Popovich se convierte en el entrenador con más triunfos en la historia de NBA

El legendario técnico de los Spurs, de 73 años, supera a Don Nelson con 1.336 victorias en temporada regular

Gregg Popovich, felicitado por sus jugadores tras la consecución de su récord de victorias. USA Today
Gregg Popovich, felicitado por sus jugadores tras la consecución de su récord de victorias. USA Today

“El baloncesto es un deporte de equipo. Tú sermoneas a tus jugadores y son ellos quienes tienen que hacer las cosas juntos. Esa es la historia de mi vida”, declaró Gregg Popovich, entre la ironía y la solemnidad, tras convertirse en el entrenador con más triunfos en la historia de la NBA (1.336). La sufrida victoria de los Spurs ante Utah Jazz (104-102), remontando 15 puntos de desventaja en los últimos 10 minutos, permitió a Popovich, de 73 años, superar en la enciclopedia a Don Nelson, el hombre que le dio un puesto de ayudante en los Warriors allá por 1992, que resultó clave para hilvanar un recorrido legendario en los banquillos. “Los maravillosos jugadores y técnicos que he tenido y esta gran ciudad, son los que me han bendecido. El récord no es mío, es nuestro y de todo San Antonio “, expresó el tótem de los Spurs en mitad de la fiesta. “Su éxito con los Spurs no tiene precedentes en nuestra liga”, subrayó el comisionado, Adam Silver. “Su liderazgo y firme compromiso con el baloncesto son ampliamente admirados por generaciones de jugadores y entrenadores”, añadió para dimensionar la carrera de una figura imprescindible en el universo NBA.

Popovich, nacido en East Chicago, Indiana, en enero de 1949, hijo de padre serbio y madre croata, se graduó en 1970 en la Academia de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y jugó en su equipo de baloncesto durante cuatro años, antes de pasar a ejercer como técnico asistente allí en 1973, en su primera aventura en unos banquillos en los que ya lleva medio siglo. “Era un paquete como jugador”, reconoció cuando el equipo de su instituto decidió retirarle la camiseta por la excelencia acumulada como técnico. Poco después de aquella experiencia iniciática en el equipo del ejército dirigió al modesto equipo universitario de Pomona-Pitzer mientras se graduaba en estudios soviéticos. “Sé quién soy gracias al ejército. Allí me construyeron para que supiera lo que podía hacer y lo que no podía hacer”, explica cada vez que hace inventario de su trayectoria vital y profesional. Un currículo que recoge también cinco años de experiencia en la Air Force Academy.

Una forja que encontró acomodo en el baloncesto en 1988, cuando llegó a los Spurs como entrenador asistente de Larry Brown para iniciarse en el profesionalismo al máximo nivel. Cuatro años más tarde, ejerció el mismo cargo en los Warriors de Don Nelson, al que ahora supera en la enciclopedia de ilustres de la NBA (con casi 400 partidos menos). Nelson dirigió a cuarto equipos (Bucks, Warriors en dos etapas, Knicks y Mavericks). Popovich se hizo leyenda absoluta en San Antonio, donde lleva 26 temporadas al mando.

En 1994, regresó como mánager general a los Spurs, su casa hasta la fecha. Una carrera para la historia que comenzó cuando él mismo destituyó a Bob Hill y decidió coger la pizarra de los Spurs en 1996. Desde entonces, cinco anillos (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014), un oro olímpico con la selección estadounidense en Tokio 2020, cuatro elecciones como entrenador del All Star, tres como mejor técnico del año, 22 presencias consecutivas en los playoffs, 1.336 victorias —más que media docena de franquicias —, y un hueco indeleble en la lista de los mejores de siempre en los 75 años de la competición.

Solo 10 entrenadores han superado la barrera de los 1.000 triunfos en la NBA y, de ellos, tan solo Phil Jackson (70%) tiene un mayor porcentaje de éxito que Popovich (66%, con un balance de 1.336 victorias y 694 derrotas en 2.030 partidos dirigidos). Números que dan lustre a un legado que va mucho más allá de las vitrinas. Una historia construida mano a mano con una figura imprescindible: Tim Duncan, número uno del draft de 1997.

Por aquel entonces, los Spurs coleccionaban fracasos y la lesión de su jugador franquicia, David Robinson, hizo que el balance del curso 96-97 resultara calamitoso: 20 victorias y 62 derrotas. Pero aquello abrió las puertas a un joven nacido en Las Islas Vírgenes que fue nombrado rookie del año en su primera temporada e inauguró una era. Desde que Popovich iniciara su primera temporada completa en el banquillo del equipo de Texas y Duncan se vistiera la camiseta con el 21, los Spurs reescribieron la historia de la franquicia y de la liga. De la dupla de Duncan con Robinson al trío estelar junto a Tony Parker y Manu Ginóbili. Un viaje hacia el éxito desde la sencillez, el trabajo gremial, la sincronización de movimientos, el reparto de papeles y el equilibrio como ideario. Una oda al baloncesto en equipo con Duncan al frente de un grupo que desmintió los achaques de la edad y coronó la experiencia, del banquillo a la pista. Popovich mantiene en vigor la fórmula y ya es el entrenador con más triunfos en la historia de la NBA.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS