan por seguro que la votación (se necesita mayoría reforzada, 32 votos) del Proyecto Impulso saldrá adelante porque los 39 clubes que accederán a la línea de crédito ofrecida por CVC ya han planificado el gasto del dinero que recibirán. Cada proyecto individual de los clubes ha sido auditado por el fondo, que solo ha dado el visto bueno cuando ha comprobado que los planes de negocio que se le presentaban eran viables.

De ser aprobado, en LaLiga asumen que habrá batalla en los tribunales ante el anuncio de demandas por parte de los tres clubes rebeldes y la federación, pero aseguran que CVC no renunciará al pacto.

Franco: “Nos pedían anular la Asamblea y no podemos”

José Manuel Franco, presidente del Consejo Superior de Deportes, compareció ante los medios después de que Real Madrid, Barcelona y Athletic se negaran a acudir a la reunión convocada cuando conocieron que el organismo gubernamental no paralizaría la asamblea de LaLiga prevista para este viernes. “Las razones que nos han dado es que no tenía sentido acudir a una reunión en la cual nosotros no anulásemos la convocatoria de la asamblea, pero insisto, se trataba de buscar un acuerdo que podía ser posponerla”, aseguró Franco. “La reunión que convocamos fue desde la obligación de buscar el máximo consenso posible. Es necesario que haya un mayor nivel de acuerdo. El fútbol no puede permitirse el lujo estar permanentemente en los juzgados. Se nos pedía anular la convocatoria de la asamblea, pero solo podemos por motivos claros, concretos y tasados que no se daban. Otro informe de la Abogacía del Estado dice que no debemos entrar en acuerdos particulares”, concluyó Franco.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS