Un gran mosaico culé

Historias, datos y anécdotas como aquella misa oficiada en una iglesia de Jaén, a la que el cura no dejó acceder a un niño vestido con la camiseta de Messi

Hubo un tiempo en el que, en Barcelona, salir a la calle a jugar al fútbol en pantalón corto era “no tener ni decoro ni respeto a la moral al exhibirse en público poco menos que en paños menores, bajo el pretexto de practicar un deporte consistente en dar puntapiés a un enorme pelotón”. También un riesgo: en época de los artefactos explosivos Orsini, de forma redonda, los revisores de los tranvías podían obligar a deshinchar el esférico para demostrar que no se trataba de una bomba. Era finales del siglo XIX y Samuel Morris, un inglés llegado desde Filipinas, ignoraba el escándalo público y su imagen de hipotético terrorista para disfrutar del fútbol con sus tres hijos. Con aquellas jornadas familiares estaba dando, sin saberlo, los pasos primigenios de lo que hoy es el Fútbol Club Barcelona.

Así da comienzo Barça olvidado (Córner), el libro con el que el historiador Manuel Tomás —responsable del Archivo Histórico del club— y el periodista Frederic Porta cierran la trilogía iniciada con Barça inédito y Barça insólito. En 800 apuntes —2.400 la obra completa—, ofrecen un mosaico de anécdotas, historias y datos que, en perspectiva, aportan una imagen transversal del equipo culé. Entre muchos de los nombres que cualquier aficionado reconocería, se cuelan algunas anécdotas hilarantes, como aquel encuentro contra el Espanyol en el que la contundencia en el campo se trasladó a la grada, en donde ese día habían coincidido la sección blaugrana de lucha grecorromana y la perica de rugby. O aquella misa oficiada el domingo 30 de abril en una iglesia de Jaén, a la que el cura no dejó acceder a un niño vestido con la camiseta de Messi. “Es una falta de respeto venir a la casa de Dios con ese atuendo. […] Aquí defendemos una España unida y no hay lugar para independentistas”, alegó el sacerdote, que sí permitió que accediera un niño vestido del Jaén.

Un libro ameno y ágil que invita a desespumar la opulencia de los grandes clubes y reconocer la importancia de tantas personas, lugares y sucesos que, desde la cotidianidad, han pasado a formar parte de la manera de ser de los equipos. Aunque a veces parezcan olvidadas.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Pedro Zuazua

Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo, máster en Periodismo por la UAM-EL PAÍS y en Recursos Humanos por el IE. En EL PAÍS, pasó por Deportes, Madrid y EL PAÍS SEMANAL. En la actualidad, es director de comunicación del periódico. Fue consejero del Real Oviedo. Es autor del libro En mi casa no entra un gato.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS