La candidatura de la desunión olímpica para los Juegos de Invierno de 2030

El Gobierno, el COE y Cataluña firman en Madrid un acuerdo para el reparto de sedes del que se ha descolgado Aragón, que se siente discriminada

José Manuel Franco, Alejandro Blanco y Laura Vilagrà, en la sede del COE, en Madrid.
José Manuel Franco, Alejandro Blanco y Laura Vilagrà, en la sede del COE, en Madrid.

Viernes 1 de abril, 12 de la mañana. En una mesita redonda en la sede del Comité Olímpico Español (COE), cuatro sillas, cuatro folios en blanco, cuatro botellas de agua y cuatro vasos. Tres sillas están ocupadas. A la izquierda, José Manuel Franco, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), en representación del Gobierno central; al frente, Alejandro Blanco, presidente del COE, el anfitrión; a la derecha, Laura Vilagrà, consejera de Presidencia de la Generalitat de Catalunya, una de las mitades de la que se quiere sea la candidatura española para los Juegos de Invierno de 2030 con los Pirineos como centro.

La cuarta silla está vacía.

Debería haber sido ocupada por un representante del Gobierno de Aragón, la otra mitad. Debería haber sido una reunión de cuatro partes y una foto de familia unida que habría llevado a Lausana, a la sede del Comité Olímpico Internacional (COI), la imagen de la fortaleza de la unión, el relato de que el deporte, los Juegos, fundamentalmente existe para borrar fronteras, para unir a los pueblos por encima de diferencias históricas, culturales o políticas, pero la foto resultante envía al mundo el mensaje totalmente contrario: dos comunidades autónomas vecinas son incapaces de ponerse de acuerdo ni siquiera antes de empezar a andar.

“En la reunión se ha validado la propuesta presentada, debatida y acordada por la Comisión Técnica [el llamado acuerdo técnico de reparto de sedes]. Esperamos y confiamos en que el Gobierno de Aragón se sume a esta propuesta”, señala el comunicado emitido por el COE.

El tiempo no se detiene. El plazo para llegar a un acuerdo definitivo no podrá ser de más allá de dos semanas, hasta Semana Santa, precisan fuentes del COE, que recuerdan que los responsables del COI que elegirán la sede en el primer trimestre de 2023 visitarán en mayo las instalaciones propuestas por los aspirantes. La ciudad japonesa de Sapporo, ya organizadora hace 50 años de unos Juegos de Invierno, parece ser la gran favorita. “Pero no nos lleva ninguna ventaja”, precisan desde el COE. “Sus instalaciones técnicamente están muy bien y las nuestras, bien, pero nuestra fuerza es el relato, la unión que crea el deporte, y que los Pirineos, una gran cordillera, nunca han acogido unos Juegos”.

Ambas comunidades están dispuestas a seguir en solitario su carrera hacia los Juegos, y sería el COE quien decidiera cuál de las dos sería la candidatura española. Pero todos consideran también que por separado sería imposible obtener los Juegos.

Los asistentes a la frustrada reunión de Madrid en la que se debería haber firmado el acuerdo técnico sobre el reparto de sedes para los Juegos culparon de su fracaso, evidentemente, al ausente, al presidente aragonés Javier Lambán, del PSOE, que, según todas las partes, renegó el sábado pasado, pocas horas después de haberlo aceptado, de un acuerdo que llevaba a su comunidad el biatlón, el esquí de fondo, el patinaje artístico, el patinaje de velocidad en pista larga y en pista corta y el curling. Cataluña aceptó el esquí alpino, el snowboard, el freestyle, el esquí de montaña y el hockey sobre hielo. Siguiendo los consejos del COI de huir del gigantismo y del gasto suntuario, en los Juegos de los Pirineos no se construirían las instalaciones más costosas, el tubo de hielo para bobsleigh, luge y skeleton, y los trampolines de saltos. Estas competiciones se celebrarían en los Alpes.

“De hecho, quien cedió en la reunión del acuerdo fue Cataluña, que llevaba una propuesta más ambiciosa para su comunidad”, dice uno de los 12 asistentes (tres personas por cada una de las cuatro partes, COE, Gobierno, Cataluña y Aragón) a aquella reunión. “Se votaron las dos propuestas, la de Cataluña y la del COE, y ganó esta por 3-1, y Cataluña aceptó. Y al día siguiente Lambán dijo que no. Ahora pretende que en Aragón haya también esquí alpino”. Desde Aragón, el socialista Lambán ha argumentado este viernes que la candidatura no está hecha “en pie de igualdad. “Mi obligación es poner por delante de todo la defensa del interés general de Aragón”, aseguró, y reclamó directamente al COE en Twitter “respetar al gobierno de Aragón y la inmensa mayoría de la sociedad aragonesa que se considera maltratada por su propuesta de Juegos de 2030″. “El COE debe aclarar si defiende a España o solo a Cataluña. Para mí, los Juegos son importantes. Pero Aragon lo es mucho más”. Le aplaude en Sevilla, y le apoya, el presidente del PP aragonés y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien ha proclamado que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, defiende antes los intereses de sus “socios independentistas radicales”, ERC, que a Aragón.

Aragonès firma el decreto para impulsar la consulta sobre los Juegos

El president Pere Aragonès firmará este lunes el decreto para impulsar la consulta entre los ciudadanos del Pirineo y de la Vall d'Aran para saber si están o no a favor de la celebración de los Juegos de Invierno 2030. Posteriormente, las consejeras de Presidencia y de Exteriores darán detalles sobre la votación. Con el decreto, se aprueba la iniciativa institucional de impulsar una consulta no refrendaria que comprenderá como mínimo a las comarcas del Alt Pirineu y el Aran. Aragonès dispondrá de un plazo máximo de 90 días para firmar un segundo decreto, en este caso para convocar ya formalmente la consulta, en el que ya deberá recoger la pregunta, el censo y la fecha.

La consejera Vilagrà, de ERC, recuerda, por su parte, que ha habido seis reuniones técnicas y que se ha llegado a una entente, una buena propuesta desde el punto de vista competitivo y de posibilidades de ganar, y añade, al llegar a la sede del COE que ha ido a firmar el acuerdo, y no a entrar en polémicas políticas con el ausente Lambán. Sí se ha manifestado la síndica del Conselh de Arán (Cataluña), Maria Vergés, una de las personas que más trabajó para convencer a la Generalitat para compartir los Juegos con Aragón. “No se entiende este posicionamiento [el de Lambán] en un momento clave para cerrar la candidatura después de meses de conversaciones y negociaciones. Trabajaremos para conservar la relación con Aragón, pero con este menosprecio del gobierno de Aragón se abre un antes y un después en nuestras relaciones institucionales”.

Mientras fuentes cercanas al Gobierno central señalan que no creen que Lambán desee siquiera los Juegos para Aragón y que todos sus cambios de parecer están guiados por el cálculo electoral (en 2023 habrá elecciones autonómicas), en el COE impera un cierto sentido de desazón. “Después de haber logrado lo que creíamos más difícil, que Cataluña, la primera que pensó en los Juegos y pensaba ir sola, aceptara que su idea fuera compartida, ahora nos estalla la candidatura conjunta por el otro lado”, reflexiona Alejandro Blanco, a quien el Gobierno de Pedro Sánchez encomendó la tarea de aunar a ambas comunidades.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS