Ronaldo: “Ha sido un fin de semana espectacular con el ascenso del Valladolid y la Champions del Madrid”

El regreso del equipo blanquivioleta a Primera afianza la nueva dirección del club y las apuestas del presidente

Ronaldo, en la celebración del ascenso.
Ronaldo, en la celebración del ascenso.R. GARCÍA (EFE)

Un hombre vestido de morado agita las redes de una portería del estadio José Zorrilla y brama con la hinchada enfervorizada: el Real Valladolid acaba de subir a Primera división. Al día siguiente es aclamado al son de “¡presidente, presidente!”. Quien jalea este éxito de un equipo modesto tiene dos Mundiales con Brasil, dos Balones de Oro, infinidad de trofeos colectivos individuales y el despacho presidencial del Pucela. Ronaldo disfruta del ansiado ascenso apenas un año después de caer a Segunda y añade su felicidad a la Champions de su Real Madrid: “Ha sido un fin de semana espectacular”. Dos alegrías en dos días. Darle el timón a José Rojo Pacheta ha significado buen fútbol y una promesa cumplida: el Pucela iba a ser ambicioso y agradaría al aficionado, algo que el dirigente ha aplaudido como base para impulsar su proyecto.

La suerte, tantas veces esquiva, se ha aliado con los blanquivioleta en el momento más indicado: al final. El equipo ocupó puestos de ascenso directo solo en cinco de las 42 jornadas pero haberlo conseguido en las postrimerías también vale después de meses mirando a Almería y Eibar, con quienes han protagonizado un cruel juego de las sillas: solo dos asientos para Primera para tres grandes contendientes. Las miles de personas congregadas en Valladolid para ver a los suyos surcar el río Pisuerga y recorrer la ciudad en bus descapotado así lo cantan: “¡Adiós, a Segunda adiós!”. Castellanos y andaluces sumaron 81 puntos por 80 de los armeros, que pincharon en Alcorcón. Nunca se llegó al último partido, desde que en el curso 2010/2011 se instaló el modelo de dos ascensos directos y un tercer puesto en la promoción entre los cuatro siguientes conjuntos, con las siete primeras plazas por definir. El mandatario, a quien hasta sus propios jugadores le piden fotos, lo valora: “Es un día muy importante, tenemos que seguir creciendo y mejorar porque la Primera división es muy exigente”. De fichajes, de momento, no habla, pero asume que debe “reforzar al equipo, ver el presupuesto y estar muy atentos al mercado”. La afición, agradece el exdelantero, merecía tal fiesta: “Han sufrido con nosotros el descenso y el año de la pandemia, ellos son lo más importante”

Pacheta, eufórico, explicaba el discurso que lleva meses entonando: que ganen sus pupilos y luego “ya veremos”. El burgalés admitió que había “soñado” con lo ocurrido y dejó una reflexión: “Los momentos de éxito los tienes que visualizar porque si no cómo te van a llegar; tienes que creer en ellos. Yo creo en ello. ¿Cómo no lo iba a visualizar?”. El periodista y analista de fútbol vallisoletano Chencho Alonso sustenta el ascenso “en la confianza del entrenador en sus ideas y en cómo ha logrado que el equipo crea en ellas, los jugadores son idóneos para esta propuesta y disfrutan jugando sin especular, con solidaridad y calidad”. Alonso indica que el Pucela ha sido el equipo más rematador (637) del campeonato, el más anotador (71) y el segundo que más ha centrado al área (943). Ronaldo aplaude este estilo: “Hemos jugado bien hasta partidos que hemos perdido, la afición ha disfrutado”. Mismo discurso el de jugadores como Roque Mesa, consciente a sus 32 años de lo que valen estos ascensos: “Tengo ya experiencia, hemos hecho nuestro trabajo aunque no dependíamos de nosotros”. A Luis Pérez le enorgullecen las aspiraciones de su presidente y haberse aliviado “tras sufrir el descenso el año pasado y volver tan pronto”. El central Joaquín abunda en esta línea: “Es una experiencia inolvidable, el equipo crece a pasos agigantados”.

El presidente ha equiparado lo ocurrido a un hito que muchos de sus futbolistas vieron de niños por televisión: el Mundial de Corea de 2002. Además, Ronaldo alabó la sintonía entre cuerpo técnico y el plantel con palabras que sonaron a reproche velado hacia su anterior entrenador, Sergio González, que ascendió al club en 2018 y, tras dos años de permanencias milagrosas con juego rácano, no logró salvar al Pucela la pasada temporada y ganó solo cinco choques de 38. “Lo hemos merecido y jugando buen fútbol. Queríamos ser protagonistas, no como cuando estábamos en Primera”, exclamó el mandatario, que busca que la nueva ciudad deportiva, valorada en 15 millones de euros, sustente un salto cualitativo. En el estadio ha invertido otros 10 millones y, pese al descenso de 2021, se logró mantener a los puntales del vestuario. Solo salió Marcos André, al Valencia por nueve millones claves para desahogar las cuentas. Ahora toca reforzar líneas como la portería o la defensa o buscar compañía para Weissman, autor de 20 dianas en el cuadro más goleador de la liga. Seis ha firmado Gonzalo Plata, extremo ecuatoriano cedido por el Sporting de Portugal y tasado en 10 millones, mucho dinero en Zorrilla pero cuya continuidad se abre tras escribir su representante “Se queda” en redes sociales. El atacante protagonizó en diciembre un accidente de tráfico por conducir ebrio y pasó varias semanas sin jugar, reprendido por el entrenador y la grada. Iván Sánchez y Monchu, cedidos en enero, han aportado mucho y ambas partes buscan extender la relación.

Este paso adelante acerca una aspiración de Ronaldo: la Champions. El brasileño ha insistido en que a medio o largo plazo quiere volver a Europa, territorio inhóspito desde que Vicente Cantatore lo lograra en 1997. La grada, más acostumbrada a la niebla y al sufrimiento que al relumbrón de competir entre semana, de momento confía en afianzarse en Primera, donde lleva desde 2004 sin aguantar más de cuatro campañas seguidas. Si se logra, si el club sigue creciendo en el verde y en las finanzas, ya habrá tiempo para visualizar ese sueño.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Navarro

Colaborador de EL PAÍS en Castilla y León, Asturias y Cantabria desde 2019. Aprendió en esRadio, La Moncloa, en comunicación corporativa, buscándose la vida y pisando calle. Graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid, máster en Periodismo Multimedia de la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS