El Real Madrid sigue sin encontrarse

Los de Laso, que ganaban por 10 a falta de nueve minutos, son incapaces de rematar al Efes (93-90) y firman en Estambul su 11ª derrota en dos meses de atolladero

Deck intenta un lanzamiento ante Moerman y Dunston
Deck intenta un lanzamiento ante Moerman y DunstonTOLGA BOZOGLU (EFE)
Euroliga jornada 31
Anadolu Efes
Anadolu Efes
93 90
Finalizado
Real Madrid
Real Madrid

El Real Madrid se perdió hace dos meses y sigue sin encontrarse. Los blancos, que hasta el 23 de enero marchaban líderes en la ACB y la Euroliga con un balance de 34-4 y una racha de 21 triunfos en 22 partidos, firmaron en Estambul ante el Efes su 11ª derrota en los últimos 21 encuentros. Los de Laso, que ganaban por 10 a falta de nueve minutos y dominaron el marcador hasta el último suspiro, fueron incapaces de finiquitar la misión en el Sinan Erdem y siguen en el diván pese a su buena actuación en la cancha del campeón. Resultó insuficiente el notable partido de Gabriel Deck (23 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias, disputando los 40 minutos al completo) y la destacada aportación de Yabusele (20 puntos) y Williams-Goss para rendir al Efes de Vasilije Micic (29 puntos). La estrella serbia, en ausencia de la mejor versión de Larkin, encontró el respaldo de Moerman y Pleiss para apuntalar la fiesta local, desatada in extremis ante un Madrid tan solvente durante 36 minutos como desencontrado en el momento decisivo. Otra palada de dudas para completar dos meses de atolladero del equipo madridista, pese a todo clasificado para cuartos y con la ventaja de pista en la eliminatoria ya asegurada.

Así queda la nueva clasificación de la Euroliga sin los equipos rusos (CSKA, Unics Kazán y Zenit de San Petersburgo)

La tarde apuntaba a rearme blanco, pero acabó en abordaje turco. El Madrid se quedó en la orilla y el Efes se escapó vivo. Faltaron Abalde, Causeur y Taylor y Laso no contó ni con Llull (tras su 0 de 11 en triples ante el Manresa) ni con Núñez, también al fondo del banquillo. Pero a pesar de los achaques, físicos y mentales, el Madrid se presentó en Estambul con unas aceptables prestaciones en defensa y en ataque. Confundiendo al Efes con las marcas, dominando el rebote y compartiendo el balón con criterio. Con Williams-Goss y Yabusele marcando el listón en busca de un propósito de enmienda duradero. Sin embargo, con el paso de los minutos, el tiro exterior asomó de nuevo como un problema endémico para los blancos (1 de 7 en triples al cierre del primer cuarto, tras el acierto de Goss en el lanzamiento inicial; y 1 de 8 en el parcial final que les costó el triunfo) y el 12-19 se convirtió rápidamente en un 19-21, después de los dos tiros libres de Poirier (seis puntos en cinco minutos) con los que acabaron los primeros 10 minutos.

Rudy repitió la historia y anotó el primer triple de los de Laso en el segundo cuarto para volver a engrasar los rodamientos. Poirier hizo hucha en el rebote ofensivo y, con el impulso de Gabi Deck (10 puntos y seis rebotes al descanso) y del propio Rudy, los blancos volvieron a estirar la cuerda ante un Efes inestable (21-31, m. 13). Regresó a la pista Micic (ocho puntos en sus primeros nueve minutos) para poner orden en el cuadro turco, pero esta vez sí pareció fraguar la mezcla madridista. Yabusele subió la secuencia desde el triple a un 3 de 3 en cuatro minutos (11 de 26 al final) y la ventaja visitante pegó otro respingo (26-39, m. 16).

Larkin aún no había aparecido y la situación parecía controlada para el Madrid pese a la colección de puntos de Micic. Sin embargo, a los de Laso se les complicó el panorama en un suspiro. En la misma acción, Tavares se hizo daño en la rodilla izquierda tras un mal apoyo y recibió una técnica por protestar la falta en ataque. Cambió el aire del partido y el Efes hilvanó un parcial de 11-0 mientras Heurtel traspapelaba el libro de instrucciones de los blancos. Del 31-44 al 42-44 en solo tres minutos. El Madrid otra vez abocado a ejercer de Sísifo. Y de nuevo con Deck al frente, y con Yabusele y Williams-Goss dispuestos a subir el peñasco montaña arriba. El base estadounidense fue durante muchos minutos la brújula que necesitaba su equipo (siete puntos y cinco asistencias en la primera mitad) y el pívot francés recuperó la percusión de sus mejores conciertos (14 puntos, cuatro rebotes y tres asistencias en los 17 minutos que jugó del primer tiempo). Y entre ambos recuperaron parte del optimismo extraviado por los blancos (44-51, m. 20).

En la reanudación, Tavarés regresó a la pista para descartar una lesión seria y Williams-Goss siguió cincelando su protagonismo. Juntos protagonizaron un contraataque que finalizó con un dos más uno del caboverdiano que desató al Madrid. Acto seguido, un palmeo del propio Tavares y una bandeja de Deck colocaron de nuevo un +12 para los blancos (48-60, m. 24). Pero tampoco fue el arreón definitivo. Pleiss y Moerman intentaron sostener al Efes y, aunque el intercambio de canastas tardó en salirle rentable al conjunto de Ataman, los puntos comenzaron a caer en tropel. Los locales llegaron a colocarse a cuatro (69-73), pero los triples consecutivos de Yabusele (dos), Heurtel y Hanga frenaron la crecida turca justo antes de entrar en la recta de meta (69-79, m. 39). De nuevo resultó insuficiente.

Con 74-84 a falta de nueve minutos, el Madrid falló varios ataques con aire de sentencia y el Efes se animó a intentar el reenganche definitivo. Los blancos solo anotaron dos canastas en cinco minutos (21-11 en el último cuarto), abrazaron todos sus fantasmas, y cinco puntos seguidos de Micic sellaron el empate (88-88, m. 36). Yabusele, Larkin, Rudy y Hanga fallaron sucesivamente desde el triple. Deck anotó de dos (suyos fueron 9 de los 11 puntos del Madrid en el desenlace) y Bryant de tres para dar al Efes su primera ventaja (91-90, a 2m 08s). Micic la estiró tras robar un balón clave a Deck y las revoluciones subieron como nunca en las gradas del Sinan Erdem (93-90). Tras una secuencia de errores, el Madrid se quedó con la última posesión a falta de 9,6 segundos. Pero ni Rudy ni Thompkins, que no había jugado en todo el partido, acertaron con el triple que hubiera forzado la prórroga. Tras la exclusión definitiva de los equipos rusos, los de Laso mantienen su segundo puesto en la tabla de la Euroliga, ahora con 18 victorias y siete derrotas, y aseguraron el factor cancha tras la derrota del Bayern ante el Panathinaikos, pero permanecen en el diván.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS