Tite, Suárez y Messi: los protagonistas de una eliminatoria de récords

Brasil superó el récord de puntos camino a un Mundial, mientras que el uruguayo y el argentino libraron un duelo por ser el goleador histórico de la clasificatoria

Luis Suárez, de Uruguay, anota contra Chile en un partido de las eliminatorias sudamericanas, en Santiago.
Luis Suárez, de Uruguay, anota contra Chile en un partido de las eliminatorias sudamericanas, en Santiago.Alberto Valdés POOL (EFE)

El Brasil de Tite ha hecho historia en las largas y otrora reñidas eliminatorias sudamericanas a Qatar 2022. La Seleçao, que se prepara desde hace cuatro años para volver a plantar cara a los equipos europeos en la Copa del Mundo, ha impuesto un nuevo récord en la clasificatoria sudamericana que ha liderado de principio a fin. Con su goleada 4-0 este martes en la altura de La Paz, la Canarinha ha alcanzado 45 puntos y supera el registro de la Argentina de Marcelo Bielsa camino a Japón y Corea 2002, que se plantó entonces en 43.

Los dos gigantes de la región, el Brasil de Neymar y la Argentina de Messi, se han mantenido invictos a lo largo de las 18 jornadas con un paso demoledor, a pesar de tener un partido pendiente por el duelo entre ambos suspendido en septiembre. Uruguay y Ecuador también obtuvieron con anticipación su clasificación directa, y Perú se ha asegurado este martes en la última jornada de ocupar el quinto puesto que da la opción de la repesca –a partido único el 13 o 14 de junio ante un equipo de la confederación asiática–.

En ese postergado duelo entre Brasil y Argentina, que se disputará en territorio neutral, estará en juego algo más que el honor, o la revancha de la final de la última Copa América que se llevó la Albiceleste en Maracaná. Con ambas selecciones invictas, el clásico sudamericano es también la posibilidad de tumbar al histórico rival. La Canarinha ya tiene en el bolsillo el récord de puntos, pero ningún equipo ha terminado sin derrotas hasta ahora en el formato de todos contra todos, esa celebrada ‘liga de selecciones’ que se juega desde la ruta al Mundial de Francia en 1998. Ni siquiera la Argentina de Bielsa, que a pesar de ser una apisonadora perdió un partido, justamente ante Brasil (3-1 en el Morumbi de São Paulo).

Tanto Tite como Lionel Scaloni –uno en la madurez de su carrera, el otro en el inicio– mantienen abierta la posibilidad de acabar sin ningún partido perdido. Un inmejorable augurio para dos selecciones históricas, que suman siete títulos del Mundo –cinco para Brasil, dos para Argentina–, y se despidieron de Rusia con el orgullo herido ante la superioridad de Europa.

Goleadores incombustibles

A pesar de la temprana eliminación de Bolivia, su capitán, Marcelo Moreno Martins, se consagró a sus 34 años como el máximo goleador de estas eliminatorias. Sus 10 tantos no bastaron para hacer competitivo al equipo del altiplano, que suele sufrir como visitante lejos de la altura de La Paz. Moreno Martins –hijo de un futbolista brasileño que aterrizó en Bolivia en los setenta– es el máximo goleador de su país, y en esta edición se codeó con los dos grandes amigos que se disputaron el primer lugar de la tabla de artilleros históricos: Lionel Messi (34 años) y Luis Suárez (35 años). El mano a mano entre el argentino y el uruguayo, que conformaron un tridente de época junto a Neymar en Barcelona, concentró los focos desde las primeras jornadas.

Messi y Suárez se fueron intercambiando el primer lugar de ese podio histórico, que ha visto el ascenso de sus nombres desde el camino a Sudáfrica 2010. El charrúa incluso llegó a ser el máximo artillero rumbo a Brasil 2014, mientras Messi ha sido constante en todas las eliminatorias que ha disputado. A la última cita llegaron igualados con 28 goles, pero Suárez aventajó a Messi por el primer puesto gracias al gol (de chilena) que le marcó a Chile en la victoria 2-0 a domicilio. Precisamente Moreno Martins cierra el podio histórico, a pesar de que nunca llegó a disputar la Copa del Mundo, y le sigue de cerca otro veterano delantero que acaba de jugar su último clasificatorio, el chileno Alexis Sánchez. Atrás han dejado a los romperredes de antaño como Crespo, Salas o Zamorano.

Otro chileno, Humberto Suazo, fue el máximo anotador camino a Sudáfrica 2010, con 10 tantos; Suárez anotó 11 rumbo a Brasil 2014; lo relevó su compatriota Edinson Cavani con 10 celebraciones en el clasificatorio a Rusia 2018 y Moreno Martins se queda con esa distinción en la presente edición. Pero es en el acumulado histórico donde Suárez adelantó a Messi en el último suspiro, cuando ambos compiten por ese honor en el otoño de sus gloriosas carreras. Los goles en Sudamérica, al menos en esta eliminatoria, fueron principalmente un asunto de treintañeros.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS