Rusia pide ser sede de la Eurocopa en 2028 o 2032

Desde el comienzo de la invasión de Ucrania, San Petersburgo ha perdido la sede de la final de la Champions y la selección rusa ha quedado fuera de la clasificación para el Mundial

Estadio de San Petersburgo, que iba a albergar originariamente la final de la Champions de este año.
Estadio de San Petersburgo, que iba a albergar originariamente la final de la Champions de este año.ZENIT

En plena campaña de invasión de Ucrania, y excluida de las competiciones internacionales de casi todos los deportes, Rusia ha manifestado de manera oficial su intención de ser sede de la Eurocopa en las ediciones de 2028 o 2032 (en 2024 se disputa en Alemania), según la lista oficial publicada por la UEFA este miércoles, fecha límite para la admisión de candidaturas. La decisión de las dos sedes se tomará al mismo tiempo, en septiembre de 2023.

Al día siguiente del comienzo de la invasión de Ucrania, el 25 de febrero, la UEFA ya tomó su primera decisión para apartar a Rusia del panorama competitivo europeo. Ese día decidió cambiar la sede de la final de la Champions del próximo 28 de mayo, que iba a disputarse en San Petersburgo, y que el organismo europeo trasladó al Stade de France de París.

Solo tres días después, el bureau del consejo de la FIFA y el comité ejecutivo de la UEFA dieron un paso todavía más contundente: suspendieron a todos los equipos rusos de todas las competiciones que organizan ambos organismos, tanto de clubes como de selecciones. Rusia, que estaba pendiente de jugar la repesca hoy contra Polonia, se quedó así sin opciones de participar en el próximo Mundial de Qatar, del 21 de noviembre al 18 de diciembre. Además, la UEFA expulsó de la Liga Europa al Spartak de Moscú, que debía enfrentarse al Leipzig en octavos de final, y rompió el contrato de patrocinio que mantenía con el gigante gasístico ruso Gazprom.

Ocho días después, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) recibió un recurso de la federación rusa contra las decisiones adoptadas por la UEFA y la FIFA, que también iba dirigido contra las federaciones de Grecia, Bielorrusia, Dinamarca, Luxemburgo, Austria, Malta, Portugal, Inglaterra, España, Irlanda y Francia.

Los equipos de fútbol habían quedado fuera del espacio europeo y mundial de competiciones, pero las decisiones de la UEFA y la FIFA dejaron una pequeña rendija legal que permiten que Rusia siga insistiendo en formar parte de ese circuito. Las suspensiones acordadas afectaron a los clubes y a la selección nacional, pero no tocaron a la propia federación rusa, que es el organismo que ha presentado la declaración de interés para albergar la Eurocopa de 2028 o la de 2032, que es el único proceso de selección abierto al que se podía optar formalmente en este momento.

Ante este movimiento ruso que explota una grieta burocrática, fuentes de la UEFA dicen que el comité ejecutivo se mantendrá vigilante y estudia convocar alguna reunión extraordinaria, además de las ordinarias del 7 de abril y del 10 de mayo, para reevaluar la situación legal “y adoptar nuevas decisiones según sea necesario, incluso a la luz de la declaración de intenciones expresada por la Unión de Fútbol de Rusia para acoger la Eurocopa”.

Además de Rusia, las federaciones de Inglaterra, Irlanda del Norte, Irlanda, Escocia y Gales presentaron una declaración de interés conjunta para optar a la Eurocopa de 2028. En ese torneo también quieren ser anfitrión Turquía, que opta además a la de 2032, junto a Rusia e Italia.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS