LaLiga Santander jornada 24
Rayo
Rayo
0 3
Finalizado
Osasuna
Osasuna
Jon Moncayola 8'Rubén García 39'Kike García 92'

Vallecas pierde su magia

Osasuna supera con claridad a un Rayo que encadena tres derrotas consecutivas en casa

Nteka se lamenta tras encajar del 0-2 favorable a Osasuna.
Nteka se lamenta tras encajar del 0-2 favorable a Osasuna.AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

Vallecas ya no es un fortín, ha perdido su magia y el Rayo se ha salido de la senda por la que circulaba. Ahora camina por el barro, pisando charcos, como si le empezara a pesar la descarnada pelea entre parte de su afición y los propietarios del club. Frente a Osasuna, media grada de fondo apareció vacía. Los Bukaneros no se presentaron y los gritos contra Presa se solapaban con los cantos de ánimo de la afición visitante. O tal vez lo que le pesa al Rayo es la Liga, y la Copa; las dos cosas a la vez. Tres derrotas consecutivas en casa después de una hoja de servicios impecable hasta hace tres semanas, empiezan a emborronarla.

RAYRayo
Rayo
0
Dimitrievski, Balliu, Kévin Rodrigues (Sergi Guardiola, min. 74), Catena, Saveljich (Trejo, min. 45), Isi (Mamadou, min. 45), Comesaña (Pathé Ciss, min. 81), Óscar Valentín, Nteka (Bebé, min. 74), Álvaro García y Falcao
OSA Osasuna
3
Osasuna
Herrera, David García, Juan Cruz, Nacho Vidal, Manu Sánchez, Lucas Torró, Jon Moncayola (Oier, min. 86), Brasanac, Rubén García (Roberto Torres, min. 86), Ante Budimir (Kike García, min. 67) y Chimy Ávila (Javi Martínez, min. 81)
Goles 0-1 min. 8: Jon Moncayola. 0-2 min. 39: Rubén García. 0-3 min. 92: Kike García.
Árbitro Jorge Figueroa Vázquez
Tarjetas amarillas Álvaro García (min. 23), Saveljich (min. 34) y Nacho Vidal (min. 69)

En Vallecas se jugó a lo que Osasuna quiso en la primera parte, que es a lo que también le gusta jugar al Rayo, aunque esta vez presentó su versión triste, otoñal en pleno invierno, como si empezara a faltarle el resuello. Hizo cambios Iraola para refrescar al equipo de la Copa, pero pocas cosas le funcionaron. Álvaro, el más activo entre los de casa, no fue suficiente, mientras que en Osasuna, Budimir demostró el valor de jugar como delantero boya en los dos goles de su equipo. En el primero peleó para cazar un balón que llegó a Rubén García. Su centro desde la izquierda, que se iba fuera, lo rescató Chimy Ávila con fe; su toque hacia atrás lo remachó Moncayola desde el punto de penalti.

No hubo reacción rayista después del gol que desequilibraba el marcador. Las ocasiones siempre caían del lado osasunista. Budimir tuvo una en un remate de cabeza; Rubén García otra en un saque de falta que Dmitrievski no consiguió blocar. Tampoco anduvo fino el portero en el disparo lejano de Rubén, tras un pase de Budimir, que se coló junto a la escuadra, aunque con la molesta sensación entre los rayistas, de que podría haber hecho algo más.

Espabiló un tanto el Rayo tras el descanso y durante algunos minutos, con Trejo y Sylla en el campo, y encadenó alguna aparición interesante en el área de Herrera, que estuvo firme ante Nteka y Falcao, que le pusieron a prueba. El colombiano consiguió marcar ya con el partido avanzado, pero lo hizo en fuera de juego y además con la mano. Muy fácil de anular.

Perdió fuelle el ardor guerrero del Rayo con el paso de los minutos, se estiró algo más Osasuna y volvió a acercarse con peligro a la portería de Dmitrievski. Pudo marcar Chimy Ávila en un lanzamiento directo de falta, pero la pelota acabó en córner. Después, Arrasate optó por ordenarse atrás, ceder la pelota al Rayo y esperar a que pasara el tiempo con un marcador muy favorable que sólo se altero a favor de los navarros, en un saque de banda que llegó a Javi Martínez. Asistió a Kike García, que se plantó ante el portero rayista para batirle con un disparo cruzado. No era el día de los madrileños. Los Bukaneros se ahorraron un disgusto.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS